miércoles, 19 de septiembre de 2012

AVZHIA - The Key Of Throne



Muchas veces he ensalzado la práctica de dar segundas oportunidades a grupos que en su momento no nos gustaron, sobre todo cuando decides probar con algún otro disco de sus discografías y topas con algo más interesante gracias a tu iniciativa de no arrojar esos grupos al vórtice del olvido.

Aún recuerdo cuando hace muchos años me compré el debut del 96 "Dark Emperors" de los mexicanos blackers Avzhia, alentado por comentarios positivos... error, no era tan sinfónico como esperaba y pasó tiempo, mucho tiempo, hasta que probé su último disco "In My Domains" del reciente 2010, que sí me encantó y pude comprarlo totalmente a gusto.
Esa experiencia reciente me ha animado a probar con su disco intermedio, publicado en 2004, y la experiencia ha sido todo un éxito de nuevo.

Realmente hablamos de un disco intermedio, no sólo por las fechas, sino por sonido, que es más importante. Si su debut era un tanto seco y el último disco se vuelca mucho en recrear atmósferas lóbregas, este segundo álbum conserva la aspereza blacker del debut junto con el gusto por los sintetizadores oscuros de su reciente trabajo.
De primeras me ha recordado bastante al espíritu del "The shadowthrone" de Satyricon, es decir, un Black Metal de estructura muy épica pero muy rudo y adusto al mismo tiempo, con los teclados usados de manera muy marcial. Son más sinfónicos que Satyricon y otros grupos por el estilo, pero mantienen la misma esencia blacker y sus teclados no llegan a adoptar refinadas estéticas, se sedimentan en ambientaciones constantes y de grisáceo aliento etéreo como hacían Emperor y compañía; tan sólo resalta frente a esta uniformidad algún momento con piano, pero de todos modos tocado con discreción y sombrío acecho.
En conjunto, con sus sucias guitarras llenas de herrumbre y sus ritmos batalladores, esto está próximo al material visto en los primeros años de Abigor, Behemoth, Godkiller o Forsth, bien marcado por la voz de bestia carroñera de Demogorgon.

Ahora que he repasado los músicos que intervinieron en este disco, veo que es entonces cuando ficharon al teclista que aparece también en "In My Domains", y menudo giro atmosférico consiguieron.
Pero no olvidemos que esto sigue siendo muy blacker, mirad sólo la típica (y sosa) portada, toda una bocanada de aires noventeros en el año 2004.