miércoles, 21 de noviembre de 2012

MONDSTILLE - Seelenwund




El actual tiempo otoñal es el marco ideal para recibir este disco austriaco, que refleja justamente eso en su portada de jirones de niebla entre los árboles desnudos, con olor a hojas secas mojadas y en la cara el frío que precede a la mañana.
Tienen un debut del año 2008, pero no lo he escuchado y por tanto puedo valorar su corta trayectoria aparte de este segundo trabajo de este mismo 2012, que sí puedo decir que es muy bueno y una grata sorpresa.

Por decir a bote pronto un estilo para encuadrarlo, digamos que el Black Metal aunque lo tengamos que matizar cuidadosamente.
Lo primero de todo es que son muy dados a la melodía, de corte muy sueco, e incluso podemos decir a su respecto que beben algo del Death Metal de la escuela sueca (pero mucho ojo, que no caigamos en pensar en lo que hoy día llama "Death Melódico" la gente). Estas influencias no se notan tanto en la voz, pues sabemos que los grupos blackers suecos con melodía suelen en general ser muy gritones, y estos Mondstille optan más por voces rasgadas bastante bastas para sus letras en alemán, a las que añaden alguna que otra voz hablada para dar ese punto de relato folklórico.

Aunque rebosantes de melodías, las guitarras muestran una cara aguda y compacta en su faceta más directa y cañera, una cara que contrasta con otra más tranquila e incluso melancólica cuando dejan de lado los ritmos de batería más potentes para regocijarse con los calmados momentos con guitarra acústica, piano y lo mejor de todo: el violín. Estamos ante uno de esos grupos que destacan por el uso de tan insigne instrumento, que lo agregan a sus composiciones con una buena dosis de personalidad y sin calcar la manera de emplearlo de otros grupos concretos. Consiguen que su violín suene épico o triste según requiera el momento, cuando se enlaza bien con las partes fuertes o cuando más bien rasguea con hondo pesar.

Es curioso que hoy día aparezca un grupo con violín que no sea un festival de luminosidad Folk ni una cripta de oscuridad Doom, y sin duda te gustará si te van cosas como Dornenreich o Sun of the Sleepless.

sábado, 17 de noviembre de 2012

LACHRIMATORY - Transient




Quedando pocos meses para acabar el año, aún se le puede sacar punta al pasado 2011. Fue por casualidad al escuchar un disco que sí es nuevo de este 2012 cuando me aparecieron estos Lachrimatory que me han gustado como para dedicarles un pequeño espacio aquí.
Vienen de Brasil, país animado, caluroso y tropical de donde uno no se esperaría topar con la oscuridad Doom-Death de álbumes así, aunque ya hay casos doomies conocidos por mí como Blood Tears o Adagio, y un buen repertorio de Doom-Gothic nada desdeñable.

Es un debut muy sólido de buen Doom-Death con toques Funeral y densidad abismal con razonables pinceladas de romanticismo marchito, de manera que es uno de esos discos que no se sitúan ni en el extremo más hosco y depresivo ni en el muy poético y trágico.
La lentitud marmórea es constante a lo largo de sus seis canciones que duran alrededor de los diez minutos, siendo así temas de duración extensa y grisácea pero sin pasarse de oprimentes. Estos guitarrazos de pesadas losas rotas con ritmos monótonos son guiados por una voz predominantemente gutural, que no llega a la cavernosidad del Funeral y es más bien Death, incluso con ramalazos rasgados y alguna que otra escasa voz clara junto con unas pocas narradas que dan un respiro de variedad al igual que los pequeños momentos de guitarras de doliente melodía.

Usan teclados, pero no siempre y de forma medida pero acertada cuando desean acentuar las atmósferas sombría, del mismo modo que a veces suenan unas acústicas del estilo de grupos tipo Evoken. Se ocasionalmente toques más elegantes como el piano, pero sobre todo ese papel lo juega el interesantísimo violonchelo que utilizan con muy buen gusto, resaltando la naturaleza apesumbrada y lóbrega del álbum. La aparición de este instrumento de cuerda nos recuerda gratamente a los viejos tiempos del Doom-Death noventero (aquellos primeros discos de My dying Bride con su violín), al mismo tiempo que conectan tímidamente con el Funeral Doom con su atribulada pesadez y sus teclados oscuros.

Imaginad que tomamos esencias del "Songs of darkness, words of light" de My Dying Bride y del "Antithesis of light" de Evoken con el toque del violonchelo, y si os gusta la idea así es este disco.



martes, 13 de noviembre de 2012

KATAXU - Hunger Of Elements




Limbonic Art es uno de esos grupos de Black Sinfónico que dejaron una fuerte impronta en bandas venideras, que tomaron con mejor o peor gusto esa manera suya de recrear viajes astrales y planos de existencia de ominoso misticismo, con la fórmula de componer teclados de cósmica ampulosidad sobre unas guitarras sencillas de cruda monotonía y galopantes baterías rápidas.

Siempre he incluido al proyecto polaco Kataxu en esa categoría, cosa que no resta mérito creativo a trabajos como este álbum de 2005, donde el aroma del dúo noruego va de la mano con las sonoridades propias de otros polacos como Evilfeast o Astrofaes (pienso en el disco "Dying Emotions Domain" concretamente).

Este "Hunger of Elements" sigue el esquema de contener pocas canciones pero bastante largas, teniendo así sólo tres canciones reales junto con otros tres temas instrumentales, cosa que también le gusta a otros grupos ambientales. Como decía, las guitarras y baterías tienen sencillamente la rudeza propia del underground sin mayores novedades, pero se consigue una atmósfera destacada con el uso de teclados tanto de fondo ensoñador como de ataque sinfónico, entre los que no faltan esos pianos de corte noruego.
Lo que no me acaba de atraer es la voz, la típica rasgada tosca que no llega a desgarrar con rabia podrida y sólo se queda en gruñidos toscos y arenosos (aunque añade algunas más susurradas), pero no se puede pedir todo, y nos quedaremos con lo mejor que está en los teclados y toques añadidos como las breves acústicas, y sin olvidar la encantadora producción noventera del álbum.

Esta fórmula de temas largos, perversa espiritualidad y teclados combinados con rudeza es algo que ya encontramos en sus compatriotas Evilfeast como ya señalé, si bien en ese grupo (bueno, otro proyecto personal) prima más la nocturnidad invernal mientras Kataxu miran mucho más a las estrellas y la luz de cuerpos celestes muertos hace eternidades.

Recomendarlo es tan fácil como recordaros que esto es para amantes del sonido de Limbonic Art a través de grupos como Sabrax, Sirius o Ewigkeit, además de otros polacos sinfónicos como los mencionados o Gontyna Kry (de quienes justamente es miembro el músico que anda tras Kataxu, ahí va el dato).

jueves, 8 de noviembre de 2012

AURA NOIRE - Le Cercle Des Âmes




Demasiado tiempo sin entrar por aquí, pero estoy listo para volver a la acción. Hoy he escogido uno de esos discos desconocidos (bueno, más bien es una demo) y con ese peculiar encanto de lo que permanece escondido.
Francia nos suele tener preparados pequeños tesoros ocultos para quien los sepa buscar, cosas como Helgrindr, el primer disco de Astaarth, Lord, Epic, Praeda o Noctis. Esta demo pertecería a la categoría de pequeños trabajos rebosantes de gran atmósfera y el toque característico de las producciones modestas, con Anaon, Clair Obscur o My Darkest Dream como ejemplos parecidos a su sonido.

Al igual que los tres últimos ejemplos que he puesto, estos Aura Noire tocan un Black Sinfónico de turbia y cenicienta producción que llena de rescoldos unas guitarras zumbantes y razonablemente filosas, como agujas bajo un manto de hojas muertas que flota en el ambiente en forma de los típicos teclados noventeros (la demo es del año 2000, aún retenían ese sabor) y mientras la batería reparte golpeteos al estilo blacker estándar.
Los teclados, ya que estamos en ello, son abundantes pero no dominantes, están en un plano más o menos de igualdad con las guitarras y suelen ser más brumosos (estilo Emperor del debut) que otra cosa, aunque sí tienen algún momento de órgano aparte de las típicas intros siniestras de grupos así.

Lo último que queda por comentar es la voz, tal vez el elemento más delicado para oyentes quisquillosos con las voces muy rasgadas, porque su vocalista tiene un tono desgarrado muy puerco y penetrante, más o menos como el del vocalista de Astaarth por ejemplo, aunque también incluyen algunos momentos más guturales y unas pocas voces narradas en off de las que tanto gustan a las bandas sinfónicas.

En fin, con sus veintinueve minutos tiene una duración muy aceptable para una demo que parece un disco completo, y su atmósfera gustará a quienes disfruten con cosas como los grupos mencionados o Anteis Symphonia.



sábado, 29 de septiembre de 2012

MUTILANOVA - Nera Lux



Hoy es uno de esos raros y especiales días en que puedo sentir que hago reseña de un disco nuevo y viejo al mismo tiempo. Me explico, este segundo álbum de los franceses Mutilanova (por el nombre parecen rusos), tras un debut de 2008 que me pasó desapercibido, es de este mismo año pero suena como si hubiera sido compuesto y grabado hace más de diez años, sonando a Black Sinfónico noventero por todos sus poros.
Incluso la portada ya rememora a la usada por discos de los 90 como los respectivos discos debut de Sabaoth y Atman, uno la ve y diría que es de 1996 por lo menos.

Comencemos por decir que no por ser Black Sinfónico usan los teclados de una manera constante y protagonista, porque son del tipo de bandas que los van usando según quieren aumentar la dosis de vetustas atmósferas y relegando el peso compositivo a las guitarras. Éstas son turbias y tajantes, pero no muy zumbantes y con un ocasional toque de melodía que recuerda un poco a los dos primeros trabajos de los noruegos Mactätus; aunque ya puestos con comparaciones, en general recuerdan un poco a los franceses Lord y en algunos momentos de teclado al debut de los polacos Hermh.

Pero como tal vez no sean ejemplos muy conocidos precisamente, especificaré más contando que se mueven entre frenéticos ritmos blacker rápidos y partes ambientales, envuelto por la no excesivamente sucia producción tal y como si la extraña fosforescencia de los huesos muertos saliera a relucir durante un momento de luz lunar. Esta manera de tocar es lo que me recuerda a Lord, junto con su voz rasgada que grita desgarradamente sin registros agudos ni sobrepasar el volumen de la música con sus aullidos desesperados, y lo que me recuerda a Hermh es el sonido de alguno de los misteriosos órganos que aparecen no pocas veces tras puertas desportilladas y cerrojos oxidados.
Hablando de teclados, casi siempre se encarnan en sintetizadores brumosos y flotantes sin otra pretensión que reforzar la nocturnidad melódica, y de cuando en cuando nos agasajan con los citados órganos de marcado gusto noventero, fragmentos más sinfónicos o detalles de piano, que es lo que (junto con la producción) hace que parezca un disco de hace más años como por ejemplo el "Blot" de Mactätus, guardado durante todo este tiempo en una olvidada bodega subterránea.

En resumidas cuentas, un disco sinfónico donde no siempre suenan los teclados junto a las guitarras, que parece salido de 1996-1997 en vez de este 2012, y muy indicado si te gustan los ejemplos que tanto nombré.



miércoles, 19 de septiembre de 2012

AVZHIA - The Key Of Throne



Muchas veces he ensalzado la práctica de dar segundas oportunidades a grupos que en su momento no nos gustaron, sobre todo cuando decides probar con algún otro disco de sus discografías y topas con algo más interesante gracias a tu iniciativa de no arrojar esos grupos al vórtice del olvido.

Aún recuerdo cuando hace muchos años me compré el debut del 96 "Dark Emperors" de los mexicanos blackers Avzhia, alentado por comentarios positivos... error, no era tan sinfónico como esperaba y pasó tiempo, mucho tiempo, hasta que probé su último disco "In My Domains" del reciente 2010, que sí me encantó y pude comprarlo totalmente a gusto.
Esa experiencia reciente me ha animado a probar con su disco intermedio, publicado en 2004, y la experiencia ha sido todo un éxito de nuevo.

Realmente hablamos de un disco intermedio, no sólo por las fechas, sino por sonido, que es más importante. Si su debut era un tanto seco y el último disco se vuelca mucho en recrear atmósferas lóbregas, este segundo álbum conserva la aspereza blacker del debut junto con el gusto por los sintetizadores oscuros de su reciente trabajo.
De primeras me ha recordado bastante al espíritu del "The shadowthrone" de Satyricon, es decir, un Black Metal de estructura muy épica pero muy rudo y adusto al mismo tiempo, con los teclados usados de manera muy marcial. Son más sinfónicos que Satyricon y otros grupos por el estilo, pero mantienen la misma esencia blacker y sus teclados no llegan a adoptar refinadas estéticas, se sedimentan en ambientaciones constantes y de grisáceo aliento etéreo como hacían Emperor y compañía; tan sólo resalta frente a esta uniformidad algún momento con piano, pero de todos modos tocado con discreción y sombrío acecho.
En conjunto, con sus sucias guitarras llenas de herrumbre y sus ritmos batalladores, esto está próximo al material visto en los primeros años de Abigor, Behemoth, Godkiller o Forsth, bien marcado por la voz de bestia carroñera de Demogorgon.

Ahora que he repasado los músicos que intervinieron en este disco, veo que es entonces cuando ficharon al teclista que aparece también en "In My Domains", y menudo giro atmosférico consiguieron.
Pero no olvidemos que esto sigue siendo muy blacker, mirad sólo la típica (y sosa) portada, toda una bocanada de aires noventeros en el año 2004.

domingo, 16 de septiembre de 2012

HORRIFIED - In the Garden Of The Unearthly Delights



Toca hoy una retrocrítica, que nos llevará hasta 1993 ni más ni menos para conocer el debut de estos griegos con portada que nos recordará a las del Death Metal europeo como Dismember, Entombed o Benediction, aquella vieja era análogica que a más de uno le traerá vientos de nostalgia.

Precisamente Horrified tocan Death Metal, pero con un enfoque atmosférico que los distingue de los compañeros de estilo de por entonces, más bien se parecen a lo que tocaron Septic Flesh en su debut "Mystic places of dawn"... o quizás es justo decir que eran Septic Flesh quienes se parecían a ellos porque Horrified son un poco anteriores.
Elucubraciones aparte, practicaban ese tipo de Death con mucha melodía guitarrera, ritmos volcados en medios tiempos que coquetean con el por entonces incipiente Doom-Death, ambientaciones de corte mitológico y bastante inclusión de elementos adicionales que enriquecen su propuesta.

La producción queda un poco ahogada, aunque también es cierto que hace que suene como proveniente de otro plano de existencia; el caso es que suena un tanto bajo y distante, favoreciendo al mismo tiempo que las atmósferas resulten etéreas con el uso de teclados brumosos y finos, así como el toque de guitarras acústicas  y un poco de flauta.
Otro añadido extra es la ocasional y breve aportación de voz femenina lírica, un curioso toque entre el dominio gutural de su vocalista, que gruñe profundamente pero sin demasiada resonancia cavernosa.

Tenían buena mano para las guitarras, como otros tantos griegos con su toque personal y característico. No es de extrañar entonces que en el año 2005 fuese reeditado en digipack con la generosa cantidad de seis bonus tracks (eso incluye sus dos anteriores EPs), con portada distinta  como suele pasar, y mucho más fea y sin encanto noventero.
Para fans de los grupos griegos y del viejo Death y Doom-Death de los 90, no hay que pensárselo mucho.

jueves, 13 de septiembre de 2012

MARTOLEA - Noaptea Dihăniilor



Muere la tarde en las serranías donde vivo actualmente, pronto caerá el telón noturno sobre los bosques que veo desde mi ventana y apetece mucho ponerse un CD que musicalmente se acopla de fábula a esas imágenes de lugares que aún conservan su naturaleza salvaje.
Tras este proyecto en solitario de Rumanía anda el músico que se encargó de los instrumentos Folk de viento en el penúltimo disco de los populares Negura Bunget, desarrollando su faceta una faceta individual más que decente.

Después de una demo de 2009, llegó el otoño de 2010 este primer álbum, en principio autoeditado y en formato digital al igual que la demo, hasta que el año pasado fue lanzado en digipack por su propio sello independiente.
Es por tanto una grabación adusta, ruda y modesta, pero llena de emociones puras y atmósferas naturales. El estilo escogido es, cómo no, Black Metal combinado con Folk, algo muy usual a día de hoy esto de incluir instrumentación folklórica tradicional en bandas de Metal, pero el toque cárpato que nos regalan ya no es algo tan corriente. Empezando por la voz, que no está basada en rasgadas como suele ocurrir (aunque algunas rasgadas hay), y se opta por un tono claro y bajo que da ese punto de cántico de habitante de cerrados collados y bosques inmersos en húmeda y densa niebla.

A sus guitarras crujientes como lecho de hojas de coníferas y ritmos basados en medios tiempos paganos (con sus ocasionales irrupciones agresivas y lobunas), agregan un pequeño repertorio folkie, consistente en las típicas flautas, el arpa de boca y otros instrumentos más propios que son el bucium (larguísimo tubo de madera, con el que se abre el disco) y el kaval (flauta de esos países de la Europa oriental). Rematan el conjunto con unos pocos efectos como el sonido de los grillos, el ulular del búho, el graznido de una graja y hasta un gallo.

Se consigue así un entramado atmosférico que me hace pensar en la rica fauna salvaje que aún conserva Rumanía, al igual que aquí en España, siendo lugares de Europa donde aún podemos presumir de tener en nuestros bosques a lobos, osos, linces, grandes águilas, cigüeñas negras, nutrias, rebecos, cabras montesas, rebecos, etc...
Muy recomendado si te gustan este tipo de bandas como Negura Bunget, Drudkh o el primer disco de Wodensthrone.


sábado, 8 de septiembre de 2012

EX DEO - Caligvla



Toca repasar una novedad de este año que no esperaba con especial interés, pero una pertinente escucha en YouTube me hizo decidirme a probar el disco entero.
Normalmente defiendo que la mayoría de grupos muestran su mejor y más genuina esencia en los discos debut, por ser cuando tocan con el corazón lo que ellos desean, aunque siempre hay veces en que un debut es un primer intento y se consigue un segundo álbum más pulido y perfeccionado. Tal es el caso con el segundo disco de los canadienses Ex Deo tras su debut "Romulus" de 2009.

A estas alturas ya es bien conocido que se trata del proyecto paralelo de Maurizio Iacono, vocalista de Kataklysm, explorando una temática romana que parece interesarle mucho a su sangre italiana. Y no está solo, porque se ha traído de su otra banda a los guitarristas y el batería, pero los paralelismos son pocos porque esto es lo que se podría llamar Death Sinfónico o Death Épico para intentar describirlo mejor.

La estructura sobre la que cimentan esas estructuras de anfiteatros, termas y templos es un Death Metal con cierta medida melódica, muchos medios tiempos y momentos de rapidez moderada, pero con un toque pesado y grueso en las guitarras como también pasa con Amon Amarth o los mismos Kataklysm.
Lo que lo hace distinto es el uso de teclados, con un cariz sinfónico que no dirige las composiciones pero siempre está ahí atrás jugando con muchos trasfondos, tanto épicos como triunfales o solemnes. No escatiman en recursos como simulaciones orquestales o sonidos de campanas, aunque lo más abundante son los sintetizadores de aura ambiental.
La voz no es del tipo que más me gusta, una gutural que no busca registros muy bajos y oscuros. Se ha rodeado para estos menesteres de varios invitados conocidos: la nueva vocalista de Tristania, que da un toque de variedad cuando aparece (hay incluso algunos coros), y las pequeñas intervenciones guturales de los vocalistas de Graveworm y Septic Flesh (quien además ha hecho la portada).

Lo dicho, un gran paso adelante con respecto al debut, recomendado para seguidores de material épico que deseen escuchar un Death Metal con los sonidos de la gloria romana bajo las manos del lunático Calígula, en cuyos delirios paranoicos se han inspirado para el concepto del álbum.


martes, 4 de septiembre de 2012

AETERNUS - Beyond The Wandering Moon



Retomemos la actividad tras las vacaciones. Regreso con algo noventero y noruego, aunque no exactamente a mi habitual manera sinfónica porque hoy os ofrezco algo más rudo y adusto.
Conocemos algunos casos de Black Metal noruego que acabó por convertirse en Death Metal tras unos pocos discos, tal es el ejemplo con Gehenna y Bloodthorn por citar un par, y también fue así con Aeternus; aunque a ellos se les veía venir.

Esta estampa de noches en latitudes boreales (seguro que tal vez os acordáis de Ulver) es la portada que dio a conocer su debut de 1997 tras una demo y un EP, un CD de intenso Black Metal con peculiaridades que lo sitúan en un plano distinto al habitual Black Metal nórdico.

Donde normalmente esperaríamos guitarras muy afiladas y zumbantes, ellos optaron por un sonido más compacto y robusto de enormes caballos de guerra tomando posiciones en la noche. Estos riffs tan bajos y turbios se acercan bastante a lo que uno se encuentra en muchos grupos de Death Metal europeo, si además tenemos en cuenta que la voz de Ares es más bien gutural en vez de rasposa. Pero en esencia esto sigue siendo Black Metal, con sus típicos ritmos destripadores de batería y esa oscuridad inherente al estilo que nos lleva a través de collados de negras coníferas que alzan manos temblorosas al cielo coronado por la palidez lunar.
Algo de agradecida variedad reside en los momentos en que se vuelcan en ritmos lentos de pesada serenidad, teniendo de hecho dos temas centrados en  ello, "Sentinels of darkness" y "Winter tale", teniendo esta última una intro acústica. Otro toque especial, algo más inusitado en un grupo noruego, es el punto de melodía celta en algunos momentos, y hasta su instrumental final es un tema Folk en esa onda.
Si miramos la alineación nos dirán que su bajista Morrigan (la teclista del tercer disco de Obtained Enslavement) toca los teclados, que en este caso se reducen a un sintetizador fugaz en un tema, un final de piano en otro y la intro del CD, también consistente en piano, muy melancólico y bonito por cierto. Y no nos olvidemos de que el artwork del disco corre a cargo de esta mujer.

En conjunto, personalmente, se me hace similar al debut de los ingleses Thus Defiled (con portada del mismo estilo), si pasamos por alto los detalles célticos y los temas lentos. Aquí lo tienes si te apetece probar algo contundente, denso y oscuro, un enorme caballo negro.


viernes, 27 de julio de 2012

FALLING LEAVES - Mournful Cry Of A Dying Sun



Volvamos a caminar la senda lena de hojarasca desvaída del Doom Metal con una novedad de este año. Los jordanos Falling Leaves, quienes tras sus inicios centrados en voces femeninas, con su debut entran de lleno en el Doom-Death con guturales y ambientaciones frágiles.

Desde el principio veremos que no tocan un Doom-Death especialmente crudo y pesado, aunque sí que tienen sus guitarras un punto de sucia distorsión que me llama especialmente la atención, también aderezado de marchitas melodías, y unos ritmos con toda la cadencia de la contemplación más nostálgica.
Para las voces en esta ocasión, como ya he dicho al presentarlos, han recurrido acertadamente a las guturales, aunque también cuentan con bastantes voces claras y otras narradas. Su vocalista tiene una gutural con un recuerdo rasposo, al igual que en algunos grupos de Gothic con guturales, y comprobaréis que en algunos temas cambia mucho la voz; eso es porque aparecen tres ilustres invitados en el álbum: los cantantes de Helevorn, Officium Triste y Novembers Doom, cada uno en una canción distinta, aportando sus guturales y voces limpias. Se nota especialmente la poderosa gutural de Officium Triste, y también destaca la voz clara de Helevorn mientras que las guturales de Novembers Doom no se quedan atrás precisamente.

Otros invitados llamativos, porque no termina la gran recepción con los cantantes, son los dos violinistas. Uno de ellos es el que aparece en el primer y el último disco de Draconian, según me cuenta un amigo, y el otro es ni más ni menos que Pete Johansen, a quien conocemos y admiramos por su trabajo en Tristania, Sirenia, Morgul y (sobre todo) The Sins of Thy Beloved; precisamente se luce con momentos de violín en solitario que nos recuerda a los mágicos momentos vividos en el debut de la última banda mencionada. Si unimos estos trágicos toques de violín a los teclados difuminados de fondo ambiental, con toques como esas delicadas lágrimas de piano, recogemos ya todo el melodrama deseado en discos de tanta poesía muerta como el que tenemos entre manos.

 Con una duración razonable y sin hacerse pesado, está más que recomendado a fans de Doom-Death con melodía como Helevorn, Wine From Tears y Chalice of Doom, o incluso grupos como Draconian.

miércoles, 25 de julio de 2012

FAIRYTALE ABUSE - Perversions Of Angel VI



Algunos amigos me suelen decir que yo soy muy de discos debut, y tienen razón, pero siempre encuentro casos de grupos que mejoran con un segundo disco. Tal es el caso de este álbum desde Dinamarca que escuché en su momento (2008) y he vuelto a escucharlo tras una recomendación de las que me dejáis en los comentarios, que toma mejor aspecto tras su incoloro y soso debut "The Spirit Tower" de 2004.

Cuando vi la flamígera y apocalíptica portada y ese logo de corte mucho más propio de Metal Extremo que en el debut, ya me froté las manos pensando que parecía que por fin se centrarían y pulirían más su estilo.
Así fue, imprimieron más fuerza y poderío, y aumentaron y mejoraron la cantidad de teclados.

Pero no nos pongamos a comparar con el debut sin antes comentar qué tocan exactamente, un Black sinfónico entre comillas, que tiene mucho de Death Melódico y de dosificado en cuanto a sinfonismo. Las guitarras tienen a veces regusto blacker, pero en general tienen mucho del potencial deathmetalero europeo, cosa que se ha visto muy beneficiada por la producción potente y directa, aunque no demasiado limpia. Hablando de potencia, la batería ha ganado mucho, golpeando hierro con rapidez del mismo modo que cabalga más comedidamente en las partes de guitarras más machaconas y contundentes.
La voz se amolda a esa dualidad entre fuerza y melodía, alternando rasgadas no chillonas con algunas guturales que hacen que no sea muy lineal a la hora de escupir fuego.
Como dije más arriba, incrementaron la presencia de teclados, aunque siguen sin ser constantes  lo largo de la duración de sus cortes. Pero están bien usados, con razonable variedad y toques como humildes pianos, sinfónicos pero sin altas cotas de ampulosidad, jugando con esas bandas sonoras de huestes celestiales calcinadas y podredumbre de la carne divina.

Con una duración larga pero no excesiva, así irrumpió el segundo disco de los daneses con el que me quitaron el gesto hosco que puse con el debut. Puedes disfrutarlo si te gustan Grand Alchemist, Tyrant o Abyssos, por poner unos pocos ejemplos distintos aunque no se parezcan exactamente.


viernes, 20 de julio de 2012

INBORN SUFFERING - Regression To Nothingness




Llegó una de las novedades que más esperaba de este año, después de llevar leyendo actualizaciones de esta banda francesa desde agosto del año pasado, y de tener paciencia con la calma que se han tomado. Mereció la pena ser paciente, porque los doomsters lo han hecho bien, aprueban con nota.

Nada podrá superar a su maravilloso debut "Wordless Hope" de 2006, pero no han perdido calidad y han lanzado un buen disco de Doom-Death atmosférico amparado por el incipiente sello Solitude Records, que parece proponerse tener bajo sus alas a los grupos destacados de estos tiempos.

Atrás quedaron las sutiles influencias de My Dying Bride, si bien nunca fue una poderosa fuente ni copiaron aspectos, y optan por estructuras más espaciosas y uniformes, siendo uno de esos discos que parecen contener una única canción dividida en capítulos. Por un lado se echa en falta que haya canciones con su propia personalidad, sobre todo porque se te quedan más pegadas al alma, pero no obstante no aburre nada pese a ser un disco que traspasa la hora de duración.
Las guitarras han ganado pesadez y fuerza, teniendo en un tema importantes tonos de Death Metal como pasó también en un tema del debut, pero con más intensidad esta vez, y sin olvidarse de su buena mano para la melodía. En esta ocasión los teclados han quedado relegados a un plano más ambiental y no sobresalen con los momentos de protagonismo del debut, ni siquiera el piano de la canción final se atreve a despuntar, ya que han optado por este enfoque atmosférico, pero por otra parte las voces han agregado mayor dosis de variedad.
Para este álbum el vocalista que han fichado es el de los también franceses Mourning Dawn, con sus gruesas guturales llevando el mando, pero con buena escolta de voces narradas y esos gritos con sensación de lejanía o de estar ahogándose en el mar que popularizaron Anathema y luego Saturnus usaron con buen acierto.

Si te gustan Saturnus y grupos de Doom-Death con trasfondo ambiental, esto te va a gustar mucho. Repito que el debut me gustó mucho más, pero de todos modos esto ya está entre los mejores trabajos doomies del año.


lunes, 9 de julio de 2012

GRAND ALCHEMIST - Disgusting Hedonism



Tras una retrocrítica, toca hoy una novedad de las que no me esperaba. Hay que ver lo que son las cosas, pensaba en subir un día el debut (y hasta hace poco único álbum) de 2002 de esta banda noruega, y me encuentro con que han sacado un segundo disco diez años después.

Hablaremos de Black Sinfónico, pero pasado por el tamiz de la modernidad. Normalmente es algo que me disgustaría mucho, pero he aquí uno de esos casos en los que se hace de manera que sí me complace.
Imaginemos la evolución que acabaron teniendo muchos grupos como Emperor, Dismal Euphony, Lux Occulta o los archiconocidos Dimmu Borgir, bandas que derivaron en sonidos muy progresivos, bizarros o simplemente demasiado sintéticos y artificiosos. Justamente lo que no ha pasado con el grupo que presento, con un par de discos modernos y actuales pero sin pasarse con el sabor a plástico.

Sus nueve canciones desarrollan un Black Sinfónico en el que el Black Metal yo diría que más bien es una influencia, no se parece al concepto clásico del mismo que tenemos, con la contundencia y la melodía siempre en un balance que hace que tengamos un disco muy medido y razonable.
No llevan ese tipo de composiciones donde los teclados tienen el mando, muy abundantes y prominentes, eso sí, pero hacen música construida sobre guitarras en primera instancia y eso es lo que encontraremos en todo momento. Sueltan guitarrazos compactos y robustos, pero sin crudeza ni afilada suciedad, marcados por ese tipo de batería que no se centra en ser muy poderosa ni muy ambiental, y con la cobertura de sintetizadores dando el toque de la casa.
Para los teclados tienen un marcado gusto por los pianos, sin ser de los que imitan a Dimmu Borgir como pasaba con los suecos Apostasy, y otros pasajes sinfónicos con el mencionado toque moderno que no cae en rarezas indeseadas. Al empezar a oírlo pensé que esto sería algo parecido al disco también nuevo de Obscurcis Romancia si pasamos por alto el toque barroco y teatral de aquél, pero se asemeja vagamente en ese aire de grandeza en franca decadencia.
Con las voces son bastante bastos, su vocalista usa ante todo una voz tosca que no es una rasgada blacker propiamente, pero tampoco una gutural a lo Death. A esto le añaden unas pocas voces limpias que no me fastidian mucho por suerte el disco, menos mal que no abusaron.

Ahí lo tienes si te interesa escuchar algo como el mencionado disco de Obscurcis Romancia (repito: no se parece, pero es un referente) o Lux Occulta cuando aún eran disfrutables.




domingo, 8 de julio de 2012

ABIGOR - Supreme Immortal Art



Retomar este disco y haber estado oyéndolo en el coche me ha dado muchas ganas de analizarlo. Mi álbum favorito de este grupo austriaco es el gran "Nachthymnen" de 1995, pero este cuarto trabajo de 1998 es el otro disco que me gusta de la banda y se merece su espacio aquí junto a la reseña del otro.

Quien conozca a Abigor sabe que, lejos de su etapa tan moderna de la actualidad, en sus viejos tiempos tocaban un Black Metal recio, afilado y no exento de atmósferas impregnadas de aromática medieval, tal como pasaba también con Satyricon y Behemoth en sus buenos años de música hecha con el espíritu.

Entre la dilatada discografía de la banda, este álbum resalta para mi gusto por ser donde probaron a usar más los teclados. Bien es cierto que ya incluían alguna parte de teclados en sus primeros trabajos, pero aquí contaron con dos invitados (el músico de Dargaard y la chica de Grabesmond) que contribuyeron a convertir este disco en Black Sinfónico por primera vez en Abigor.

Pero que no haya confusiones, porque no llegó a fraguar en un disco dominado por los teclados, la cosa está más o menos equilibrada y no hagáis caso de las críticas que digan lo contrario.
Siguen tocando un Black Metal lleno de torbellinos de distorsión con la rajada voz de Silenius destrozando el tejido de la consciencia. La batería golpea con blast-beats con mucha frecuencia, cómo no, pero para esta ocasión cuentan con muchos medios tiempos de pesadez en la que caen los zumbantes riffs como grupos de columnas desplomándose a una sola vez, y de cuando en cuando asoman melodías entre ese amasijo de guitarras sucias y puntiagudas.
Complementando todo ello, y no avasallándolo como dicen, están los sinfónicos teclados que normalmente adoptan tonos etéreos como de vórtice del caos, agregando numerosas notas medievales y ese efecto de campanas que tanto gustaba en los años 90.

Lo único que no me gusta en demasía es la producción, que no tiene la potencia de "Nachthymnen" y hace de éste un disco bastante turbio y con la batería algo ahogada, pero por lo demás me parece disfrutable junto con algún disco de Forsth, Astaarth o Fourth Monarchy.


jueves, 5 de julio de 2012

WOTANORDEN - The Hands Of Fate



Repasemos hoy un disco del año pasado, que no será una novedad pero sí algo más reciente que las anteriores entradas, con este álbum que tiene ese tipo de portada de las que me encantan.

Que no os lleve a pensar en algo escandinavo el rollo vikingo que llevan, pues son de Estados Unidos, aunque sin duda consiguen plasmar el furor de los guerreros norteños con su Black Metal teñido de gélidas tonalidades Viking.

Es su tercer álbum desde que debutaran en 2003 con "From the storm come the wolves", y hay una sustancial mejora aunque se eche de menos algún detalle. Anteriormente se quedaban con un sonido bajo y bastante flojo, por lo que han ganado mucho al potenciar una producción con más empuje y rabia, aunque siga siendo sucia y chirriante (cosa que les queda bien, todo sea dicho). Así es como desarrollan un disco muy dinámico que no se relega al medio tiempo Pagan habitual, con momentos más aplastantes pero sin dejar de ser un Black Metal épico y afiladísimo al mismo tiempo, característica favorecida por las filosas y distorsionadas guitarras que van tan a tono con los desgarrados gritos de su vocalista.

La mejor baza de su debut era (para mi gusto) la inclusión de abundantes y majestuosos coros de voz clara a lo vikingo, cosa que ha disminuido mucho en la actualidad, pero aún siguen apareciendo momentos corales para dar la pincelada de saga nórdica que se complementa muy bien con los escasísimos momentos de teclado y las acústicas, para acabar de narrar las hazañas procelosas a través de mares desconocidos y empujados por el aliento helado de los dioses más beligerantes.

Nos queda entonces un disco sucio y de producción enmarañada, pero potente y cargado de agresiva epicidad, que puede gustarte escuchar junto a Nydvind, Woodtemple, Graveland o Enslaved.


martes, 3 de julio de 2012

MISCHOSEN - Magic Miracles And Rhymes



Al fin tengo vacaciones y podré prestar más atención. Hoy no nos remontaremos tanto en el tiempo, sólo iremos hasta 2007 para conocer la demo (que dura cuarenta y seis minutos y casi que lo consideraremos disco) de este proyecto individual de Croacia.

Comentar en breves palabras el tipo de Black Sinfónico que contiene este álbum es tan sencillo como decir que emula claramente a Summoning, y así podría ser reseñado en pocas palabras, pero haremos un análisis más detallado como siempre.

La base es muy simple y minimalista como hacían los austriacos, aunque aquí es más llano aún, con guitarras esquemáticas y unos ritmos lentos y espaciados que plantan el lienzo para dibujar fabulosos paisajes épicos con la sustanciosa cobertura de los teclados sinfónicos.
Los sintetizadores sobre todo suenan con esas características simulaciones de flautas y trompetas que enlazan muy bien con esas percusiones bélicas y de panderos sintetizados, aunque también echan mano de teclados más etéreos que los diferencian de Summoning, si bien las ambientaciones mencionadas anteriormente son más próximas a Valar que al dúo de Austria. Y atención en el tema final, donde nos sorprenderá un bonito piano que no esperábamos.
La voz no resalta demasiado, con un constante tono rasposo de Gollum confinado en su caverna. Esto contrasta con la atmósfera entre melancólica y épica que da un toque de gloria perdida y añoranza por los años dorados.

Concluyendo, es más que aceptable para ser una demo, y más aún con su duración generosa de disco completo. Los que buscan "originalidad" no la van a encontrar, pero interesará mucho a seguidores de estos sonidos de reinos arruinados y epopeyas en el recuerdo.



viernes, 29 de junio de 2012

OBTAINED ENSLAVEMENT - Soulblight




Tras la abundante tanda de novedades, toca un poco de retrocrítica con un disco de ni más ni menos que de 1998, presentado por la barroca pintura "Aparición del espíritu de Samuel a Saúl" de Salvator Rosa. Y encima con mi estilo favorito, el Black Sinfónico.

En este caso, el Black Sinfónico de estos noruegos es como ya comenté en una anterior entrada de su "Witchcraft" de 1997 (increíble sacar dos pedazo de discos en dos años seguidos), del tipo muy blacker en esencia aunque añadan sinfonismo y con un sonido crudo y sucio.

Con respecto a los teclados, que esta vez comenzaré por ahí, hay diferencia con respecto a las mayores texturas ampulosas del anterior disco. Con la entrada en escena de Morrigan (quien fue también miembro de Aeternus) se nota la distinta aportación a las composiciones que suele suponer el cambio de músicos, ella prefiere unos sintetizadores más sutiles, aunque en "The dark night of souls" y "Soulblight" tuvo el grandísimo acierto de tocar casi todo el tiempo unos pianos muy eficaces y que no suenan a las más fáciles recreaciones de otros grupos del estilo.
Como toque extra, agregan unas pocas acústicas que siempre quedan bien en estos discos noruegos, pero por lo demás vamos a encontrarnos con el clásico Black Metal nórdico de toda la vida. Suelo ver muy resaltado en críticas la mugrienta producción, señalada como algo muy negativo, cosa que veo muy exagerada porque en mi opinión le da un toque polvoriento y muy propio de de cera de velas acumulándose sobre cráneos ennegrecidos por el humo y la humedad. En definitiva veo el sonido adecuado a sus guitarras filosas y arremolinadas en torno a ráfagas de agresividad mordiente marcada por la batería, que también se amolda a partes más lentas al igual que los riffs pueden desprender algunos reflejos de melodía.
El complemento ideal a tanta oscuridad crepitante es la podrida voz de Pest, a quien conoceréis por haber cantado en Gorgoroth. Realmente tiene ese hombre una pestilencia vocal como de las mazmorras más olvidadas y repulsivas.

Resumiendo, si comparamos con su otro gran disco diremos que éste es menos sinfónico en términos bombásticos, pero igual de crudo y abrasivo, cosa que agradará a quien guste de discos como las antiguas obras de Gehenna, Troll, Limbonic Art, Manes o Kvist.

domingo, 17 de junio de 2012

MAGLOR -Call Of The Forest




Sigamos un poco, que no lo voy a dejar abandonado aunque lleve muchos días sin publicar porque llevo unos meses compaginando dos blogs al mismo tiempo.
La novedad de hoy viene de unos canadienses de tolkeniano nombre y una epicidad acorde con ello, de manera que uno automáticamente los tomaría por europeos.

El punto de partida está en el Black Metal, pero desarrollándolo hacia terrenos atmosféricos y tonalidades Folk que desembocan en ritmos lentos, constantes ambientes naturales y melodías folkies.

Las baterías son programadas y se nota, aunque de todos modos no importa demasiado en un disco donde los ritmos lentos y espaciados son como los de grupos del estilo de Summoning y Enid, grupos que también las simulan. A excepción de algún momento rápido donde la batería ya sí se nota plana.
Pasando a las guitarras, son algo rudas y sin florituras, simplemente unos guitarrazos toscos a tono con la aspereza vocal, que viene de parte de dos de sus tres músicos aportando unas rasgadas como crujidos de pisadas en la nieve y madera reseca. Y ya que estamos con las voces, a veces aparece algún coro en segundo plano, con voces claras y un poco de la voz de su teclista femenina.

Pero lo especial en un grupo así viene con los teclados, tanto con las texturas sinfónicas como con los sonidos folklóricos. Bueno, no llega a ser sinfónico del todo, pero tienen ese toque a lo medieval que se complemente muy bien con las simulaciones de flautas, trompetas y violines, que hace que por momentos recuerde un poco a los insignes Summoning, maestros indiscutibles en ese estilo que moldearon.
Aunque hay que decir que no copian al dúo austriaco, al igual que otros grupos similares que aportan su personal aire, como por ejemplo Shambless, Enid, Valar o Rivendell. Entre todos ellos, podemos decir que Maglor se distinguen por su toque más forestal y folklórico.

Con el repertorio de grupos que he mencionado, yo diría que la cosa está claramente recomendada para seguidores de las sonoridades medievales de Summoning y sus acólitos.


sábado, 9 de junio de 2012

LUNAR AURORA - Hoagascht




Tras haber dedicado todo el mes anterior a hacer reseñas de discos nuevos, algo nunca visto en el blog, voy a seguir un poco más, aunque no será la tónica general y volveré a ir poniendo discos algo más viejos o del año pasado.
Ahora es el turno del regreso de un grupo alemán de larga trayectoria iniciada en los 90, que vuelve sin repetirse ni sin fracasar estrepitosamente al variar su fórmula con los años, cosa realmente difícil.

Analicé hace tiempo el que es mi disco favorito del grupo, "Weltenganger" de 1996, donde por entonces hibridaban lo aprendido con Satyricon y Emperor con ese toque de bandas como Sear Bliss. Ahora la cosa ha ido cambiando, llevan un buen puñado de discos donde desarrollaron un estilo algo más moderno pero sin alejarse de los patrones del Black Metal.

Pero pasemos al contenido de este disco. Con una intro desacertada que no encaja con lo que después llegará, empieza el primer tema marcando un disco de ritmos lentos y atmósferas de anocheceres entre el espesura de las coníferas.
Cuando dije que no se alejan aún del Black Metal tradicional, se nota en que las guitarras siempre tienen ese zumbido tan boscoso y propio. Las baterías se nota que son grabadas, pero no suenan demasiado chatarreras y los ritmos escogidamente lentos (no siempre, ojo) hacen que esto sea a veces un poco como lo último de los invernales Forest Silence.
La voz va muy a tono con todo esto, siendo una rasgada muy áspera y hosca, sin estridencias ni gritos. Lo que acaba de rematar el conjunto son los teclados, si bien nunca fueron realmente muy sinfónicos ahora tampoco lo son, dejándolos para el papel eminentemente ambiental.
Por un lado los sintetizadores me me parecen muy acertados, cuando soplan esas brumas heredadas del debut de Emperor, o las simulaciones épicas de trompeta, pero por otra parte me chirrían los sonidos modernos tan fuera de lugar; hay que tener cuidado con esas cosas, porque demasiados ambientes extraños y cargantes pueden estropear las canciones. Por suerte no ha llegado a ser el caso porque no han abusado de peligrosas rarezas.

Si le añadimos efectos como el sonido del reloj de péndulo, o el ulular del cárabo común en la intro del segundo tema, se remata el efecto nocturno representado en la portada con otra ave estrigiforme: la lechuza común. Así debió ser el inicio del disco en vez de los sonidos raros.
Si te gusta lo anterior del grupo, esto es éxito asegurado, y si no, queda muy recomendado.


miércoles, 30 de mayo de 2012

BE'LAKOR - Of Breath And Bone




Desde que debutaran hace cinco años, llegan ahora los australianos Be'lakor con su tercer trabajo que, por suerte, tiene un contenido musical mucho mejor que la desconcertante portada con Caperucita Roja... donde estén sus otras dos portadas, sobre todo la del segundo álbum con la magnífica escultura de Perseo...

Pero hablemos de música. El estilo base es el Death Melódico, algo que extrañará en mi blog, pero tienen un toque que justificará con creces su presencia en este espacio. Toman ese personal sonido de guitarras que innovaron Katatonia con el immortal trabajo "Brave Murder Day"; quienes lo conocéis, la mayoría, ya sabéis de qué va, pero quienes no lo hayan escuchado ya están tardando porque es el alma inspiradora de este disco además de ser un clásico con todas las letras.

Hablando más claro, tiene este álbum una muy importante dosis de ese particular toque Doom, de sencilas pero muy pegadizas melodías guitarreras junto a las texturas más propias del Death Melódico que se notan especialmente en las partes rápidas. La parte Death en este caso es del tipo que no renuncia de dotar de cierto grosor a las guitarras, lo digo por la confusión que genera hoy día la etiqueta Death Melódico, que ha llegado a abarcar grupos que no tienen apenas que ver unos con otros.
El aire doomster influye un poco en los ritmos, es inevitable, y hay que mencionar que incluso la voz gutural es similar a la de Akerfeldt en el mítico disco de Katatonia. Punto a favor para mí, que la voz sea todo el tiempo esa oscura gutural sin incluir voces melódicas, algo a lo que se prestaría normalmente un grupo de este tipo.

Algunas pocas acústicas y unos pocos teclados rematan el toque peculiar en un disco de Death Melódico que incorpora otras sonoridades más lánguidas y estilosas.
Ahí lo tienes si te gustan cosas como Katatonia o el primer disco de Opeth.

lunes, 28 de mayo de 2012

GOTHMOG - Aeons Of Deception




Con el disco de hoy tengo que confirmar lo bueno que es a veces dar segundas oportunidades a los grupos que en su día no te gustaron. En el caso de este grupo español, producto patrio en la ronda de novedades que estoy desarrollando este mes, quedé realmente disgustado con su debut de 2009, esperaba más y me quedé profundamente insatisfecho. Por suerte, su segundo disco de este 2012 ha traído en parte lo que yo quería recibir del debut.

Veréis a este grupo mencionado como Black Sinfónico, cosa que hay que matizar mucho, porque muy Black que digamos no son, las cosas como son, y los teclados tampoco aparecen tanto como para que esto sea una sinfonía rugiente.
La voz rasgada es obviamente blacker, muy seca y sólo a veces intercalada con unas voces limpias que personalmente no me gustan. El otro aspecto extremo está en las rápidas y apabullantes baterías, pero por lo demás las guitarras son del tipo que combina potencia con marcada melodía que toca a veces el estilo de Death Melódico de grupos como Amon Amarth o incluso palos de Metal más clásico, no hay riffs zumbantes y distorsionados del Black Metal de toda la vida.

Y ahora es cuando viene lo que más me ha gustado como para quitarme el agrio sabor de boca del debut, porque en aquél los teclados fueron escasísimos por problemas con la formación, pero aquí ya sí tienen a un teclista en sus filas y se nota. El sintetizador no aparece todo el tiempo, pero cuando lo hace tiene una presencia bastante grandilocuente con efectos orquestales y como de gran banda sonora de los nueve círculos dantescos, y a veces simulando épicos sonidos de trompeta para mi deleite, además de los humildes pianos y órganos que se entrelazan con las melodías guitarreras.

Lo vais a ver muy comparado con Dimmu Borgir, cómo no, pero no es exactamente lo mismo, y aunque no vaya a ser de lo mejor que ha salido de España sí que es un disco entretenido para fans del estilo sinfónico con sonido limpio y contundente.


viernes, 25 de mayo de 2012

BURZUM - Umskiptar



Nunca diría que acabaría reseñando un disco reciente de Burzum en el blog, ni tan siquiera me veía escribiendo sobre alguno de los viejos discos (barajaba acaso vagamente la idea de poner el "Hvis lyset tar oss"), pero así son los tiempos actuales, no se puede asegurar lo que ocurrirá mañana.
El caso es que, tras el conocido parón sin actividad de esta banda de un sólo músico, ahora vamos a disco por año, y el trabajo que sale a la luz este mismo año (el tercero desde retomar sus riendas) ha dado un interesante giro que me ha gustado.

Ya sabemos de qué iba su música en sus viejos tiempos, que tuvo la particularidad de sentar las bases del que acabaría por ser conocido como Black Depresivo. Esto es, guitarras afiladas con mucha repetición y monotonía casi hipnótica junto a un estilo vocal muy desesperado (aunque siempre pensé que cantaba así porque no sabía hacerlo mejor).

Eso quedó atrás en parte, en estos tres discos recientes se nota que Vikernes ha conocido los grupos de tiempos recientes (por mucho que disimule diciendo que no sigue ya esta música) como Drudkh, y sus guitarras aún crudas y producidas con capas de limo y cenizas se adornan con retorcidas líneas, incluso se anima a incluir un bonito piano en dos momentos de una canción.
Pero lo que personalmente me ha gustado como para reseñarlo, es el tono épico nórdico que ha pintado este disco desde su portada de Peter Nikolai Arbo con el cuadro "Nótt cabalgando a Hrímfaxi". Muchos recordaréis que Bathory tienen portadas de este pintor, pero pasemos a lo musical, que queda plasmado en unos tiempos totalmente épicos, gestando un disco volcado a los medios tiempos sin una sola batería rápida, con las letras en noruego tratando temas mitológicos y vikingos.
Hablando de voces, por fin este hombre hace voces rasgadas en condiciones, con un rasposo tono discreto en este caso, y compartiendo el protagonismo con muchas voces claras de corte puramente nórdico. De hecho, hay temas finales donde las voces como declamaciones de eddas medievales llevan el mando. Y ahí saco mi principal crítica, pues la segunda mitad del disco es demasiado acústica y clara, haciendo que aburra bastante después de un buen puñado de canciones más blackers; debería simplemente haber intercalado dos o tres temas así y habría quedado mejor.

Resulta tan curioso encontrarse con esto hoy día, una obra de Burzum que parece que ha estado cabalgando junto a los viejos trabajos de Enslaved, Borknagar y Kampfar, con un soplo de las nuevas generaciones. Al margen del legado de este grupo, es mejor tomarlo como un disco independiente y disponerse a disfrutar de una buena sesión de medievales versos heroicos.



sábado, 19 de mayo de 2012

CARACH ANGREN - Where the Corpses Sink Forever



Sigamos con la hornada de novedades. Esta vez con un grupo que no es desconocido para los seguidores del Black Sinfónico, pues estos holandeses ya van por su tercer álbum desde que debutaran en 2008 con el maravilloso "Lammendam".

En su momento ya analicé ese brillante debut, donde se desarrollaban ideas vistas en grupos como Anorexia Nervosa, es decir, un Black Sinfónico donde los teclados se retuercen en sonidos orquestales y bombásticos en combinación con una base contundente y limpia.
Fue en su siguiente disco, de 2010 (de momento van a disco cada dos años), cuando mantuvieron las texturas de sinfonismo orquestal pero esta vez posadas sobre un cuerpo con velocidades rebajadas y mucha menos agresividad. Y así han continuado en este tercer disco.

Quizás en pos de inspiraciones más dramáticas, el caso es que las guitarras de cierto grosor tosco van acompañadas por unos ritmos pausados y taciturnos, lo que sin duda debe encajar con el tono de poema fúnebre que intuyo que quieren conceder.
Como es habitual en ellos, una dramaturgia grandiosa llega a través de los teclados, que no consisten sólo en los típicos efectos sinfónicos de la mayoría de grupos del estilo, y un brindan un elaborado trabajo de sonidos de viento sintetizados, recuerdos clásicos, pianos de dominios señoriales y demás toques melodramáticos para convertir este disco en un libro de versos tan triunfal como desesperado, rematado por el uso que siempre han hecho de violines (teniendo ahora incluso un tema dedicado a ello).
Incluso las voces contribuyen un poco a dicho efecto. No sólo está la voz rasgada de tono sencillo que nos guía principalmente por su viaje delirante, añaden algunas pinceladas vocales más teatrales como ya han hecho anteriormente grupos con similares ensoñaciones grotescas.

Que no decaiga el espectáculo, los seguidores de estos sonidos tienen ya sus billetes reservados para morir con gusto.

miércoles, 16 de mayo de 2012

DRAPSNATT - Skelepht



Fructífera carrera la de esta joven banda sueca, que habiendo debutado en 2009 ya va por su tercer disco.
Y encima sin decaer ni acabar involucionando miserablemente como otros grupos prometedores que acaban disgustándonos con fiascos.

Vuelven a elaborar su curiosa fórmula de Black Metal con eclécticas atmósferas que juegan con sonidos depresivos, regustos Folk y muy buena mano con los pianos. Una verdadera espiral en la que los estallidos blackers con voces desquiciadas se arremolinan en torno a fragmentos de contemplativa depresión y destellos de belleza.

Una aparente muralla de distorsión zumbante cubre todo el disco, y digo aparente porque esas guitarras están más ordenadas de lo que parece y no es tan caótico como se podría pensar. Así es como raspan el umbral de la cordura con esos momentos abrasivos y rápidos a los que contribuye mucho la particular voz del grupo, que tiene de base esas rasgadas suecas tan afiladas y la que añaden tonos del estilo depresivo, amén de unas pocas guturales, voces narradas y algún coro limpio aislado.

Intercalan con atino esa agresividad desesperada con momentos muy calmados en los que las guitarras acústicas nos recuerdan una vez más a los grupos de Black Depresivo, pero sin caer en clichés repetitivos ni monótonos. Y del mismo modo afloran esas partes de teclados, sobre todo unos serenos pianos con toda la  la atmósfera de ensimismadas meditaciones mientras la transitoriedad diaria nos abruma. Agreguemos además movimientos épicos de mano de ciertas pinceladas de teclado y las voces claras de un par de temas.

Imagina si te interesa una fuerza combinada de depresión, epicidad, agresiva demencia, atmósfera melancólica y la sutilidad del piano. Creo que surtirá más efecto que pararme a pensar en grupos parecidos para recomendar el que será uno de los mejores discos del 2012.




domingo, 13 de mayo de 2012

SCREAMING SAVIOR - Infinity



Desde la lejana China, país del que aún no nos esperamos grupos de metal extremo pese a que cada vez hay más, recibimos una vez más un grupo de Black Sinfónico que se supera con su segundo trabajo.
Su primer disco del 2009 estuvo bien, ya pensaba yo incluso comentarlo en el blog, pero al final ha dado tiempo a que lancen un segundo disco en el que definen y pulen más su estilo.

Abandonan en gran parte las influencias de otros grupos mayores, dando mejor forma a un estilo más suyo, y además cuidando de que suene mejor que antes y con pequeños cambios que han sentado muy bien.
Ese anterior amasijo de guitarras tiene más orden ahora, si bien siguen cayendo como pedradas y en ocasiones con puntiagudos trémolos. El tema rítmico sigue como siempre, administrando rapidez y contundencia con moderación y dejando que suspiros atmosféricos afloren cuando es necesario, teniendo incluso un breve tema volcado en ritmos lentos y con acompañamiento de voz femenina en segundo plano.

Y hablando de voces, esto es algo que también han mejorado, porque la anterior voz tosca e indefinida ahora tiene un rasposo tono de reptil muy parecido a la de los turcos Episode 13. Para quien no conozca ese grupo, ya le comento que tienen una voz un poco parecida a cuando el vocalista de Immortal hace voces más oxidadas y reptilianas. Si le añadimos unas pocas guturales, ya está todo dicho.
El otro asunto bienvenido está en los teclados, con especial hincapié en las sonoridades épicas a las que suelen recurrir con trompetas sintetizadas de manera un poco al estilo Bal-Sagoth y Stormlord, pero sin copiar, porque también agregan algunos sonidos orientales como seña de identidad, como por ejemplo cuando en "Star of fatality" suena un violín oriental sintetizado.

Con una razonable duración y sin temas de relleno, este álbum sobre viajes místicos y astrales tal vez no será una revelación de este 2012 pero a mí me está gustando mucho, y lo agradecerán los fans del estilo y de la epicidad de otros planos cósmicos.


sábado, 12 de mayo de 2012

SYN ZE SASE TRI - Sub Semnul Lupului



Sorpresa inesperada, con el segundo disco de estos rumanos que apenas si han dejado pasar un año desde su debut.
Digo sorpresa porque el susodicho debut, pese a ser bueno en ideas, resultó infame por su tercermundista producción. No tengo problema con las producciones sucias, de hecho me gustan mucho según el tipo de grupos, pero en ese caso el espanto llegaba con un sonido bajísimo que arruinaba bastante un disco que podría haber sido un buen pelotazo de Black Sinfónico.

Afortunadamente han superado ese escollo, y por fin podemos disfrutar de su propuesta en condiciones.
Una producción más potente hace justicia a este puñado de canciones de Black Sinfónico que casi llegan a la hora de duración total.
Para quien no los conociera, olvidaos de lo poco que conocemos del Black Metal de Rumanía con grupos como Negura  Bunget o Martolea, esos sonidos paganos y místicos no se encuentran aquí, teniendo más cabida para un estilo sinfónico muy a lo eslavo. Unas guitarras de apretujados trémolos blackers van alternando con otros guitarrazos más recios y tajantes, mientras que la batería se amolda a rapideces moderadas o tempos más épicos o lentos.

Para cada uno de los distintos temas van adecuando la proporción de teclados, haciendo de unos cortes los momentos más ampulosos con triunfantes epopeyas mientras otras canciones tienen un aire casi folklórico si además le sumamos toques tradicionales en las guitarras. Emplean con igual fruición simulaciones orquestales, sintetizadores mágicos, discretos órganos o incluso pianos a lo Carach Angren.
La voz es otro punto mejorado con respecto al debut, pues abandona ese tono de roedor similar al de Tvangeste para adoptar un tono más rasposo y agresivo, junto con alguna que otra gutural que siempre es bienvenida para mí en aras de la variedad.

Aquí tenemos uno de los mejores discos en su sinfónico estilo de este 2012, toma nota si te gustan Tvangeste, Carach Angren o AevLord.


sábado, 5 de mayo de 2012

WODENSTHRONE - Curse



Después de la reciente reseña del nuevo álbum de Dark Forest, llegamos a un caso con ciertas similitudes, tratándose nuevamente de un grupo joven que lanza este año un segundo álbum con diferencias con respecto a su debut.
Los ingleses Wodensthrone ya fueron analizados en este blog con su debut "Loss" de 2009, un disco de Black Metal pagano con ingentes dosis atmosféricas que nos traían toda la paleta cromática y olfativa del otoño, ahora con su continuación en "Curse" llegamos a las estribaciones del invierno en toda su crudeza.

Si el debut podríamos considerarlo como una obra dibujada con los pinceles de Negura Bunget o Drudkh, tres años después, diremos que los lápices de Wolves In The Throne Room y October Falls han bosquejado este nuevo disco.

Donde antes había unas guitarras uniformes, ritmos paganos con estallidos de potencia y teclados que de cuando en cuando realzaban el culto a la naturaleza, actualmente la fórmula es más versátil y destaca por la mayor ferocidad y densidad guitarrera, con mayor salvajismo en ritmos que astilla lanzas ensangrentadas directamente en tu pecho. No se olvidan de rebajar la velocidad para adecuarse al deseable ambiente pagano, que no todo es beligerancia y ya he resaltado su versatilidad, desprendiendo unos medios tiempos muy agradables, y sin olvidarse aún de usar teclados de fondo cuando lo consideran oportuno y así conjurando esas imágenes del paso de la guerra sobre los páramos nevados, acrecentadas por los ligeros toques folklóricos (acústicos) que tampoco han abandonado aún.
Su vocalista original ya no está con ellos, por lo que los dos guitarristas han tomado las tareas vocales, así añadiendo inevitablemente un aire de variedad entre rasgadas carniceras, tonos más bajos y barbáricos, y alguna voz clara aislada.

Pensé que los cambios en su sonido me disgustarían, al saber anticipadamente que rebajarían la cantidad de teclados mientras que incrementaría la dosis de contundencia, pero finalmente debo admitir que es también un muy buen disco a su manera.

DARK FOREST (Canadá) - Land Of The Evening Star




Tomando nuevamente una magnífica obra del belga Kris Verwimp como portada, vuelven este año los canadienses (así especificados en la etiqueta para no confundirse con los Dark Forest mexicanos, que también salen en el blog) con un segundo disco en el que depuran su estilo y cada vez me ganan más puntos.

Me gustó su debut de 2006, con el que han marcado ciertas distancias al editar este segundo trabajo. Antes se inclinaban por un Black-Viking con muchos teclados que hacía que prácticamente fueran Black Sinfónico, y ahora han reforzado más su faceta épica haciendo que su nuevo estilo sea bastante similar a lo escuchado en grupos como Windir, Mistur o Myrkgrav.

Algo no ha cambiado, el usar solamente voces rasgadas sin ningún tipo de añadido coral ni voces claras, algo que en muchos casos de similar estilo sería habitual, así que se conforman con ese tipo de toscas rasgadas con un tono muy rudo que han escogido para narrar estas canciones sobre la llegada de los vikingos al continente americano; dicho esto, es para mí digno de elogiar que unos canadienses hayan enlazado así de bien esa temática que muchos tacharían de ajena en unos músicos de fuera de Europa.

Por lo demás, el asunto instrumental ha evolucionado por derroteros más épicos. La dosis de teclados ha reducido su prominente papel al frente para dar más lucimiento a las guitarras, llenas de energía y entrelazando sin parar potencia con veloces melodías, recordando un poco a veces en esas tesituras melódicas a los inolvidables Windir, mientras que la batería galopa a ritmo de esa misma banda citada en lugar de los dominantes medios tiempos del Viking Metal.
Pero que no llame a engaño la disminución del protagonismo de los teclados, porque éstos siguen sonando muy bien tanto en los momentos en los que hacen de trasfondo ambiental como cuando lucen más por encima con sus simulaciones de trompetas y otros épicos sonidos de viento.

Una vez más me encuentro con un grupo que mejora al lanzar un nuevo trabajo, cuando lo normal es que se pierda la gracia al ir cambiando. No se lo tendrán que pensar mucho los seguidores de los tres grupos mencionados.


jueves, 3 de mayo de 2012

VESPERIAN SORROW - Stormwinds of Ages



Otra novedad más de este año para el repertorio, aunque estos estadounidenses como grupo en sí no son precisamente nuevos, porque tienen tres discos más.

Ya hablé hace tiempo de su debut de 1999, un disco que en su momento me gustó mucho y aún hoy día me parece muy interesante desde mi punto de vista de amante del Black Sinfónico, por lo que las expectativas eran peligrosas.
No ha habido problemas, porque el disco me está satisfaciendo mucho. Han sabido cambiar de manera que uno diría que quienes editaron el debut son un grupo diferente, pero sin apartarse de las características principales que definen este tipo de música, así sí doy la bienvenida a los sutiles cambios.

Atrás dejaron aquel sonido de muy modesta producción, con voces rasgadas muy aullantes alternadas con guturales y unos prominentes teclados con sabor a película de fantasía noventera.
Como es de suponer, la producción mejoró en todos estos años, y han afinado sus dotes como músicos. Sobre todo esto se nota en las guitarras de blackers trémolos mezclados con regusto Death,y sus interesantes y frescos solos que hacen de su escucha más agradecida.
Siguen las baterías de velocidad galopante bien aderezadas de ritmos atmosféricos cuando lo piden las canciones, y los teclados mantienen ahora un papel sobre todo de trasfondo ambiental, si bien destacan cuando es menester y no se pierde ese olor de cubiertas de cuero viejo en libros odiados y apartados, con esos sintetizadores de añejo colorido en los momentos más envolventes.
Lo que no me gusta mucho es el añadido ocasional de unas pocas voces melódicas, aunque esto no deja de ser un apunte personal. También aparece por ahí brevemente una vocalista femenina invitada en un tema, y por lo demás la voz principal es una de esas rasgadas que ásperamente adoptan un tono de grosor casi gutural.

Si te gustaron otros nuevos discos como los de Mysteriarch y Winterburst, este disco también va destinado a ser añadido porque va por las mismas sendas.

sábado, 28 de abril de 2012

HELLVETRON - Death Scroll Of Seven Hells and It's Infernal Majesties



Podemos seguir con las novedades de este 2012, ahora que tengo una batería de discos de reciente hornada con interesantes perspectivas.
Este álbum me ha gustado especialmente, prometedor debut el de estos texanos con un producto enterrado bajo tantas capas de mugre y roña que se me acabarían todos los adjetivos rancios y podridos.

Ese logotipo que gastan y la temática de oscuro misticismo mitológico parecerían hablarnos de Black Metal, y muchos lo llamarían Black-Death, aunque yo diría que se acercan mucho más al Death Metal, del tipo muy lento y cadaverino además.

De entre todas las febriles maneras que imaginaban los antiguos al concebir los infiernos o lugares donde descienden las almas, esto seguro que es de lo que más se parece musicalmente con su cadencia sepulcral. Es realmente un disco monorrítmico, tienen sus momentos de martillear con más celeridad los parches pero la tónica general consiste en baterías sepultadas por el mármol mohoso de la lentitud más amortajada.
Las guitarras crujen sin hacer muchos aspavientos en esa producción turbia y baja, arrastrándose como bestia reptante que despertaron insensatamente los hombres en alguna catacumba olvidada, efecto resaltado por los escasamente dispersos y ligeros teclados.
Y, hablando de bestias, la voz mantiene siempre un discreto tono gutural con unas pocas rasgadas. Discreto porque no sobresale por encima de la música, porque por lo demás es es una gutural de dragón primordial que ruge mientras lucha por ser liberado de las toneladas de roca que lo atrapan en el abismo.

El inconvniente, porque lo tiene si así se puede considerar, es la escasa duración. Veinticinco minutos se hacen muy cortos en un disco así, cuando uno se dispone a sumergirse en las negras aguas de la ignonimia.
Por lo demás, perfecto para agregarlo a una buena escucha de Rippikoulu y Encoffination.



jueves, 19 de abril de 2012

WINTERBURST - The Mind Cave



Retomemos el hilo de novedades de este año.
Tenemos entre manos el clásico ejemplo de banda que lanza un buen EP (en 2010 en este caso) y continúa con un extenso disco donde pulen su propuesta y debuta a lo grande.

Con tan palaciega portada y siendo franceses, uno se viste de etiqueta para ir de banquete a la corte, y más o menos así es.
No tienen la pomposa grandilocuencia de furia orquestal de unos Anorexia Nervosa, pero no se quedan cortos en ampulosidad y los que disfrutamos de los teclados bombásticos podemos darnos por servidos. Así que serán descorchados numerosos vinos espumosos al sonar esas orquestaciones de sintetizador, pianos y órganos, a los que se suman unos pocos coros líricos (sobre todo masculinos) que quedan en un acertado segundo plano en vez de sobresalir como en otros discos más góticos.

Se puede calificar a este disco como flexible, modera todos sus aspectos y ninguno de ellos devora a los demás. La voz mismamente, no es la típica que chilla por encima de la música, en su lugar está una razonable raspada que se amolda bien a la música. Las guitarras quedan en un buen estado intermedio, sin ser un muro salvaje ni pasarse de ligeras, porque llegan hasta a tener ese trémolo de bandas más septentrionales que ya conocemos, y no hay conflicto con los teclados por la dominación de los temas. Y si agregamos que la batería no va a piñón ni se queda en un solo ritmo, se termina de dibujar la versatilidad.

Es hora de delicias decadentes para maridar bien una barroca sesión francesa servida con AevLord, Mystic Forest, Forbidden Site, Anorexia Nervosa, Love Lies Bleeding, The Eternal Blade y Comedie Macabre.




sábado, 14 de abril de 2012

A FOREST OF STARS - Opportunistic Thieves of Spring



Recordé que a veces pensaba en hablar de este disco del 2010 que me recomendaron este verano, mencionándome la victoriana indumentaria de sus músicos y el atractivo aspecto de su edición. Y nunca es tarde.
Conocí su debut de 2008 en su momento y no me hizo tilín del todo, pero la orientación de este nuevo disco ya sí me atrae más.

Si su debut era un disco bastante raro, ahora no dejan de serlo, pero lo son menos y han compuesto un álbum más blacker que de primeras me recordó al estilo de Wolves In The Throne Room cuando tocan rápido.
Lo primero que destaca y gusta es la densidad guitarrera, con toques actuales y frescos pero manteniendo unas descargas blackers en toda regla, zumbando lo justo y con un grosor crujiente y apabullante. La batería también se deja seducir por el poder del Black Metal, vigorizando unas partes rápidas llenas de blast-beats, pero lo mejor es que consiguen que, además, las partes lentas también estén muy bien conseguidas y no tienen que envidiar a los buenos grupos de Black Depresivo. Y no se olvidan de esos toques especiales de violín (recordad que su violinista fue escogida por My Dying Bride para su último disco), flauta, acústicas y unos teclados, dando un punto de personalidad pero sin tocar terrenos bizarros, cosa difícil.
Lo que no me gusta tanto personalmente son las voces, unos toscos gruñidos que no desgarran con la mala sangre del Black Metal, aunque no están mal, y lo que sí es verdad que no me gusta nada son las voces robóticas del último tema. Si agregamos unas pocas partes femeninas en el penúltimo tema, ya tenemos todo el cuadro vocal, que no destaca para mí pero tampoco me parece inconveniente en contra.

Te vas a encontrar algo satisfactorio si te gustan cosas del ramo de Wolves In The Throne Room, los Lunar Aurora recientes, Dornenreich, Skagos y demás. Buen camino llevan con este disco de cinco canciones que dura más de una hora.


viernes, 13 de abril de 2012

ANCIENT CEREMONY - The Third Testament



Es raro que ponga dos discos de una misma banda en el blog, y más aún que llegue a tres. Pero son excepciones que uno concede cuando un grupo cambia su estilo como para poder tener reseñas distintas, y si me gusta mucho personalmente su música, dándose ambas circunstancias con los alemanes Ancient Ceremony.

En sus dos primeros discos la línea general de Black Sinfónico con tintes góticos era prácticamente la misma, salvo nimiedades como nuevas vocalistas femeninas. Fue con el EP "Synagoga Diabolica" cuando imprimieron nuevos aires tanto en guitarras como teclados, incluso un pequeño giro en voces.

Y fue en 2001 cuando salió esta nueva obra que desarrollaba más a fondo las ideas de aquel EP y las mejoraba. Los antes palaciegos y vampíricos teclados adoptaron sonoridades más propias de las viejas películas de horror y temática demoníaca, si bien mantuvieron esos sintetizadores celestiales y órganos mancillados, unos suspiros cinematográficos que insertaron muy bien sobre la base blacker que ahora se tiñó con tonalidades del Death Metal y un ligero regusto Thrash, una vigorosa y potente elección que hizo su sonido tan rítmico y formidable como sinfónico y teatral.
Su vocalista y líder dio un toque más agresivo a sus aullidos desgañitados, y las voces narradas en off se convirtieron en una especie de susurros que personalmente me gustan menos. Siempre tuvieron el respaldo lírico de vocalistas femeninas, aunque en este caso se le restó presencia y sólo aparecen subrayando pasajes o dando más clímax a las partes atmosféricas de ponzoñosa religiosidad.

Ni caso a las comparaciones con Dimmu Borgir o Cradle of Filth, esto tiene su toque como pasaba con los difuntos y también mal comparados Anorexia Nervosa. Aquí os dejo un disco de buen sinfonismo con un buen toque inusitado en guitarras y ritmos.




miércoles, 11 de abril de 2012

SVARTSOT - Ravnenes Saga



Retomemos un poco esto. No iré esta vez con novedades de este año (no tengo ahora mismo buenos cartuchos en la recámara), ni miraré muy atrás en el tiempo como otras veces, sólo retrocederé hasta el no muy lejano 2007 para recordar el debut de estos daneses.

"Saga de los cuervos" se titulaba su primer trabajo, lanzado por la poderosa Napalm Records, hecho que propició que los conociera en uno de esos recopilatorios que regala el sello. Normalmente encuentro esos CDs de muestra llenos de cosas que no me interesan, pero hay casos aparte, como cuando así descubrí a Finsterforst o este álbum del que hablo ahora.

Con tan mitológico título vamos a acertar si pensamos en Folk Metal o en Viking. Así es, en el primer caso citado al menos, proponiendo estos músicos de Dinamarca un disco potente y bien provisto de sonidos folklóricos naturales.
No vamos a encontrar filosas sonoridades Black como en otros grupos que usan instrumentos Folk reales, optan más por guitarras de gruesa corpulencia y ritmos cadenciosos que conforman un robusto tronco de castaño con su tupido follaje en forma de mandolina, percusiones y, sobre todo, flautas. Este tipo de adición folklórica es orgánica y agradable, sin  caer en jolgorios festivos y dejando un sabor de boca más tradicional.
Hay momentos que me recuerdan un poco a Amon Amarth con esas melodías corpulentas, y encima con el tipo de voz gutural que usan, pero tal vez es sólo cosa mía. El caso es que su vocalista, ya que estaba con ello, tiene un buen vozarrón de Death Metal en vez de las rasgadas de otros grupos, aunque también las usa a veces, al igual que unos pocos "heeeey" como respaldo de este tipo de bandas.

No inventaron nada nuevo, pero me gustó en su momento y de cuando en cuando me apetece retomarlo, al contrario que su siguiente disco de 2010 que me pareció demasiado jovial a lo Finntroll. Si eres un devorador de asados y licores encarnados en Folk Metal y Viking Metal, ya sabes.



lunes, 26 de marzo de 2012

PROFETUS - ...To Open The Passages In Dusk



Es interesante seguir conociendo nuevos valores del Funeral Doom, ese estilo en franca expansión con una saludable sangre en sus recientes bandas.
Tal es el caso de los finlandeses Profetus, debutantes en 2009 (debut que no conozco aún, por cierto) y ahora con una segunda obra bajo el brazo en este mes.

Siguen un camino bastante clásico en el estilo, con Skepticism y Evoken como grandes referentes, aunque con con un ojo puesto en el sonido de otros grupos más actuales.
Al igual que los viejos grupos del estilo, la batería tiene un papel discreto y minimalista, marcando cadencias tan desteñidas que los tonos grisáceos serían poco decir. Las guitarras también respiran bajo los estertores del estilo Funeral, lentas, apagadas, y sin el rugoso cuerpo de bandas que heredan patrones del Doom-Death; no obstante, dejan escapar ligeros reflejos melódicos, haciendo más gimiente el conjunto.

Adornando la  muerte con alas digitadas están los teclados, sin destacar al frente pero con una constante presencia, que durante todo el disco adoptan exclusivamente la forma de los desvaídos órganos que caracterizaban a los viejos Skepticism. Por otro lado, en voces no se parecen a Skepticism y similares, en vez de las monstruosas guturales de engendro de otro plano optan por un registro más ahogado en húmedas y pegajosas profundidades. Hablando de voces, en el último tema aparece un vocalista invitado con voces limpias de estilos más clásicos y habrá a quien le guste, pero para mi gusto me resultó fuera de lugar en un disco de marchas fúnebres tan siniestro y macilento.

Una nueva banda de Funeral Doom a añadir para los amantes del estilo, eso que no lo duden, y uno de los mejores discos del presente 2012 para un servidor.





martes, 20 de marzo de 2012

CONSUMMATUM EST - Hypnagogia



Hagamos repaso a cosas de años recientes que pasé por alto sin darme cuenta. Yo conocía desde hace mucho a esta banda italiana amante del Funeral Doom, con su "Funeral Procession" de 2005, y estos días he descubierto por pura casualidad que sacaron un segundo disco cinco años después.

Ese debut hubiese sido una interesante adición para el blog, pero estoy viendo que con su segunda obra se han superado y pulido bastante más su estilo.
Están bastante limitados al tocar un estilo como es el Funeral Doom, pero ya sabemos que en estos años se ha propiciado una corriente de grupos que se ha amparado bajo las elegantes vestiduras que añadieron Shape of Despair al estilo, gestando la música que vemos en Colosseum, Remembrance y similares.

Están los patrones generales funerarios: el inevitable ritmo de lentitud asfixiante y guitarras monótonas, acompañado todo por las guturales de arrastrada angustia.
A este esqueleto de Funeral, algo más liviano que el clásico grupo con mucho peso del Doom-Death, añaden multitud de arreglos de teclados, entre los que destacan los órganos y los delicados momentos de piano y clavicordio, pues gustan mucho de salpicar sus canciones con momentos ambientales sin voces, y sin olvidarnos de los habituales sintetizadores etéreos de trasfondo.
Si en su debut empleaban voces rasgadas muy blackers en vez de las guturales de esperar en bandas así, ahora usan los dos tipos de voz, siendo agradecida la variación en un estilo poco dado a ello, además de los toques de soprano con ese efecto de ser como un teclado más en vez de resaltar con demasiado protagonismo.

Me ha convencido su segundo disco, con sus conceptos huérfanos y la evolución hacia mejores composiciones que les ha hecho (para mi gusto) codearse con otros discos Funeral de 2010 como los de Remembrance, Sadael, Ea, Lethargy of Death y The Howling Void.


lunes, 19 de marzo de 2012

DRUDKH - Eternal Turn Of The Wheel



Volvamos a la faena de comentar novedades, que parece que está siendo el único año que comienzo los primeros meses reseñando una remesa de nuevos discos. A día de hoy, bien conocidos son ya estos ucranianos por los amantes del Black Metal, una de esas bandas que han pegado fuerte en la última década ganando un título de clásico moderno.

Cuando hablamos de grupos tan reconocidos, no está de más repasar un poco su trayectoria para ubicar el más reciente álbum. Comenzaron, como otros tantos grupos de introspectiva inspiración boscosa, con la influencia de los inevitables Burzum, dando pasos más allá de la senda noruega en busca de su propia intimidad. Así es como fueron retorciendo las nudosidades de su tronco para ramificar un estilo muy elaborado dentro de los cánones blackers. Una evolución que les llevó en 2010 a editar un disco, "Handful of stars", con unos elementos modernos que disgustaron a los fans más tradicionales. A otros les gustó, y yo no entraré en el debate, pero lo que no les perdoné fue aquel proyecto paralelo en colaboración con aquel músico de actualidad, algo que no me esperaba de ellos para nada.

Sean cuales sean sus motivos, han regresado este año con un disco que mira hacia atrás con la mirada de un anciano cansado y taciturno, una vuelta a sus sonidos más sucios y crudos que sí ha deleitado a sus seguidores nuevamente.
Una producción turbia pero distinguible cubre con su terroso manto unas guitarras crudas, marcadas por baterías que avasallan del mismo modo que trotan más ambientalmente. Y, hablando de ambientes, recurren a ocasionales teclados de noventera oscuridad que ayudan a arraigar esa atmósfera propia del ermitaño que palpita acompasadamente con las coníferas y la tierra; también echan mano de acústicas y momentos lentos a modo de interludio con el zumbido de las guitarras cortando el frío aire matutino de los teclados. La voz rasgada denota la tumefacción de aquel que gruñe para ser dejado a solas, con un tono muy eslavo como podemos comprobar.

En resumidas cuentas, un regreso a los alientos invernales y espíritus de las frondas como en los viejos tiempos de Negura Bunget o Blut Aus Nord entre otros, aunque con destellos actuales, que nadie se engañe. Una música adecuada para acompañar a las grullas en sus migraciones otoñales (cosa que refieren en una canción, que sé que la mayoría ni se fijará).