lunes, 29 de febrero de 2016

MISTUR - Attende




Todos recordamos bien lo que supuso la muerte del músico noruego Valfar, dejando huérfana a su banda y obra maestra del Black-Viking Metal Windir, pues el resto de músicos tuvo la honrada decisión de no querer continuar sin él.
En su lugar, fueron apareciendo distintas bandas con sus exmúsicos, con prometedores presagios que se acabaron desvaneciendo como fue el caso de Cor Scorpii, o directamente sin pena ni gloria para mi gusto personal, como por ejemplo con Vreid (quienes ya llevan a pesar de ello un buen puñado de discos editados).

La cosa ya me pareció más satisfactoria cuando el anterior guitarrista de Windir formó Mistur, un nuevo grupo que no ocupa el nicho vacío (cosa imposible) pero sí da la talla bien.
Vamos a empezar por desgranar aquello que recuerde a Windir y así les damos después la oportunidad de reseñar sus méritos propios; la guitarra tiene inevitablemente esos toques suyos melódicos tan reconocibles, la furiosa voz rasgada tiene el mismo matiz y los ritmos feroces van igual de bien aliñados de melodías folklóricas y teclados medievales.

Ahora sí, vamos a destacar qué tiene este álbum al margen de la magna herencia de Windir, empezando por ese destacado toque de Black Metal de los 90 que hace sonar a sus guitarras ásperas y descarnadas junto a las poderosas cabalgadas de la batería y lo furibundo de la voz rasgada que atraviesa el plano instrumental como lo haría una lanza con una coraza de cuero. Lo segundo es el aura casi sinfónica que llega a tener de manos de la buena labor de su teclista, a quien seguramente le gustaron Emperor y grupos similares por lo que puedo inferir, destacando sobre todo en los interludios atmosféricos en los que hasta echan mano de unos bien utilizados pianos de factura sencilla pero atractiva.
El aspecto folk nórdico, aparte de en las melodías globales, aparece en forma de guitarras acústicas y algunos de coros de voz clara, incluso una breve voz femenina en el segundo tema.

A mí en su momento, en el 2009, me pareció un buen trabajo de Black-Viking, y lo sigo disfrutando hoy día al igual que hago con otras cosas del mismo corte como Myrkgrav. Disfrutad con salud y mucha carne asada este CD tan bien presentado con magnífica portada del maestro Kris Verwimp.









domingo, 28 de febrero de 2016

SCARLET MOON - Delight And Suffering




El nombre de la banda, el título del CD, la portada... todo apunta a que será un álbum para escuchar con una copa de vino.
Estos polacos tienen un recorrido aún reciente y fresco pero les ha dado tiempo de editar cuatro álbumes desde el 2010, aunque ciertamente variopintos con repentinos cambios de dirección. Si su debut es Black Metal bastante seco y anodino, su último trabajo del 2014 se pasa al puro Ambient de teclados, ¿qué hubo en medio de aquello? La respuesta está en sus dos discos más interesantes para mi gusto personal, donde bajo pautas más o menos similares desarrollaron un Black Sinfónico con importantes tintes de Gothic oscuro.

Este álbum, el segundo que lanzaron en 2012, es donde más me gusta esta faceta suya, combinando curiosa y llamativamente la atmósfera casi gótica con unas directrices blackers donde la crudeza no es desde luego poca.
Las guitarras y voces mantienen el estilo rudo del debut, sonando las primeras con cierta distorsión filosa sin renunciar por ello a la melodía, mientras que las voces son igual de ásperamente rasposas que en sus inicios. Esto tiene como contrapartida los teclados y las voces femeninas, que resultan acabar complementando ese esquema de Black Metal donde no faltan los acelerados blast-beats de batería, para que las canciones de sugerentes títulos adquieran la seductora atmósfera de la luna de sangre.

Normalmente los teclados lucen con una consistencia muy propia de los años 90, ese velo como de niebla matutina que filtra la primera luz solar en haces rojizos, y de cuando en cuando se tornan en esos órganos que tanto me gustan, en este caso discretos y con claro rol de acompañamiento.
Por su parte, la voz femenina es considerada aquí como un elemento atmosférico también, por lo que la comento junto a los teclados al no querer la banda darle protagonismo de diva como en tantos otros grupos. Su estilo lírico contribuye de manera muy notable a dotar al disco del ambiente voluptuoso que disfrutábamos en los viejos tiempos con Darzamat o Dismal Euphony.

Esta pasional obra dura casi una hora, tenéis solaz suficiente si os gustan las dos bandas citadas u otras como los mexicanos Belzabet.












sábado, 27 de febrero de 2016

ETERNAL VALLEY - Ascend To The Unknown




Este proyecto en solitario un músico estadounidense ha sido para mí una de las grandes revelaciones del pasado 2015, nada más oír los primeros minutos del primer tema ya sabía que estaba ante un álbum que me encantaría, como de hecho espero que suceda también con vosotros si se diera el caso de que esta reseña os lo diera a conocer.

He visto que ya tenía en su haber cuatro discos más, pero en el breve lapso entre 2013 y 2014 de tal manera que hubo dos discos cada año, sacándolos como si de rosquillas se tratara. Supuse que o bien este hombre es increíblemente prolífico o bien sus discos fueron tremendamente sencillos, y ha resultado ser ambas cosas al mismo tiempo. Me explico, el estilo que escogió es el Black Metal Depresivo, que como ya sabéis se basa en una crudísima repetición para sumir al oyente en hondas sensaciones de autodestrucción y negatividad, pero evolucionando palpablemente hasta que su anterior disco del 2014 logró una atmósfera de monotonía que te envuelve en un hipnótico bucle de abandono.

Este contexto ayudará a comprender mejor el disco que nos traemos entre manos, que continúa acertadamente esa progresión al lograr desmarcarse de la estela de Burzum (abandonando por suerte esas mediocres voces características de su legado) y embarcarse con mucha desenvoltura en el estilo blacker más atmosférico con ambientaciones de clara inspiración cósmica.

Se mantiene la filosa crudeza de su herencia blacker depresiva, una distorsión deudora de Darkthrone y Beherit que contribuye de manera notable a recrear la sensación de vacío e infinita insignificancia ante el cosmos que se despliega ante nosotros de mano de las sensacionales ambientaciones astrales de teclados que rozan el Ambient más oscuro, haciendo que tenga cierta afinidad con los más conocidos Darkspace.
Esto no impide que la batería adquiera cierta fuerza cuando los temas lo demandan, dando el toque más agresivo junto a las voces, unas rasgadas filtradas para dar ese ambiente como de otro plano que se quiere transmitir.

Muy recomendable si te va el rollo de Darkspace o Midnight Odyssey, y otras cosas más desconocidas como Darchon o Astral Silence, y es que estamos asistiendo a una buena hornada de este tipo de Black Atmosférico.










viernes, 26 de febrero de 2016

FORGOTTEN WINTER - Vinda





Esta banda portuguesa, actualmente un dúo, ya apareció por el blog hace seis años (así como quien dice la cosa, el tiempo es implacable), pero el disco que propongo hoy para reseñar no tiene mucho que ver con la atmósfera de su debut del 2009.

Este lanzamiento del pasado 2015, el tercero en su haber (el segundo disco que hay por medio aún no lo conozco), se desmarca de la atmósfera cósmica del debut para entrar de lleno en los vastos terrenos épicos y medievales que en el controvertido mundo del Black Metal dominan Summoning con demostrada maestría.

La base sigue en esencia siendo la misma, es cierto, un Black Metal muy enfocado al Ambient en el que las partes ambientales flotan con libertad junto a notables destellos Folk. La peculiaridad actual radica en haber cambiado las ambientaciones astrales de ignota oscuridad por unas de profunda epicidad que recuerdan sin reservas a los maestros austriacos del estilo, aunque no suenan totalmente a Summoning, eligiendo un tono más apesadumbrado que recrea la desolación de la Edad Media de manera muy emotiva.
Están los elementos que reconocemos al instante en Summoning: las guitarras sencillas y monótonas, los ritmos relajados que propician y potencian la atmósfera, las voces de reptil cavernoso, las percusiones medievales, pero en ambientaciones tiran más por los derroteros de Kinstrife and Blood por ejemplo, haciendo que la primitiva herencia de Burzum fluya con fuerza al adquirir la grandiosa ambientación de mazmorras y ruinas de otrora magníficas fortalezas, para la que utilizan una trompeta real aparte de toda la panoplia de teclados y sintetizaciones de otros instrumentos.

Cantando en su portugués natal al mismo tiempo que usan un dialecto de fantasía épica inventado por ellos mismos (al igual que Shambless), sus voces rasgadas y los coros de voz clara con una participante femenina invitada hacen de juglares o bardos que nos cantan estas historias de ruinas, dioses y guerras.

Esto junto con Summoning, Caladan Brood, Elffor, Kinstrife and Blood y Emyn Muil augura sesiones de fantasía épica sin límites.









jueves, 25 de febrero de 2016

EVIG NATT - I Am Silence





Resultaba extraño que no hubiera reseñado nunca este disco que conozco ya desde hace casi 10 años, pues fue lanzado en el 2007 junto a obras de arte que ya fueron apareciendo en este blog (por ejemplo los soberbios debuts de Kauan y Before the Rain), pero nunca es tarde y vamos con ello ahora que resucité este espacio musical tras un año de ausencia.

El noruego Stein Sund, a quien conozco de Thundra y algún disco de Einherjer, anda también tras este proyecto gótico junto a una vocalista femenina y dos músicos más para encargarse de los elementales instrumentos que él no toca (batería y guitarra), dando un nuevo enfoque al ya clásico Gothic Metal de Noruega con dueto vocal que encumbraron Theatre of Tragedy y Tristania, pero sin sonar a ellos como ya hizo una hornada de ese país en la que estuvieron por ejemplo Trail of Tears.

Sund dota a este álbum de un sonido más vibrante e incluso con cierta influencia liviana del Black Metal que lo distancia de los cimientos básicos de Doom-Death que hubiera tenido cualquier otra banda al uso. Las guitarras tienen así un toque crujiente y los ritmos son más variados que los del habitual grupo al estilo "la bella y la bestia", como decían en los viejos tiempos.
La voz, gutural pero con un tono notablemente rasposo tiene su complemento irresistible en la voz de Kirsten Jorgensen, que luce fabulosamente cuando adopta el deseable cariz lírico con coros de soprano, pero más habitualmente tiene ese deje casi "Pop" de Draconian. Perdonadme esta última apreciación, tan sólo es una opinión mía, una pequeña manía personal que no puedo evitar exponer al estar en mi propio blog.
Añadamos que los teclados de Sund están por encima de la media de calidad que solemos encontrar en grupos del estilo, teniendo muchos sintetizadores etéreos, pianos y hasta la participación de un violonchelista como invitado.
Oíd el tema "My demon" como ejemplo del nivel alcanzado en este álbum, y veréis como todo buen amante del Gothic Metal estará satisfecho de agregar a Evig Natt ("noche eterna" en noruego) a su colección melómana.











viernes, 12 de febrero de 2016

SEVEROTH - Winterfall





Durante esta semana he tenido unos días muy desapacibles en los que el viento sopla sin ningún atisbo de dar tregua, haciendo que uno desee estar tras la calidez de de las ventanas de su hogar. Oyendo buena música a tono con el entorno, por supuesto.

Este proyecto en solitario de un músico ucraniano fusiona de manera efectiva el Black Metal con el Ambient, haciendo que mariden bien al ser Black Metal atmosférico similar a los grupos de corte depresivo bajo la influencia de Burzum, y siendo el Ambient oscuro y frío al mismo tiempo que sugerente y ensoñador.
Se nota, como decía, la inspiración en Burzum pero, al igual que muchas otras bandas, se ha sabido darle calidad propia en vez de imitar al noruego hasta el punto de emular también sus carencias (cosa que también hicieron en su momento otros grupos, todo sea dicho).

Las baterías tienen cierta consistencia hasta que adoptan ritmos más sosegados, como exige el enfoque ambiental del proyecto, y las recias guitarras suenan austeras y sin ornamentos, pero sin olvidarse jamás de transmitir la crudeza de la roca caliza azotada por los vientos afilados del invierno, y sin caer en la monotonía, aunque eso sería discutible para quienes no gusten mucho de los grupos ambientales. Si en esto aporta calidad propia, como antes apunté, también este hombre ha sabido trascender de la mera imitación de la voz de Vikernes, quien en los últimos años admitió que hubiera querido hacer sus discos clásicos con una mejor actuación vocal, y ejecuta los ya conocidos gritos agónicos con mejor soltura.
Los teclados son los adecuados en un trabajo atmosférico, cobrando un sencillo protagonismo cuando los temas desembocan en puro Ambient, siempre desprendiendo ambientaciones de gélido vacío y soledad infinita que a veces se ven realzadas por humildes pianos.

Sus tres largos temas, de más de diez minutos cada uno, dan paso a dos temas puramente instrumentales, siendo uno de ellos una versión Ambient de un tema de Darkthrone que, más allá de la mera curiosidad, no aporta en verdad nada al disco.

Para mí ha sido una de las mejores novedades del pasado 2015, pese a haber sabido de su existencia bastante tarde. Ya iréis viendo con qué otros discos se me ocurrió combinar este CD en sesiones ambientales más oscuras que la noche sin luna.

PD: el link de descarga es un poco engorroso, pero es el único que tengo y a mí me funcionó.









miércoles, 10 de febrero de 2016

AKHENATEN - Incantations Through The Gates Of Irkalla




Aún recuerdo esos lejanos años, cuando me dijeron que Melechesh era Black Metal con sonidos orientales, y me encontré con que esa sonoridad exótica era una mínima expresión de lo que yo me esperaba, y así con otras bandas hasta que en el verano del 2009 me topé de pronto con Al-Namrood y empecé a descubrir que ya iban existiendo grupos con un auténtico enfoque en el folklore de Oriente Próximo.

Ya que Al-Namrood han sido citados, reconozco que son mi banda preferida en ese estilo suyo, pero con sus últimos trabajos no estoy nada satisfecho en cuanto a tareas vocales se refiere, pues llevan dos álbumes ya (uno de ellos del año pasado) en los que ficharon a un vocalista que hace unas voces muy raras en lugar de las rasgadas o semiguturales que uno esperaría y desearía en bandas de esta factura.

Coincidencias de la vida, el reciente año 2015 me quitó el "mal sabor" (entre comillas porque tampoco estuvo mal la cosa) del disco de Al-Namrood con un lanzamiento de un grupo desconocido que sí ejecutaba lo que yo esperaba de los árabes.
Pero, a diferencia de grupos como el ya mencionado o Narjahanamm, no son orientales en origen y resultan ser de Estados Unidos, aunque oyendo el disco nadie lo diría. Se trata del típico dúo con un vocalista y un músico a cargo de todos los instrumentos, ambos provenientes de una banda de Death Metal (Execration), cosa que influye algo en el sonido de Akhenaten.
Sobre todo se nota esto último en la voz, gutural todo el tiempo, y en menor medida en las guitarras, que siguen también parámetros de Black Melódico para implantar en esa arquitectura "metalera" la rica panoplia de ambientaciones orientales de mano de los teclados y sonidos folklóricos. Desconozco si tocan realmente instrumentos tradicionales, pero al no ser revelado supongo que lo más probable es que los reproduzcan con los teclados como ya llevan años haciendo Summoning, pero el caso es que contribuyen a la delectante experiencia de la escucha del CD con sus sonidos de instrumentos de viento y percusión unidos a las acústicas, dando a veces paso a toques más heroicos y grandiosos.

Eligieron estas sonoridades al inspirarse en la civilización mesopotámica, siendo una constante sus mitos y leyendas en las letras de las canciones, aunque el nombre del grupo haya sido claramente egipcio al haber escogido al famoso (y odiado en su época) faraón que luchó contra el politeísmo para implantar el dios solar único. Así como también han dejado un detallito egipcio final al haber escogido el tema "Anubis" de Septic Flesh para versionearlo, con lo que conlleva haberse metido a tocar una canción de semejantes colosos musicales.

Me parece más que disfrutable y recomendable, para evadirse con los dioses babilonios, las poderosas guerras de los asirios y los templos decorados con cerámica esmaltada.