sábado, 5 de mayo de 2012

WODENSTHRONE - Curse



Después de la reciente reseña del nuevo álbum de Dark Forest, llegamos a un caso con ciertas similitudes, tratándose nuevamente de un grupo joven que lanza este año un segundo álbum con diferencias con respecto a su debut.
Los ingleses Wodensthrone ya fueron analizados en este blog con su debut "Loss" de 2009, un disco de Black Metal pagano con ingentes dosis atmosféricas que nos traían toda la paleta cromática y olfativa del otoño, ahora con su continuación en "Curse" llegamos a las estribaciones del invierno en toda su crudeza.

Si el debut podríamos considerarlo como una obra dibujada con los pinceles de Negura Bunget o Drudkh, tres años después, diremos que los lápices de Wolves In The Throne Room y October Falls han bosquejado este nuevo disco.

Donde antes había unas guitarras uniformes, ritmos paganos con estallidos de potencia y teclados que de cuando en cuando realzaban el culto a la naturaleza, actualmente la fórmula es más versátil y destaca por la mayor ferocidad y densidad guitarrera, con mayor salvajismo en ritmos que astilla lanzas ensangrentadas directamente en tu pecho. No se olvidan de rebajar la velocidad para adecuarse al deseable ambiente pagano, que no todo es beligerancia y ya he resaltado su versatilidad, desprendiendo unos medios tiempos muy agradables, y sin olvidarse aún de usar teclados de fondo cuando lo consideran oportuno y así conjurando esas imágenes del paso de la guerra sobre los páramos nevados, acrecentadas por los ligeros toques folklóricos (acústicos) que tampoco han abandonado aún.
Su vocalista original ya no está con ellos, por lo que los dos guitarristas han tomado las tareas vocales, así añadiendo inevitablemente un aire de variedad entre rasgadas carniceras, tonos más bajos y barbáricos, y alguna voz clara aislada.

Pensé que los cambios en su sonido me disgustarían, al saber anticipadamente que rebajarían la cantidad de teclados mientras que incrementaría la dosis de contundencia, pero finalmente debo admitir que es también un muy buen disco a su manera.