domingo, 10 de agosto de 2014

SHAMBLESS - Irke Ranefas




Este proyecto búlgaro a cargo de un músico en solitario va ya por su cuarto disco, editado en 2013, siendo uno de esos casos en los que el producto mejora notablemente en cada edición. Normalmente me gustan más los primeros discos de los grupos por aquello de que contienen su mejor esencia, pero existe el caso de bandas que empiezan dejando que desear y pulen su estilo en sus últimos trabajos, como así ha sido con Shambless.

Ya en su anterior "Menra eneidalen" consiguieron por fin dar forma consistente a su música de fantasía épica con raíces en el estilo Black Sinfónico, pero ahora lo han definido aún más con este nuevo álbum, haciendo que tenga mejor sabor como el vino o licor envejecido en sus barricas.

Para empezar, el aspecto heredado del Black Sinfónico late con más fuerza ahora, administrando momentos de trémolos y guitarrazos más intensos e incluso baterías más potentes y rápidas en ocasiones, de manera que la comparación con Summoning se distancia (si bien nunca fueron emuladores del dúo austriaco).
Los teclados de corte heroico y épico fluyen acorde a la inspiración élfica de las letras, escritas en un idioma inventado en un gran alarde de creatividad, yendo desde los sonidos casi folklóricos a las tonadas de reluciente triunfalismo, porque si algo caracteriza a esta banda es que no rezuman la oscuridad medieval de otros grupos similares y se prefiere una atmósfera más luminosa y espléndida, dando banda sonora a los inmortales reinos de los elfos.
La voz, como comenté en la reseña de su otro disco hace tres años, es uno de los rasgos que más mejoraron con respecto a sus dos primeros discos. Ahora tenemos un buen abanico de voces extremas, dominando unas rasgadas rudas que ven a veces un toque de variedad con guturales y unas rasgadas blackers más agudas que nunca había utilizado antes este señor (parecidas a las rasgadas de Swallow the sun, por ejemplo). Por si fuera poco, sigue con sus cánticos de voz clara que convierte esos pasajes en unas importantes pinceladas de cantares de gesta.

Es menester incorporar este CD a sesiones épicas y medievales junto a Elffor, Summoning, Caladan Brood o Morgart. Como muestra dejo la épica canción de 10 minutos que da título al CD, una joyita.