martes, 5 de agosto de 2014

MOONGATES GUARDIAN - Eternal Legend




Si me preguntaran qué disco nuevo me parece el mejor de los que llevo escuchados este año, seguramente diría que el de Septic Flesh, aunque en verdad el que más me gusta escuchar es este primer trabajo completo de la banda rusa Moongates Guardian, el único álbum que tienen entre su panoplia de EPs y singles varios.

Este proyecto sólo existe en el medio digital, de modo que desafortunadamente no puedo hacerme con una copia física de este álbum, proyecto tras el que están los dos músicos de la banda blacker Holdaar (uno a cargo de las voces rasgadas de trasgo y el otro con todos los instrumentos) dejando correr libremente toda su creatividad en torno a la obra de Tolkien.
No se trata meramente de un trabajo basado en la fórmula magistral de Summoning, fuente de la que beben obviamente, sino que se recrean mucho más en el aspecto más grandilocuente y espectacular de "El señor de los anillos" al darle un enfoque mucho más sinfónico de ampulosa orientación orquestal.

Estos músicos deben ser muy entusiastas de la trilogía de películas basada en la obra tolkeniana, porque es lo que se desprende de cada una y todas las canciones, desarrollando un ambiente muy cinematográfico con sus sinfonías épicas en torno a la base de Black Metal, haciendo de este álbum una suerte de cruce entre Summoning y grupos de sonidos orquestales como Thulnar y Darkside of Innocence. Las deseables melodías medievales encuentran un refuerzo considerable en los coros majestuosos y los grandiosos teclados, rematando el toque cinemático con samples de las películas, siendo espectadores de la convulsa Tercera Edad del Sol en la Tierra Media, la miseria de Gollum y la destrucción de la obra del señor oscuro.
Desconozco si llegaron a colaborar con alguna orquesta real, dada la falta de información en la red, pero en caso de elaborarlo todo con sintetizadores hay que decir que está todo muy bien trabajado y cuidado, dándose pocos productos tan bien acabados como el que nos ocupa, envuelto a conciencia en el resplandor glorioso de edades muertas, como si de una fabulosa ópera de "El señor de los anillos" se tratara.

Puede pecar de dejar el asunto guitarrero en segundo plano, pero es natural con el punto de vista eminentemente ambiental que tiene. Un trabajo idóneo para sesiones de Black Sinfónico del más épico y medieval junto con Summoning, Caladan Brood, Kinstrife & Brood, Valar o Emyn Muil, o incluso si apetece algo de corte orquestal como Thulnar o Amor e Morte.