lunes, 13 de octubre de 2014

SVARGA - Spirit Of The Land




Otro buen disco que deja este año sin haberlo esperado. Con otras bandas estoy a la espera, sabiendo de anuncios de nuevo material, vídeos con temas nuevos, adelantos de lo que será la portada, etc... y luego están estos otros, los que sacan el CD a la venta sin que supieras nada, incluso enterándote meses después como es el caso.

Svarga ya son conocidos por mí y aparecen en el blog con su "Symbol of the freedom" de 2003, y tantos años después de ese CD y de un EP de 2004 vuelven con un álbum completo donde siguen tocando Black Sinfónico de pálpitos paganos.
Sus viejos tiempos eran sucios en cuanto a tocar el clásico Black Sinfónico ucraniano con guitarras aceradas y voces reptilianas bajo una densa envoltura de teclados épicos y casi cinemáticos, pero no ha cambiado demasiado la cosa a día de hoy, manteniendo la feral descarga de ritmos rápidos espoleados por guitarras densas y teclados atmosféricos. La manera de tocar la guitarra se ha pulido más, eso sí, notándose que han cogido más gusto por tocar mejor sus instrumentos, pero sin dejar de lado la rudeza y mugre que caracteriza a un disco de barbudos guerreros con hoscas expresiones taciturnas.

La producción suena turbia, incluso más que antes, contrastando con los momentos en que los riffs llegan a lucirse, pero siempre con una buena profusión de teclados que no merman en ninguna canción, haciendo honor a la digna herencia noruega de Emperor.
La voz es algo que me gusta menos actualmente, al haber cambiado las rasgadas propias de lagarto monstruoso por unas más toscas y cascadas, aunque al menos le da el toque rudo que se nota que pretenden con la tónica general del álbum.

Como guindas incluyen dos covers, uno en el que se versionean a sí mismos con un tema de su otro CD, y otro de Temnozor que han hecho tan suyo que crees que estás oyendo aún un tema más del disco.
Si conoces a los viejos Nokturnal Mortum, Lucifugum y Dub Buk ya sabrás lo que contiene este trabajo, y en caso contrario ya tienes un buen repertorio para ir conociendo con calma y cerveza fresca.







domingo, 12 de octubre de 2014

FOLKODIA - Odes From The Past




Recuerdo cuando en el año 2008 escuché por primera vez a Folkearth cuando sacaron su disco "Father of Victory", teniendo ya bastante fama como proyecto internacional de numerosos músicos de países distintos con el Folk-Pagan Metal como objetivo común.
Ese mismo año vio la luz un proyecto nuevo con músicos de Folkearth, que se hizo llamar Folkodia (no se estrujaron mucho los sesos a la hora de bautizar la criatura) y  se dedicó al mismo estilo de su "banda" madre. Pues bien, aprovechando que había oído ya el "grupo" originario, también probé con Folkodia y me llevé mayor deleite inesperadamente.

Folkearth me sonaba poco cohesionado, como un conglomerado de temas distintos que a veces parecían tener poca relación. Era variado sí, pero le faltaba un sentido de la unidad que sí tiene Folkodia, con este debut sólido y homogéneo dentro de su diversidad, porque también incluyen temas más puramente Folk entre otros donde el Pagan Metal adquiere un cierto cariz Black.
Ahí llegamos a otro punto que me convenció, con su mayor carga de agresividad metalera, teniendo bastantes temas en los que aparecen voces rasgadas de Metal Extremo y ritmos belicosos de guerreros aplastando el campo de batalla con incandescente furor.
Entre sus once miembros (sí, once) de procedencia internacional europea tenemos (entre otros) el carisma de la voz femenina de Hildr Valkyrie, el gaitero de Black Jade y dos miembros de Cruachan aportando flauta y violín. Dicho esto último, destaca mucho el prominente aire céltico con respecto a Folkearth y su tono más nórdico, y es algo que han aprovechado bien teniendo a esos músicos con tanto talento en las artes musicales gaélicas.
Si añadimos la profunda voz clara de bardo alternando con dos vocalistas femeninas y uno rasgado, la variedad está a la orden del día en este disco repleto de temas épicos y heroicos de nuestra fascinante tradición europea.

Son muy conocidos, y llevan ya otros cinco discos más (con portadas del artista belga Kris Verwimp en todos ellos), pero no está de más la recomendación a todo amante del folklore metalero de mejor factura.







sábado, 4 de octubre de 2014

BLACK JADE - Warden Of Tol Sirion




Novedad inesperada la que encontré ayer, cuando repasando la trayectoria de algunos músicos me apareció esta banda suiza a la que conocía desde hace años... aunque con un sonido distinto del que ahora muestran, estando ahora en mi opinión en la plenitud de su propuesta blacker de temática épica.

En sus primeros discos tocaban Black Metal con alguna pequeña concesión a elementos ambientales breves, siendo para mi gusto menos gratificantes que sus sinfónicos compatriotas Forsth, pero ahora en pleno 2014 tenemos entre manos un disco con una fórmula más especial que la de aquéllos, al añadir una variedad de temas que pueden ser bastante Folk o atmosféricos, estando ambas facetas muy dignamente conseguidas.

Su Black Metal se nutre mucho de la escuela nórdica aunque sin llegar a extremos de absoluto zumbido de guitarras, pintando con cierta melodía ese guitarreo como piedra caliza filosa y áspera, del mismo modo que la voz rasgada parece atravesada por una esquirla de roca con un tono agresivo parecido al de los holandeses Slechtvalk. Para lograr imbuirse de lleno de la temática Tolkien no recurren al sinfonismo de unos Summoning, echan mano de elementos sencillos pero muy eficaces en su cometido, como teclados suaves y gaitas. Precisamente el gaitero que toca con Black Jade es el mismo que aparece en el proyecto internacional Folkodia, de manera que ya conoceréis su estupenda labor a la hora de usar el Folk como vehículo de épicas sensaciones, y además canta de manera ocasional con una profunda voz pagana. Estas gaitas aparecen en temas concretos, no en todos, del mismo modo que hay otras canciones en las que el elemento que aglutina las pulsaciones atmosféricas es un teclado ambiental que nos regala los oídos al convertirse en las bellas notas del piano.
Agregan un poco de voz femenina en dos temas y ya tenemos desgranado el arsenal del CD, en el que la única pega que le encuentro es el toque moderno que aparece en un tema... pero no arruina un disco magnífico que me ha encantado desde la primera escucha.

Disfrutad del que me parece uno de los mejores discos del año, que ha salido en formato digital únicamente y no podremos conseguir físicamente, una pena.







domingo, 28 de septiembre de 2014

ESTATIC FEAR - Somnium Obmutum




Hará unos 10 años que un amigo me recomendó esta banda austriaca como algo increíble, "para ponerse el traje de cuervo y no parar de volar", me dijo textualmente. Y cuánta razón tuvo, este grupo con sólo dos discos es para mí un referente del Doom Metal más elaborado y onírico.

Llegaron las lluvias otoñales a tierras españolas, llenando el aire de olor a tierra húmeda y pintando de ocre la hojarasca, dándose esa dicotomía de la estación entre el monótono ambiente de nubarrones grises y la preciosa policromía del bosque. Sirva esto como símil musical de la propuesta de Estatic Fear, que marida recios riffs de Doom-Death con bellos elementos neoclásicos y medievales.

Hace años reseñé su segundo CD, "A Sombre Dance", cuando el proyecto quedó relegado a su líder Matthias Kogler en solitario con un buen elenco de músicos invitados, pero aquí por el año 1996 aún era una banda propiamente dicha con cuatro miembros fijos y dos chicas colaborando con voz y flauta.
La fórmula es la misma en ambos álbumes, ese Doom Metal donde la pétrea raíz Doom-Death encuentra melodías gimientes de guitarra y un agradable elenco ambiental con teclados, voces femeninas, flauta e incluso laúd, haciendo que en algunos momentos se parezca a una versión sobria y doomster de Haggard más que a otros grupos de Doom.
En voces se da también esa faceta mutable, con profundas guturales acompañadas por rasgadas blackers (un poco forzadas por momentos), narradas y las mencionadas aportaciones femeninas. El resultado es cuanto menos agradable al otoñal oído, junto con esos toques de flauta, piano, órgano y laúd en interludios atmosféricos o integrados en la propia composición doomie.
Como punto débil, dependiendo de gustos, está la estructura del disco al estar separada en dos temas instrumentales y dos de Metal propiamente dicho. No es el único disco del mundo que contenga una canción de 18 minutos y otra de media hora, claro, pero resulta que perfectamente podrían haber sido divididas cuando nos percatamos de que suelen detenerse y cambiar de dirección tras un lapso de silencio, casi como si nos dijeran que allí acabó realmente la canción y podría haber comenzado otra, tal como sí hicieron en el segundo CD.

Dejando aparte esa minucia, es un disco que hace honor a la estética de su portada con la ruinosa escultura devorada por la humedad y el olvido, disponeos por tanto a catar un buen vino de cosecha similar a Haggard, los antiguos Lacrimas Profundere y Empyrium.







sábado, 20 de septiembre de 2014

SAOR - Aura




Escocia está ahora en los medios por los motivos que ya conocéis de sobra, pues no es éste un blog para comentarlo, pero sí para seguir analizando música, como la de este proyecto escocés que cambió su nombre anterior Àrsaidh para sacar este año su segundo CD bajo el nuevo nombre Saor ("libre" en lengua gaélica).

El otoño ya se barrunta incluso en las meridionales tierras españolas donde vivo, con las primeras lluvias, los días grises ocasionales y el comienzo del celo de los ciervos que atronan los montes con sus potentes bramidos. Este álbum bien podría ser la banda sonora de ese paso a la estación otoñal que ya llega brindando los primeros frutos de madroños, zarzas y majuelos, amaneciendo entre brumas y cantos de aves que pronto nos abandonarán al migrar ante la llegada del frío.

Igual que en el grupo de la anterior reseña, Ifing, aquí se da un buen entendimiento entre las tendencias modernas del Black Metal y la pura atmósfera de toda la vida. Este escocés parte asemejándose al estilo blacker que han legado bandas americanas como Wolves in the Throne Room, e incorporando las melodías de grupos europeos de bella factura, dándose así un disco que sin ser cristalino huye del muro de piedra que suelen formar los grupos más tradicionales con sus turbias producciones, aserrando con guitarras recias que se adornan con buena mano para la melodía y la acústica, repartiendo la batería ritmos entre intrépidos y épicos. Aquí habría venido muy bien una voz rasgada (o casi gutural) poderosa, pero en cambio nos encontramos con una voz tosca que no me acaba de transmitir fiereza mítica, pero es un mal menor en un CD donde todo el resto resulta bastante impecable.
El elenco atmosférico es digno de reseñar, porque además de unos escasos teclados tenemos unas pinceladas de flauta muy de agradecer en un álbum gestado por espíritus celtas, y este músico que compone en solitario cuenta con unos colaboradores aportando acústicas, bodhrán (tambor celta) y viola, con la puntilla de un poco de voz femenina, redondeando así un buen trabajo con todo el poder de la naturaleza septentrional cuando además aparecen los viriles coros de voz clara y profunda.

En resumen me parece un CD que no se excede en modernidad y con un toque Folk muy agradable, de lo mejor de este año.







martes, 16 de septiembre de 2014

IFING - Against This Weald




Esta joven banda estadounidense llega este año con un debut que nos muestra la manera en que el Black Metal actual puede sonar evocador, épico y poderoso, no teniendo siempre que equivaler lo moderno a sabor a plástico, como es también el caso de otros grupos como Saor (que en su momento aparecerá en el blog).

Este dúo elabora un Black Metal tintado de Folk con no pocas reminiscencias a maestros europeos de la épica, como los grandes Moonsorrow, citados muchas veces al hablar de Ifing, pero es inevitable no acordarse de ellos al tener entre manos un disco de base blacker con largas canciones en las que las voces rasposas se ven relevadas por coros limpios y donde los momentos con teclados llegan con el ímpetu de las primeras tormentas del otoño.

Con sólo una intro y dos canciones esto sobrepasa la media hora, para que os hagáis a la idea de su manera de componer, en la que la monotonía está fuera de la fórmula al contar con unas guitarras recias como tronco de pícea que también saben derramar arroyos de melodías con el borboteante toque de Agalloch, esa otra banda estadounidense que brinda a nuestros oídos canciones con el aroma de la resina fresca y la hojarasca húmeda.
La voz con el tono hosco del lecho rocoso del torrente de montaña tiene a su lado coros de voz clara que contribuyen a una bienvenida variedad, junto a los otros elementos ambientales en forma de flauta (unas pinceladas aportadas por el batería) y teclados, siendo éstos sencillos pero con un poder envolvente de bosque de coníferas en pleno invierno.

Piensa en grupos de Black-Folk-Pagan Metal con canciones largas de desarrollo notablemente épico y atmosférico, y al imaginar grupos de ese calado sabrás que Ifing también serán de tu agrado.






lunes, 8 de septiembre de 2014

HAMMERSTORM - The Lonely Wanderer




La era de las comunicaciones se manifiesta aquí en una curiosa colaboración entre dos músicos que no sólo viven en países distintos, sino que además están separados por mares y continentes, siendo este proyecto Hammerstorm el producto de la cooperación entre un australiano y un belga.

Está muy claro el reparto de faenas en esta banda internacional de Black  Metal épico, con el belga Surtur a cargo de las letras y voces, que ejecuta con un registro cercano al agónico tan propio del estilo Black Depresivo del que él proviene, mientras que el australiano Slikver se encarga de todas las labores instrumentales y compositivas.
Llegados a este punto, es para mí muy reseñable que Slikver sea el músico que anda tras Astral Winter, banda de Black Sinfónico que sin duda ejerce una influencia decisiva en Hammerstorm, si bien no es una continuación de ello porque sería absurdo crear otra banda para hacer justo lo mismo. El fuerte despliegue sinfónico se funde con melodías folkies en la gestación de un estilo muy épico y evocador de antiguas tradiciones orales y relatos de héroes solitarios con anónimo autor.

Las voces son despiadas y están cargadas de aullidos guerreros, la batería cabalga con el trueno y las guitarras tienen el filo del acero bien engrasado. Los teclados en cambio no tienen la oscuridad inherente de muchas agrupaciones de Black Sinfónico con inspiración épica, en este álbum de medieval armonía resuenan ecos de Catamenia en sus sintetizadores flotantes y Equilibrium en sus melodías de bosques por los que los rayos de sol se filtran en haces dorados.
Puede resultar poco natural e incluso artificioso para quienes no tengan en grupos así un plato habitual, pero los fervientes seguidores de la fantasía épica van a tener un muy buen trabajo lleno de canciones que no desinflan el conjunto.

Para mi gusto es de los discos que más me han satisfecho del pasado 2013, probad a escucharlo en una misma sesión con Moongates Guardian y os veréis inmerso en una auténtica banda sonora de mares de lanzas y gestas imposibles.







miércoles, 27 de agosto de 2014

RETRIBUTION - Corpus Antichristi Y3K




Me complace decir que uno de mis discos favoritos de este año es español, un debut de una nueva banda resurgida tras las cenizas de otra que ya conocía yo de antemano.
Corría el año 2007 cuando los valencianos Y3K lanzaron su modesto pero resultón CD "Retribution", nombre que han reutilizado para el retorno dos de sus miembros originarios (vocalista y teclista) junto con una nueva formación y sustanciosas reformas y novedades.

Y3K era un grupo de Black Sinfónico, y así sigue siendo en su nueva piel como Retribution, pero con la deseable subida de nivel que ha aportado contar esta vez con un segundo guitarrista, voces femeninas y un enfoque más bombástico.
La estructura blacker se reduce a las reptilianas voces y algunos detalles guitarreros, una base que quedaría muy anodina si no fuera por servir de cimientos a la ampulosa arquitectura sinfónica. No es plato para todo el mundo, pero quien sea seguidor del estilo se encontrará con que hacía años que no surgía un debut sinfónico de estas dimensiones, quizás desde Carach Angren me atrevería a decir.

Así, con un concepto similar al grupo mencionado y la etapa de Dimmu Borgir durante "Spiritual Black Dimensions" y "Puritanical Euphoric Misanthropia", han desarrollado un gran debut lleno de ambientes cinemáticos y espectaculares con los teclados sinfónicos que recrean instrumentos de viento y campanas y el buen hacer vocal, dando más vida al alternar las voces blackers con una vocalista femenina muy lírica y coros en los que aparece ella junto a voces masculinas claras, haciendo de este trabajo una especie de ópera sanguinolenta llena de sexualidad serpentina, un banquete voluptuoso que agradará a quienes disfrutaron de aquel plato fuerte que fue el debut de los franceses Winterburst en el 2012.






domingo, 24 de agosto de 2014

SUFFERING SOULS - Twilight Ripping Souls Apart




Pese a haber sido editado en el año 2000, hasta ahora no había podido escuchar este disco al no ser fácil de conseguir original (aunque hoy sí he encontrado una copia en Discogs) y no haberse filtrado en mp3 hasta hace poco... y menudo disco con el que he topado.

Estos alemanes no son partidarios de ir cambiando en cada lanzamiento, viendo que en sus tres discos siempre han tocado un Black Sinfónico de igual factura, muy furibundo y en las garras de la iconografía demoníaca.
En cualquier caso, este primer trabajo suyo es más mugriento, feroz y desollado por filos oxidados que sus otros dos álbumes, como corresponde a un debut sucio y contenedor de toda la sangre negra original de toda banda blasfema que se tercie, y más si vemos que está al filo de haber sido un disco noventero.
Se podría resumir en que consiste en una deliciosa descarga de guitarras zumbantes y gritos desgarrados en medio de una producción turbia que deja relucir momentos de majestuoso sinfonismo.

La voz no deja más concesión que los gritos rasposos a lo Parnassus, mientras que el aspecto puramente instrumental es levemente más benevolente y permite que haya tramos lentos entre los predominantes asaltos de ira blacker con blast-beats y un intenso riffing que casi apesta a emanaciones pútridas. Los teclados, que no suenan continuamente, son mínimamente generosos y aportan una atmósfera prominente de tinieblas casi palpables que de vez en cuando nos agasaja con melodías señoriales y hasta buenas notas de piano.

He escogido este disco por encajar más idóneamente con mis gustos personales, pero los otros dos son desde luego disfrutables y habrá a quienes gusten más por ser menos sucios y con una producción con menor índice de podredumbre. Quien haya escuchado el primer disco de Maleficentia o los dos CDs de Parnassus ya sabe de antemano qué se encontrará, y quien no lo haya hecho sólo tiene que probar el enlace que adjunto:





miércoles, 20 de agosto de 2014

SUMMUM BONUM - Mors Janua Vitae




Un amigo brasileño del blog me ha recordado no pocas veces hacer una reseña sobre su proyecto musical, y es hora ya de atender a las amables peticiones de tan educado seguidor de este espacio.

Hace unos años hice el análisis de su EP "Um Sonho de Fantasia Nostálgica", donde nuestro amigo Harim Pires se encargaba de todo en solitario, con la consecuente descompensación entre lo elaborado de sus teclados y lo artificioso de guitarras y baterías simuladas sin más remedio por los sintetizadores, pero en esta ocasión debuta al fin en 2012 con un disco completo donde cuenta con instrumentación real.

La colaboración de Robson Freire ha aportado guitarras, bajo y batería para que ya sea un proyecto de Metal propiamente, de modo que ya sí podemos comprobar cómo suenan los sonidos sinfónicos de Summum Bonum sobre una base próxima al Black Sinfónico y el Metal con mucha carga Ambient (o Ambient con regusto Metal, si se prefiere).
Entre guitarrazos sobrios aparecen algunos destellos melódicos e incluso acústicas y algún solo, y las baterías llegan a soltar blast-beats de Black Metal, un gran paso adelante con respecto a la etapa de demos del grupo, pero lo que sigue brillando con luz propia son los teclados como no podía ser menos en un trabajo sinfónico. Destacan a mi entender los pianos con ese gusto por lo clásico que deja notar este hombre, aunque el abanico incluye también órganos y sonidos más etéreos que van muy acordes con la temática metafísica del álbum, que no en vano se titula en latín "La muerte es la puerta a la vida".
La voz es lo único que ha conservado su toque rudo sin pulir, una rasgada basta que se ve acompañada por cánticos claros y voces narradas al estilo de los años 90.

Para ser un álbum debut que da sus primeros pasos y empieza a tomar forma como grupo real de Metal está más que aceptable y digno en su onda al estilo de Fear of Eternity o Lord Agheros, por poner un par de ejemplos.






domingo, 17 de agosto de 2014

ELDERBLOOD - Son Of The Morning




Le toca el turno a un interesante debut del pasado 2013, con una banda ucraniana desconocida en la que dos de sus músicos han pasado por otro grupo más consagrado como lo es Nokturnal Mortum, además de haber colaborado con otros como Munruthel o Khors.

Hacen Black Sinfónico, y ahí acaba la conexión musical con Nokturnal Mortum, porque no tienen que ver con los tintes folklóricos ni con la épica a lo Graveland de aquéllos. Lo suyo es más como pasar por el prisma de hoy día el Black Sinfónico de entre mediados de los 90 y el año 2000, de manera que un sinfonismo muy opulento se encuentra con una forja guitarrera muy trabajada y una producción potente.

En el primer corte ya despliegan toda su caballería sinfónica con unos teclados que no pocas veces emulan el poderoso efecto de trompetas de batalla entre sintetizadores de tan radiante emoción que parecen venir del fuego solar. Y ahí no acaba su buen hacer, como dije antes no descuidan para nada la labor guitarrera y sus riffs blackers destilan un nada desdeñable sabor Thrash que le da más empuje al conjunto guiado por baterías entre rápidas y medios tiempos épicos.
La voz, por su parte, me recuerda personalmente al tono hosco y rudo que imprime el insigne vocalista de Moonspell cuando usa sus tonos rasgados, cosa que da un plus especial si uno gusta del buen hacer del gran Fernando Ribeiro.

Así que no hagáis mucho caso de esas típicas reseñas que comparan el álbum con Dimmu Borgir porque esto es otro material distinto, algo con mayor grandiosidad heroica y ardor guerrero. Dejad que el ímpetu de este álbum salga por vuestros altavoces o auriculares.





viernes, 15 de agosto de 2014

DARKENHÖLD - Echoes From The Stone Keeper




He aquí nuevamente una de esas segundas oportunidades que resultan de lo más provechoso. Segunda oportunidad en tanto que también es el segundo disco de esta banda francesa, tras su debut "A passage to the towers" que me dejó un regusto a indiferencia.

Como acabo de decir, ese primer contacto mío con el disco debut no me granjeó estima hacia el grupo, pero concedí una nueva oportunidad con este segundo álbum de 2012 y la cosa ha cambiado notablemente.
En primer lugar, da gusto encontrar en años recientes bandas con este gusto por lo medieval y usando pinturas para la portada y artwork, en medio de la tendencia actual a las modernuras y el photoshop; en efecto se inspiran claramente en la Edad Media y sus imponentes castillos como siempre han dejado inferir, de modo que la música es un Black Metal alejado de las modas de hoy día, al mismo tiempo que no se estancan y no temen imbuir su estilo blacker de toques de Metal más clásico.

Si habéis leído algo anteriormente, habréis visto decir que tienen un uso muy prominente de los teclados... yo estoy en desacuerdo y lo matizo. Si bien es cierto que echan mano de exhalaciones sinfónicas muy a tono con su temática de viejas piedras y fortificaciones recias, no aparecen en todo momento y son las guitarras quienes llevan el peso de las composiciones, quedando los sintetizadores en un papel similar al de los húngaros Sear Bliss. Cuando éstos hacen acto de presencia se agradece mucho, porque su neblinosa consistencia profundiza más en el concepto medieval, y además cuenta con unas pocas guitarras acústicas para dar otra pincelada de antiguos días de reinos ganados con sangre y acero.
Los viejos discos de Abigor, Satyricon y Emperor serían otros buenos ejemplos a los que recurrir, pero teniendo en cuenta que Darkenhöld no están tan confinados en ese Black Metal nórdico de los 90 y rodean con una producción razonablemente decente su repertorio de riffs no exentos de melodías y ritmos armoniosos junto al deseable caos de blastbeats y trémolos.  Tal vez es la voz el elemento más blacker, con el tono muy rasposo que le da su vocalista Cervantes, quien por cierto tiene un seudónimo muy atractivo para un español como yo.

Además del enlace y de un vídeo con el disco completo, os adelanto que dentro de un mes tendrán un tercer CD con el título "Castellum", habrá que estar atentos...






domingo, 10 de agosto de 2014

SHAMBLESS - Irke Ranefas




Este proyecto búlgaro a cargo de un músico en solitario va ya por su cuarto disco, editado en 2013, siendo uno de esos casos en los que el producto mejora notablemente en cada edición. Normalmente me gustan más los primeros discos de los grupos por aquello de que contienen su mejor esencia, pero existe el caso de bandas que empiezan dejando que desear y pulen su estilo en sus últimos trabajos, como así ha sido con Shambless.

Ya en su anterior "Menra eneidalen" consiguieron por fin dar forma consistente a su música de fantasía épica con raíces en el estilo Black Sinfónico, pero ahora lo han definido aún más con este nuevo álbum, haciendo que tenga mejor sabor como el vino o licor envejecido en sus barricas.

Para empezar, el aspecto heredado del Black Sinfónico late con más fuerza ahora, administrando momentos de trémolos y guitarrazos más intensos e incluso baterías más potentes y rápidas en ocasiones, de manera que la comparación con Summoning se distancia (si bien nunca fueron emuladores del dúo austriaco).
Los teclados de corte heroico y épico fluyen acorde a la inspiración élfica de las letras, escritas en un idioma inventado en un gran alarde de creatividad, yendo desde los sonidos casi folklóricos a las tonadas de reluciente triunfalismo, porque si algo caracteriza a esta banda es que no rezuman la oscuridad medieval de otros grupos similares y se prefiere una atmósfera más luminosa y espléndida, dando banda sonora a los inmortales reinos de los elfos.
La voz, como comenté en la reseña de su otro disco hace tres años, es uno de los rasgos que más mejoraron con respecto a sus dos primeros discos. Ahora tenemos un buen abanico de voces extremas, dominando unas rasgadas rudas que ven a veces un toque de variedad con guturales y unas rasgadas blackers más agudas que nunca había utilizado antes este señor (parecidas a las rasgadas de Swallow the sun, por ejemplo). Por si fuera poco, sigue con sus cánticos de voz clara que convierte esos pasajes en unas importantes pinceladas de cantares de gesta.

Es menester incorporar este CD a sesiones épicas y medievales junto a Elffor, Summoning, Caladan Brood o Morgart. Como muestra dejo la épica canción de 10 minutos que da título al CD, una joyita.







martes, 5 de agosto de 2014

MOONGATES GUARDIAN - Eternal Legend




Si me preguntaran qué disco nuevo me parece el mejor de los que llevo escuchados este año, seguramente diría que el de Septic Flesh, aunque en verdad el que más me gusta escuchar es este primer trabajo completo de la banda rusa Moongates Guardian, el único álbum que tienen entre su panoplia de EPs y singles varios.

Este proyecto sólo existe en el medio digital, de modo que desafortunadamente no puedo hacerme con una copia física de este álbum, proyecto tras el que están los dos músicos de la banda blacker Holdaar (uno a cargo de las voces rasgadas de trasgo y el otro con todos los instrumentos) dejando correr libremente toda su creatividad en torno a la obra de Tolkien.
No se trata meramente de un trabajo basado en la fórmula magistral de Summoning, fuente de la que beben obviamente, sino que se recrean mucho más en el aspecto más grandilocuente y espectacular de "El señor de los anillos" al darle un enfoque mucho más sinfónico de ampulosa orientación orquestal.

Estos músicos deben ser muy entusiastas de la trilogía de películas basada en la obra tolkeniana, porque es lo que se desprende de cada una y todas las canciones, desarrollando un ambiente muy cinematográfico con sus sinfonías épicas en torno a la base de Black Metal, haciendo de este álbum una suerte de cruce entre Summoning y grupos de sonidos orquestales como Thulnar y Darkside of Innocence. Las deseables melodías medievales encuentran un refuerzo considerable en los coros majestuosos y los grandiosos teclados, rematando el toque cinemático con samples de las películas, siendo espectadores de la convulsa Tercera Edad del Sol en la Tierra Media, la miseria de Gollum y la destrucción de la obra del señor oscuro.
Desconozco si llegaron a colaborar con alguna orquesta real, dada la falta de información en la red, pero en caso de elaborarlo todo con sintetizadores hay que decir que está todo muy bien trabajado y cuidado, dándose pocos productos tan bien acabados como el que nos ocupa, envuelto a conciencia en el resplandor glorioso de edades muertas, como si de una fabulosa ópera de "El señor de los anillos" se tratara.

Puede pecar de dejar el asunto guitarrero en segundo plano, pero es natural con el punto de vista eminentemente ambiental que tiene. Un trabajo idóneo para sesiones de Black Sinfónico del más épico y medieval junto con Summoning, Caladan Brood, Kinstrife & Brood, Valar o Emyn Muil, o incluso si apetece algo de corte orquestal como Thulnar o Amor e Morte.







domingo, 30 de marzo de 2014

ORKRIST - Reginae Mysterium




Ah, el gran deleite de retomar grupos y discos del cajón del material largo tiempo olvidado. En este caso ha sido doble el placer porque he oído seguidos los dos disco de esta banda eslovaca de tolkeniano nombre (Orcrist es la espada del enano Thorin), ambos de similar factura y nivel, quedándome para la pertinente reseña del blog con este maravilloso debut del año 2002 que rezuma pura fantasía épica.

Partiendo de unos guiones que aúnan metal extremo de regusto blacker con parámetros de metal más clásico conforman un producto final que gustaría tanto a fans de Summoning como de Nightwish, aunque más claramente a los primeros por el espíritu de magia medieval que se respira en cada uno de sus minutos.

En este disco se percibe más la influencia del Black Sinfónico que en el segundo CD, "Grond", con mayor cantidad de voces rasgadas (respaldadas por guturales y narraciones épicas) y momentos de rapidez galopante con guitarras más sajantes, aunque la mayoría de ellas sean más claras y enfocadas hacia la melodía.
Su contrapartida femenina aporta una poderosa voz de soprano al estilo de Nightwish o Epica, comparaciones normalmente fáciles y odiosas pero verídicias en este caso, concediendo un aire de relato élfico muy notorio entre los momentos de oscuridad medieval. Por si no fuera poco, esta buena mujer también sabe tocar la flauta y añade ese toque orgánico y natural que podemos disfrutar en ejemplos como Empyrium, uniéndose a la panoplia de atmósferas y teclados sinfónicos que hacen de este disco algo muy en la línea de Shambless, Valar, Summoning o Rivendell, en ese despliegue de clavicordios, órganos y flautas al mando de las voces rasgadas de troll y las líricas femeninas, invitando a vivir musicalmente el vasto universo de la literatura fantástica de una manera de tal plasticidad.

Los fans de este tipo de grupos épicos y medievales no deberían perder ocasión.








sábado, 29 de marzo de 2014

KORIUM - Do Komnat Vecnej Zimy




Con el sonido de los cascos de un caballo al paso y el reclamo de un azor ( esta bellísima rapaz), introducción medieval donde las haya, da comienzo uno de esos discos donde tres canciones dan mucho de sí (cada una dura alrededor de 15 minutos).

Este álbum del año pasado es el tercer disco real en el haber de este grupo, y digo disco real porque en cuanto a splits, demos y EPs sí que hay una cuantiosa discografía. Ya puestos, también habría que puntualizar que no es realmente un "grupo", más bien proyecto individual de un músico eslovaco que usa su enrevesada lengua natal para gritar agónicamente las tres canciones de tan monumental minutaje.

Hablamos de Black Metal como se podía ya inferir con su oscura portada y el clásico logo intrincado, de un tipo a medio camino entre el Black depresivo y el ambiental (tiene ya tantos vástagos este estilo que proyecta alargadas sombras). Toma del arte depresivo esa opción vocal de gritos de lacerante dolor y el muro de guitarras denso y compacto, muro de cálida carne sanguinolenta y frío acero, y del lado más ambiental ese uso de teclados de medida presencia que no se ramifican en complicadas estructuras y prefieren sonar tan sencillos como oscurísimos, con una densidad en conjunto tan pegajosa como firme.
Dejan escapar estas guitarras zarpazos de disonancia afiladísima, mientras que la batería persiste en machacar continuamente sin decelerar apenas su marcha apabullante.
Como contras, para el que no disfruta de los estilos referidos podrá resultar un disco monótono y lineal, incluso pudiendo aburrir al que no guste del Black Metal a gran escala, pero hay que reconocer cierto grado de hipnotismo para quienes nos atrae esto, cayendo en un trance con toda su cruda intensidad.

Claramente está recomendado para seguidores de este tipo de bandas, ha sido en mi opinión de los mejores lanzamientos del pasado 2013.







lunes, 24 de marzo de 2014

SATARIAL - The Queen Of The Elves' Land




La trayectoria de algunas bandas es como para mirar para otro lado con resignación, bien lo sabemos, sobre todo cuando vemos fotografías actuales en las que salen antiguos músicos de Black Metal ataviados con indumentarias de perpetradores de música electrónica mayoritariamente desafortunada.
Esto es lo que sucede con los rusos Satarial, quienes en sus inicios campaban por las sendas del Black Metal más hostil hacia el cristianismo y afín a los cultos paganos.

Este disco es como si la música de sus compatriotas Stribog hubiera sido editada en los años 90, teniendo con este disco de 1998 en común ese Black Metal con gritos feroces, generosas voces femeninas y el toque fascinante de la flauta.
Ya desde el comienzo, tras esos samples de viento y el lóbrego ulular del cárabo, se ven las directrices a seguir durante todo el disco con un Black casi sinfónico, todo muy pagano y folclórico.
Las guitarras recias y persistentes están engalanadas por teclados de corte épico con no pocas simulaciones de trompetas y parafernalias de batalla, al mismo tiempo que la aguda voz salvaje de su vocalista rasgado encuentra un sólido apoyo en las voces femeninas de marcado estilo eslavo que no hace sino remarcar el regusto pagano que termina de tomar forma con la frecuente aparición de flauta y violín.
Por cada canción hay una instrumental haciendo de interludio hasta el siguiente tema, aunque no resulta demasiado inoportuno porque es un álbum bien largo, donde da tiempo de sobra a gozar con los gritos desgarragados entre flautas y danzarines rituales paganos, siendo un trabajo excelente para sentir el calor del combate y la posterior celebración junto a voluptuosas doncellas del bosque y los arroyos, fundiéndose en un único frenesí conductor de tal pasión.
Justamente la palabra pasión es la que usaría para definir este disco, que no tiene la mejor producción y está cargado de ingentes tópicos, pero la pasión y disfrute sincero con el que lo llevan a cabo hace que echemos en falta más de esas dosis hoy día.

Muy recomendado si te gusta el Black Metal con notables efusiones folclóricas y medievales, como bien deja patente el noventero vídeo que dejo como muestra:







viernes, 14 de marzo de 2014

VALKNACHT - Le Sacrifice D'Ymir




Una magnífica portada del maestro Kris Verwimp (de las mejores que le he visto al artista belga) presenta sin rodeos este disco de Black Metal pagano con título sobre el mito del gigante helado Ymir.

A estos canadienses francoparlantes los conocí con su debut de 2009, "When The Might Of The Storm Becomes Mine", que me dejó un muy grato sabor de boca de manera que esperé con ganas a poder catar este tercer trabajo (previo aviso de un amigo y compañero de batalla).

Sus composiciones trabajan esa épica grandiosa y poderosa que hace que merezca la pena fijarse en los grupos recomendados de entre tan copioso repertorio de Pagan Metal como hay a día de hoy, dando corpulencia y vigor a unas guitarras que nacen con el trémolo del Black Metal y confluyendo en melodías variadas y pegadizas que van dirigidas por los clásicos ritmos del Viking Metal que no podían faltar en la fórmula.

Un aspecto que me ha llamado la atención es el uso predominante en esta ocasión de una voz tirando a gutural (pero no cavernosa a lo Death Metal, sino una más propia de guerreros barbudos) frente a las feroces rasgadas blackers. Lo que sí se mantiene es la participación ocasional de flauta real, no simulada con el teclado, que da un punto folklórico muy agradecido sin necesidad de que suene animado en un disco dominantemente bélico y mitológico, junto a la presencia moderada de teclados con aromas épico-medievales que van desde los sonidos ambientales a lo Graveland hasta las simulaciones grandilocuentes de trompetas de guerra.

Será posible que no sea de lo más puntero en el estilo, pero a mí no me cabe duda de que es muy buen álbum para escuchar bebiendo cerveza y cantando canciones salvajes entre rugidos.





lunes, 24 de febrero de 2014

ERED WETHRIN - Tides Of War




Aquí estamos con uno de los mejores discos de lo poco que llevamos de año, buen estreno de una banda de un solo miembro desde Estados Unidos, así que mucho ojo con el grupo del mismo nombre de Suecia.
Seguramente habréis leído muchas comparaciones con Summoning, cosa que era de esperar cuando la gente ve algo con nombre tolkeniano y de estilo épico, al igual que siempre se menta a los mismos grupos cuando se trata de Black Sinfónico aunque no se parezcan en verdad.

Sí es cierto que este CD ha sido editado por Northern Silence Productions, el mismo sello que nos ha brindado discos de Caladan Brood (conciudadanos suyos, por cierto), Emyn Muil y Elffor, grupos con un razonable aire a Summoning, pero con Ered Wethrin no podemos decir que sea el caso.
Lo suyo es guiarnos por los campos hechos cenizas después de la batalla, atravesar valles con cielos plomizos donde los vientos aúllan lúgubres e impregnarnos de la nostalgia de incontables siglos, con un tono más austero en sinfonismo y unas directrices muy guitarreras; digamos que se manejan en algo entre el Black Sinfónico de los 90 y el Black con melodía moderno a lo Woods of Desolation.

Se aventuran incluso con temas en los que los teclados brillan por su ausencia, recayendo siempre el peso de las composiciones en las cuidadas y gimientes guitarras, que resultan melódicas pero no demasiado enrevesadas ni alardeantes, pero cuando aparecen los teclados lo hacen de manera grata y hasta delicada, brillando especialmente en el melancólico y bellísimo tema final en el que los sintetizadores flotan como gasas ligeras sobre unos pocos y sutiles pianos. El fuerte contraste está en lo áspero de la rasgadísima voz de rey de los reptiles que tiene este señor, muy similar a la de Caladan Brood en opinión del que escribe y de más gente, sin olvidar los toques de voz clara a modo de coros.

Es gratísimo ver las nuevas hornadas de grupos épicos que están surgiendo... que no pare la cosa...








sábado, 15 de febrero de 2014

VALQUIRIA - Efímera Malicia Inspiratoria




Una lejana recomendación de hace unos años ha aparecido últimamente en mis sesiones musicales, rescatando así un CD del que me había olvidado tan completamente que ni sabía en qué consistía hasta que di la pertinente escucha... y bien que mereció la pena.

Los fans del Black Sinfónico más sugerente deben estar atentos, porque esta banda argentina es de las que saben crear un relato de voluptuosidad voraz a través de la senda musical.
En el 2005 lanzaron este su único álbum, partiendo de la fragante influencia de unos Cradle of Filth con sus arias al plenilunio y pasándola a través del tamiz de unos esquemas más feroces e impregnados de añosa mugre.

La intro podría ser perfectamente la de algún grupo con ambientaciones y temáticas épicas, cosa que aparece brevemente en alguna canción cuando los teclados adoptan la sonoridad de trompetas de batalla, aunque la fórmula empleada se inclina mucho más por las atmósferas de nocturnidad y efervescencia sanguinolenta, usando unos fragmentos de órgano que rozan el sobresaliente... muy noventero en esencia, con esos interludios que también dejan caer las tristes notas del piano.
Estas arquitecturas góticas las edifican sobre un Black Metal melódico pero rasposo, de guitarras con un mínimo trémolo y distorsión, marcadas por un bajo que se puede percibir (cosa poco habitual en el género) y una batería un tanto ahogada por momentos en la modesta producción.
El toque más rudo reside en la voz, dando vida a las letras en español con un tono muy rasgado y reptiliano que despierta la sed inmortal.

Muy propio si te apetece una sesión con Vampiria, Ancient Ceremony y demás apetitos de colmillos acerados.





sábado, 8 de febrero de 2014

DIAMOND EYED PRINCESS - Pagan Rite




He aquí un disco que todo fan del Black Metal más medieval sabrá apreciar; durante un puñado de años siempre lo he ido rescatando cada cierto tiempo, y ya iba siendo hora de revisarlo en condiciones para mostrarlo como merece.

Este grupo francés procedente de Occitania, provincia que aseguran como atesoradora de los mejores castillos, se ha impregnado bien de su patrimonio histórico para ofrecer una versión muy característica del Black Metal de corte medieval que consigue no parecerse a grupos del mismo estilo. Con una fórmula en la que el Black Metal más crudo es adornado en ocasiones con instrumentación antigua real, este CD del año 2001 es una pequeña joya oculta en las zarzas y canchales del underground.

En principio trabajan con esmero la piedra extraída de la cantera del Black Metal noruego, desatando guitarrazos cortantes y erizados de aceros filosos con baterías como mazazos de mangual, mientras que el rasposo vocalista escupe fuego con sus gritos cargados de considerable tono mugriento.
En esa escuela de Mayhem, Darkthrone y Emperor no concluye el asunto, porque agregan una rica instrumentación tradicional en la que sus músicos están bien formados, usando diversos instrumentos de viento, cuerda y percusión para dar un agradable aire pagano de esa época tan subyugada por el cristianismo. La lástima es que estas partes folclóricas tan bien elaboradas aparecen en cortes instrumentales o al inicio de los temas, cuando lo óptimo en mi opinión habría sido que se integraran más en el árido y yermo contexto blacker; pero de todos modos nos obsequian, a la manera de los viejos Abigor, con detalles en medio de la fiereza blacker como teclados, órganos, acústicas, voz femenina o cánticos de voz clara, además de la magnífica intro de "Black inquisition" con samples de un auto de fe con los gritos y gimoteos de la desesperada condenada y el bullicio del pueblo congregada en torno como si fueran buitres y córvidos con ganas de diversión. Con todo esto, habría sido digno de ver esas giras que hicieron tocando en fortalezas medievales de países europeos como por ejemplo la misma España... eso es ambiente genuino.

A pesar de mi crítica de ser muy heterogéneo a la hora de incluir folk medieval en su ecuación, el CD tiene la cualidad de no parecerse a otros grupos (ni han surgido otros emulándolo), cosa que no es un ardite hoy día.
Para rematar la reseña no veo nada mejor que una frase que ellos mismos escribieron: ¿qué puede ser más cruel que la violencia de la batalla presenciada a través de los inocentes ojos de diamante?






miércoles, 5 de febrero de 2014

AL-NAMROOD - Heen Yadhar Al Ghasq




Coincidencias. En 2012 tuve a Al-Namrood como autores del primer disco nuevo que oí de ese año, y resulta que para 2014 se ha repetido la tesitura con este nuevo lanzamiento que sale a la luz por fin tras un EP que supuso un parco aperitivo.

Me está pareciendo un muy buen continuador de la senda del anterior álbum, aunque en mi opinión no lo iguala.
Pero antes de establecer comparaciones, para aquel que nunca los haya escuchado sería justo empezar por decir que esta banda de Arabia Saudí hace un Black Metal que por fin tiene todo el esplendor oriental que muchos echábamos en falta en los tiempos en los que lo más al estilo era Melechesh y nos sabía a poco (necesito explicar que me gustaban, pero yo me quedaba con ganas de más ambientación oriental).
La verdad es que en estos años han ido surgiendo varios grupos recogiendo su legado tradicional para adornar exóticamente (a nuestros oídos occidentales, claro está) algo tan europeo como el Black Metal, incluso también en el Death Metal, y de entre ellos me quedé con Al-Namrood como claros favoritos por la manera tan redonda de confeccionar esos coloridos telares sobre la aridez blacker de uadis pedregosos y resecos.

La base blacker está bien cimentada, y no sólo eso, por sí misma ya tiene el suficiente empuje, pero además la engalanan con el abigarrado colorido oriental de los bazares repletos de aromas y sonidos tintineantes, gracias a esos teclados que toman el aspecto árabe folclórico del mismo modo que los grupos europeos cuando hacen lo propio con el Folk de su tierra (ya sea céltico, eslavo, nórdico, etcétera), con especial mención en este CD en los ritmos, que tienen mucha más vida que nunca al sonar tan animados y casi frenéticos a veces como en una concurrida celebración llena de vistosas danzarinas.
El punto negativo se lo llevará esta vez el apartado vocal. Siempre han recurrido a distintos vocalistas en sus distintos discos y, si bien acertaron de lleno en el disco de 2012, ahora no me ha convencido tanto el nuevo fichaje. Habrá quien incluso lo prefiera, porque sobre las pocas voces puramente rasgadas del Black Metal domina una voz más tosca que se me antoja con carácter folclórico oriental (no puedo estar seguro sin conocer bien ese mundo), pero que para mi gusto no me gusta tanto como una buena voz raspada como arbustos espinosos del desierto en su garganta.

En total me ha parecido buen disco y tiene bastantes escuchas para disfrutarlo, como tú mismo comprobarás en el enlace que dejo para oírlo completo, además de la descarga.








jueves, 30 de enero de 2014

ABYSSUM - Thy Call




Revisando discos viejos en el carcomido arcón del material olvidado me he reencontrado con este CD de puro sabor noventero de 1998, que bien podría ser un CD de cualquier grupo desconocido de Noruega o Finlandia... pero es de Guatemala ni más ni menos.

Quitando los temas instrumentales nos quedamos con sólo dos canciones reales, aunque de generosa extensión, en las que el Black Sinfónico logra que el Black Metal crudo y sencillo se dé la mano con las atmósferas del Ambient más modesto pero bien conseguido.
Bajo el amparo de una producción brumosa tenemos el clásico zumbido de guitarras blackers caóticas y aserradas que no desprenden ni una floritura, con una voz rasgada igualmente tumefacta y ahogada en ese remolino de herrumbre que nos obsequia con toques de guitarra acústica como concesiones breves a algo hermoso.
Ya en las instrumentales se lucen con los sintetizadores que huelen totalmente a los años noventa, sin olvidar los samples de sonidos de lluvia y truenos a la manera que tanto gustaba antes. En principio rezuman mucho el ambiental legado de los dioses Emperor, aunque al unirse a las guitarras con baterías blackers también hacen volver la vista hacia los polacos Infernum y su música al estilo de columnas de humo negrísimo, dando sólo unas pocas pinceladas de humildes pianos en segundo plano.

Me habría gustado que la batería se percibiera mejor, y que hubiesen llegado a componer al menos otro par de canciones para hacer más redondo un trabajo que podría haber quedado realmente resultón, porque la verdad es que te quedas con ganas de más al acabar de oírlo, pero así son las cosas, y desde luego lo recomiendo a quienes gusten de Emperor, Infernum, Mephistopheles o los Helvete mexicanos.
Al igual que en la reseña anterior, podéis disfrutar del disco completo en Youtube para probar antes de descargarlo:








sábado, 25 de enero de 2014

ELFFOR - From The Throne Of Hate




Nada mejor que un disco de Elffor para continuar con la línea medieval que últimamente he publicado, siendo este grupo vasco muy icónico para mí.
En realidad debería decir que es un "grupo" de un solo músico, Eöl, de quien tenemos la referencia como teclista en Numen, aunque a mí me gusta mucho más este proyecto tan interesante en el que el Ambient oscuro se funde en férrico abrazo con el Black Metal más propenso a las melodías del Medievo.

Para mi gusto personal su culmen está este álbum de 2004 y el posterior "Unblessed Woods" de 2006, un dúo de discos donde está el punto medio perfecto entre ambas facetas antes de acabar cada vez más por sendas Black en tiempos recientes.

Es este CD donde más prominentes son las ambientaciones épicas y casi folclóricas al estilo de los grandes maestros Summoning, pero sin dejar de marcar su personalidad propia, incluyendo muchas partes rápidas de blast-beats en batería y esas guitarras aglutinadas en carga de combate sin pretensiones de elaboración, dejando el peso de las composiciones en las manos enguantadas de acero articulado de los teclados.
Mientras los señores feudales ahogan al pueblo con impuestos, ríen estruendosamente en sus torreones de tapices en paredes y grandes lebreles echados en el suelo, con una banda sonora que perfectamente podría ser la de los teclados de este disco, desde la básica base brumosa a las recreaciones más refinadas de sonoridades medievales de viento y órganos, con los gruñidos hoscos de Eöl dando paso en ocasiones a sus clásicos alaridos de moribundo.

Una sensacional manera de escuchar una magistral combinación de Black Sinfónico de fuerte huella medieval de Summoning, Nazgul, Caladan Brood y compañía con Ambient oscuro que da un punto distinto y más desolador que el de los otros grupos similares.
Maravilloso en esas sesiones en las que te sientes como si estuvieras al lado de la chimenea de piedra con un halcón gerifalte y una espada bastarda al lado, mientras que el invierno no acaba de saciar su voracidad en el exterior. El primer enlace es para oír el disco completo en Youtube, y así comprobarlo de inmediato.








jueves, 16 de enero de 2014

TERRAGON - Chapitre I




Gracias a un certero aviso en los comentarios del blog, estoy ahora escuchando muchas veces en pocos días uno de los mejores discos con los que he topado en muchísimo tiempo, para mi gusto personal.
Este álbum con portada del castillo de Neuschwanstein (al igual que otros grupos, como Forlorn o Mephistopheles) supone un trabajo de Black Sinfónico de buenos aceros saliendo de la forja, de azores en el guante y halcones peregrinos en las alcándaras del castillo, de hidromiel y carne asada para unos pocos privilegiados, de ostentación dorada y miseria hedionda, de terror feudal en el que no se sabe si son más atroces los bárbaros invasores o los propios señores.

Al igual que otros compatriotas suyos franceses, como Astaarth o Noctis, este grupo (que ya no existe tras este único disco de 2004) en solitario con un único músico cultivó un Black Metal muy prolijo en ambientaciones de marcados pálpitos medievales, aunque con un tono más oscuro que los dos ejemplos citados, acercándose a los tiempos del mágico debut de Emperor.

A modo de intro dan comienzo con una breve canción de dos minutos donde se revelan las directrices a seguir en el resto del álbum, acompañando las guitarras prietas y densas con unos teclados mortuorios con la consistencia neblinosa del mítico "In the nightside eclipse", mientras que la voz (que usa siempre el idioma francés) en todo momento es muy rasposa y sin atisbos de griterío, todo muy compacto y poderoso.
En la tercera canción se lucen especialmente, ni más ni menos que 18 minutos en los que introducen los momentos más lentos y atmosféricos del CD, dando cabida a detalles de reluciente punta de acero desnudo como el clavicordio y el órgano, entre la habitual cabalgada nocturna de baterías feroces y agresividad rasgada. También es reseñable el inico de "Vampire", con una intro de teclado especialmente medieval que recuerda a las ambientaciones de Summoning o Elffor, para acabar de esculpir este álbum en la piedra del Medievo.
Lo que no me ha gustado tanto es el último tema, en mi opinión desentona y es una mala manera de cerrar un trabajo que tan bien tallado estaba en la madera de los talleres medievales.

Maravilloso CD para escuchar junto a otras artesanías de orfebrería blacker como Die Saat, Maleficentia, Morgart, Astaarth o Capitollium. Por mi parte, acabo de comprarlo original...








lunes, 13 de enero de 2014

FANGORN - Poems Of Mountains And Forests




Esta demo de 1998 no es otra cosa que la banda (de un solo miembro) austriaca Rivendell con otro nombre, pues así se llamaban hasta tener problemas legales y tener que abandonar el nombre Fangorn.
De todos modos, llega a tener ciertas diferencias que haría que más de un oyente creyera estar oyendo un grupo distinto.

En principio se nota que estamos en la fase-demo inicial de Rivendell cuando el primer corte tras la intro es el mismo con el que empiezan el debut "The ancient glory", pero luego vienen otros temas donde no sólo estriba la diferencia en el sonido sucio y cascado propio de una demo. Si Rivendell tiene trazas de Black Sinfónico, aquí se perciben más, teniendo sus sencillas guitarras un tono más crujiente y una distorsión más enlodada, y la voz es más propia de un trasgo huraño y retraído en su húmeda caverna.
Hablando de voces, este músico en solitario ya cultivó desde un principio la variedad vocal en este estilo lleno de atmósferas épicas y Tolkenianas, añadiendo coros de voz limpia a las rasgadas y semiguturales, un poco como hacen muchas bandas de Viking y Pagan Metal.

Lo que más sufre la producción de demo es la batería, que suena muy cacharrera, especialmente cuando adoptan un ritmo rápido blacker entre la tónica general de ritmos épicos y relajados, de manera que incluso diría que es una batería programada (en Rivendell tuvo que contar con un batería de sesión). Las guitarras no se ven muy afectadas, incluso me gustan así con esa capa de bruma que hasta queda bien en los momentos lentos en los que casi parecen riffs de Doom-Death.
Lo que sí suena bien sin perjudicarle la producción, para mi gusto, son los teclados, que tienen una especial aura de mundo medieval, de bosques donde las rocas cubiertas de musgo y la sombra bajo las coníferas susurran leyendas élficas, con pianos y simulaciones de instrumentos de viento que hacen que nos vistamos de cuero y acero con un halcón en el puño y la otra mano enguantada en el pomo de la espada.

Recomendado tanto si gustan Summoning y Caladan Brood como Falkenbach y Moonsorrow.







jueves, 9 de enero de 2014

DIE SAAT - Der Schlachten Tribut




Da gusto ver que aún se pueden arañar cosas interesantes de hace unos 10 años, como cuando el mes pasado me encontré por casualidad con este disco de unos alemanes a los que no conocía absolutamente de nada, y maravillado he quedado con su sucia agresividad sinfónica y pagana.

Esta obra de atractivo corte medieval apuesta por un Black Metal en el que lo pagano y lo sinfónico fluyen juntos para desembocar en algo muy épico y abrasivo con unos cánones muy de los años 90.
Muy noventero, empezando por una producción tan sucia que casi parece una demo. Pero no imaginéis que por ello se oiga bajo, porque suena potente y esa producción turbia resulta en un crujiente mar de lanzas y escudos listos para sembrar de cadáveres los campos asolados por la voracidad de la guerra.

Usan mucho los teclados, de manera que es algo a medio camino entre el Black Sinfónico y el Pagan Metal, con un estilo de sinfonismo muy en la línea de los antiguos trabajos de bandas ucranianas como Nokturnal Mortum, Lucifugum o Dub Buk con su densa oscuridad de noches rituales, con unos notables toques épicos más triunfales y de lustre medieval como el de sus compatriotas Menhir o los noruegos Ringnevond que colabora a componer unas canciones de héroes y caídos en un contexto de puro acero y fuego.
El sinfonismo se solapa muy bien con los guitarrazos blackers que son conducidos por unas baterías tan apabullantes como épicas cuando el guión exige una mayor carga de ambiente pagano. Será muy guarro para muchos, pero así es el mundo del Black Metal de siempre.
En cuando a voces me tengo que quitar el sombrero, porque atinan tanto en voces extremas como en coros claros a lo pagano. Con las voces rasgadas expulsan mucha rabia sin estridencias colaterales, agregando toques guturales entre el caos de distorsión y epicidad sinfónica, teniendo como excelente complemento la voz clara y profunda de estilo pagano que a veces forma coros guerreros con un aire a tribu germana muy grato. Como pincelada extra hay una vocalista femenina en el tema "Elfentanz", lejos de protagonismos operísticos y con una factura más feérica y delicada, más propia de una atmósfera de legendas susurradas.

De sus otros dos discos sólo he oído temas sueltos, y veo que este disco no sólo es un intermedio por cronología (es el segundo de los tres), porque en lo musical es para mi gusto el álbum que alcanzó un punto óptimo, teniendo más chispa que el debut y más garra que el último disco.







viernes, 3 de enero de 2014

SCHATTENVALD - IV




Tengo una batería de discos del recientemente acabado 2013 pendientes de reseñar, y comenzaré con el nuevo álbum de unos alemanes a los que no conocía de nada, pese a ir ya por el cuarto disco (como bien nos indica el título del mismo antes de que consultemos su discografía).

Con tan oscura portada que nos remite a las edades en brumas del pasado, muestran desde el principio que lo suyo es la crudeza más afilada y erizada de púas, partiendo desde la misma voz que parece salir de una garganta abierta con frío acero.

Este este álbum recipiente de un Black Metal lleno de distorsión acerada y ritmos de frenesí predador, donde llama la atención que no olviden dejar cierto margen para los detalles atmosféricos, del mismo modo que los viejos Abigor se reservaban un pequeño espacio para que los teclados agregaran una pizca de ambientación oscura en medio de esos tormentosos mares de olas cortantes como hojas de espada.
Este dúo bávaro (con ese sencillo reparto de tareas en el que uno de ellos toca todos los instrumentos mientras que el otro se encarga de las voces) sabe darle sentido a las baterías y al muro de guitarras raspantes y crudas, a las que imbuyen cierto sentido de la melodía sin convertirlo en un mero amasijo de distorsiones y gritos salvajes, con esos citados teclados ocasionales que a veces nos regalan con un piano o incluso un clavicordio en un tema, por no hablar del momento atmosférico en la última canción que no esperaba encontrar tras la tempestad del resto del disco.

Escogen su lengua alemana natal para las letras, cosa que da un toque áspero a las voces, aunque tenga el inconveniente de no poder leerlas y conocer sus historias e inspiraciones (cosa que también pasa con mi anterior reseña de Mörker y sus letras en sueco). Si alguien sabe tan sólo lo que significa el nombre de la banda, se lo agradezco de antemano.

Imagina algo así como Praeda, los primerizos Morgul o Lunar Aurora, pero con menos carga sinfónica, y más o menos sabrás lo que te depara este disco que es una buena manera de conocer una banda que lleva desde el 2007 sacando material.







jueves, 2 de enero de 2014

MÖRKER - Höstmakter




En muchas entradas me habréis visto empezar una reseña diciendo que he recuperado discos que en su momento no me gustaron tanto, pero que con el transcurrir del tiempo fueron mucho más de mi agrado. Pues así es ahora mismo, voy a estrenar el nuevo año en el blog con un disco de Black Metal del ya bastante lejano 2008, que oí pocas veces y quedó guardado en el cajón del olvido. Error, una vez más.

Voy a empezar por desbaratar los habituales comentarios populares que comparan esta banda con Dimmu Borgir, porque no es así (como suele suceder). Si bien es cierto que oí una demo en la que sí se parecían notablemente al mágico debut "For all tid" de los noruegos, también es verdad que con su primer disco completo se fueron desmarcando en pos de un sonido más guitarrero y menos respaldado por teclados, un cambio que puede que alcanzara su punto más interesante en este segundo CD hasta la fecha.

Siendo de Suecia, me ha parecido muy acertado que que salieran del Black semi-sinfónico a lo noruego y se decantaran por desarrollar más las guitarras con ese ya famoso estilo sueco que aúna melodía con rudeza filosa. Los teclados quedaron relegados a salir en un contado número de canciones, con papel introductorio o de pasaje más atmosférico, sin dejar de acompañar a las guitarras con las que tan bien se funden, de la misma manera que las pocas acústicas que se dejan oír, teniendo un especial buen gusto a la hora de usar el piano. Estos pianos pueden tal vez ser el único recuerdo noruego que les queda, junto con lo áspero y rasposo de la voz que, lejos de los típicos gritos agudos de bandas suecas, más bien desgarra hielo con un tono similar al de Kampfar por ejemplo.
Es un álbum donde prima la melodía guitarrera que este tipo de grupos hereda bien de su bien conocida escena de Death Metal nacional, de manera que suena cortante y crujiente al mismo tiempo que desgranan melodías que llegan a ser incluso gimientes, muy bien guiados por una batería que no se estanca en los ritmos rápidos y sabe amoldarse al conjunto total.

Imaginad a los Dimmu Borgir de su debut evolucionando hacia algo como el "Soulblight" de Obtained Enslavement hasta acabar en los senderos de unos Siebenbürgen que tiran muchísimo hacia Naglfar. Ahí lo tenéis, recomendado queda.