viernes, 25 de mayo de 2012

BURZUM - Umskiptar



Nunca diría que acabaría reseñando un disco reciente de Burzum en el blog, ni tan siquiera me veía escribiendo sobre alguno de los viejos discos (barajaba acaso vagamente la idea de poner el "Hvis lyset tar oss"), pero así son los tiempos actuales, no se puede asegurar lo que ocurrirá mañana.
El caso es que, tras el conocido parón sin actividad de esta banda de un sólo músico, ahora vamos a disco por año, y el trabajo que sale a la luz este mismo año (el tercero desde retomar sus riendas) ha dado un interesante giro que me ha gustado.

Ya sabemos de qué iba su música en sus viejos tiempos, que tuvo la particularidad de sentar las bases del que acabaría por ser conocido como Black Depresivo. Esto es, guitarras afiladas con mucha repetición y monotonía casi hipnótica junto a un estilo vocal muy desesperado (aunque siempre pensé que cantaba así porque no sabía hacerlo mejor).

Eso quedó atrás en parte, en estos tres discos recientes se nota que Vikernes ha conocido los grupos de tiempos recientes (por mucho que disimule diciendo que no sigue ya esta música) como Drudkh, y sus guitarras aún crudas y producidas con capas de limo y cenizas se adornan con retorcidas líneas, incluso se anima a incluir un bonito piano en dos momentos de una canción.
Pero lo que personalmente me ha gustado como para reseñarlo, es el tono épico nórdico que ha pintado este disco desde su portada de Peter Nikolai Arbo con el cuadro "Nótt cabalgando a Hrímfaxi". Muchos recordaréis que Bathory tienen portadas de este pintor, pero pasemos a lo musical, que queda plasmado en unos tiempos totalmente épicos, gestando un disco volcado a los medios tiempos sin una sola batería rápida, con las letras en noruego tratando temas mitológicos y vikingos.
Hablando de voces, por fin este hombre hace voces rasgadas en condiciones, con un rasposo tono discreto en este caso, y compartiendo el protagonismo con muchas voces claras de corte puramente nórdico. De hecho, hay temas finales donde las voces como declamaciones de eddas medievales llevan el mando. Y ahí saco mi principal crítica, pues la segunda mitad del disco es demasiado acústica y clara, haciendo que aburra bastante después de un buen puñado de canciones más blackers; debería simplemente haber intercalado dos o tres temas así y habría quedado mejor.

Resulta tan curioso encontrarse con esto hoy día, una obra de Burzum que parece que ha estado cabalgando junto a los viejos trabajos de Enslaved, Borknagar y Kampfar, con un soplo de las nuevas generaciones. Al margen del legado de este grupo, es mejor tomarlo como un disco independiente y disponerse a disfrutar de una buena sesión de medievales versos heroicos.