domingo, 17 de agosto de 2014

ELDERBLOOD - Son Of The Morning




Le toca el turno a un interesante debut del pasado 2013, con una banda ucraniana desconocida en la que dos de sus músicos han pasado por otro grupo más consagrado como lo es Nokturnal Mortum, además de haber colaborado con otros como Munruthel o Khors.

Hacen Black Sinfónico, y ahí acaba la conexión musical con Nokturnal Mortum, porque no tienen que ver con los tintes folklóricos ni con la épica a lo Graveland de aquéllos. Lo suyo es más como pasar por el prisma de hoy día el Black Sinfónico de entre mediados de los 90 y el año 2000, de manera que un sinfonismo muy opulento se encuentra con una forja guitarrera muy trabajada y una producción potente.

En el primer corte ya despliegan toda su caballería sinfónica con unos teclados que no pocas veces emulan el poderoso efecto de trompetas de batalla entre sintetizadores de tan radiante emoción que parecen venir del fuego solar. Y ahí no acaba su buen hacer, como dije antes no descuidan para nada la labor guitarrera y sus riffs blackers destilan un nada desdeñable sabor Thrash que le da más empuje al conjunto guiado por baterías entre rápidas y medios tiempos épicos.
La voz, por su parte, me recuerda personalmente al tono hosco y rudo que imprime el insigne vocalista de Moonspell cuando usa sus tonos rasgados, cosa que da un plus especial si uno gusta del buen hacer del gran Fernando Ribeiro.

Así que no hagáis mucho caso de esas típicas reseñas que comparan el álbum con Dimmu Borgir porque esto es otro material distinto, algo con mayor grandiosidad heroica y ardor guerrero. Dejad que el ímpetu de este álbum salga por vuestros altavoces o auriculares.