lunes, 8 de septiembre de 2014

HAMMERSTORM - The Lonely Wanderer




La era de las comunicaciones se manifiesta aquí en una curiosa colaboración entre dos músicos que no sólo viven en países distintos, sino que además están separados por mares y continentes, siendo este proyecto Hammerstorm el producto de la cooperación entre un australiano y un belga.

Está muy claro el reparto de faenas en esta banda internacional de Black  Metal épico, con el belga Surtur a cargo de las letras y voces, que ejecuta con un registro cercano al agónico tan propio del estilo Black Depresivo del que él proviene, mientras que el australiano Slikver se encarga de todas las labores instrumentales y compositivas.
Llegados a este punto, es para mí muy reseñable que Slikver sea el músico que anda tras Astral Winter, banda de Black Sinfónico que sin duda ejerce una influencia decisiva en Hammerstorm, si bien no es una continuación de ello porque sería absurdo crear otra banda para hacer justo lo mismo. El fuerte despliegue sinfónico se funde con melodías folkies en la gestación de un estilo muy épico y evocador de antiguas tradiciones orales y relatos de héroes solitarios con anónimo autor.

Las voces son despiadas y están cargadas de aullidos guerreros, la batería cabalga con el trueno y las guitarras tienen el filo del acero bien engrasado. Los teclados en cambio no tienen la oscuridad inherente de muchas agrupaciones de Black Sinfónico con inspiración épica, en este álbum de medieval armonía resuenan ecos de Catamenia en sus sintetizadores flotantes y Equilibrium en sus melodías de bosques por los que los rayos de sol se filtran en haces dorados.
Puede resultar poco natural e incluso artificioso para quienes no tengan en grupos así un plato habitual, pero los fervientes seguidores de la fantasía épica van a tener un muy buen trabajo lleno de canciones que no desinflan el conjunto.

Para mi gusto es de los discos que más me han satisfecho del pasado 2013, probad a escucharlo en una misma sesión con Moongates Guardian y os veréis inmerso en una auténtica banda sonora de mares de lanzas y gestas imposibles.