sábado, 14 de abril de 2012

A FOREST OF STARS - Opportunistic Thieves of Spring



Recordé que a veces pensaba en hablar de este disco del 2010 que me recomendaron este verano, mencionándome la victoriana indumentaria de sus músicos y el atractivo aspecto de su edición. Y nunca es tarde.
Conocí su debut de 2008 en su momento y no me hizo tilín del todo, pero la orientación de este nuevo disco ya sí me atrae más.

Si su debut era un disco bastante raro, ahora no dejan de serlo, pero lo son menos y han compuesto un álbum más blacker que de primeras me recordó al estilo de Wolves In The Throne Room cuando tocan rápido.
Lo primero que destaca y gusta es la densidad guitarrera, con toques actuales y frescos pero manteniendo unas descargas blackers en toda regla, zumbando lo justo y con un grosor crujiente y apabullante. La batería también se deja seducir por el poder del Black Metal, vigorizando unas partes rápidas llenas de blast-beats, pero lo mejor es que consiguen que, además, las partes lentas también estén muy bien conseguidas y no tienen que envidiar a los buenos grupos de Black Depresivo. Y no se olvidan de esos toques especiales de violín (recordad que su violinista fue escogida por My Dying Bride para su último disco), flauta, acústicas y unos teclados, dando un punto de personalidad pero sin tocar terrenos bizarros, cosa difícil.
Lo que no me gusta tanto personalmente son las voces, unos toscos gruñidos que no desgarran con la mala sangre del Black Metal, aunque no están mal, y lo que sí es verdad que no me gusta nada son las voces robóticas del último tema. Si agregamos unas pocas partes femeninas en el penúltimo tema, ya tenemos todo el cuadro vocal, que no destaca para mí pero tampoco me parece inconveniente en contra.

Te vas a encontrar algo satisfactorio si te gustan cosas del ramo de Wolves In The Throne Room, los Lunar Aurora recientes, Dornenreich, Skagos y demás. Buen camino llevan con este disco de cinco canciones que dura más de una hora.