sábado, 8 de septiembre de 2012

EX DEO - Caligvla



Toca repasar una novedad de este año que no esperaba con especial interés, pero una pertinente escucha en YouTube me hizo decidirme a probar el disco entero.
Normalmente defiendo que la mayoría de grupos muestran su mejor y más genuina esencia en los discos debut, por ser cuando tocan con el corazón lo que ellos desean, aunque siempre hay veces en que un debut es un primer intento y se consigue un segundo álbum más pulido y perfeccionado. Tal es el caso con el segundo disco de los canadienses Ex Deo tras su debut "Romulus" de 2009.

A estas alturas ya es bien conocido que se trata del proyecto paralelo de Maurizio Iacono, vocalista de Kataklysm, explorando una temática romana que parece interesarle mucho a su sangre italiana. Y no está solo, porque se ha traído de su otra banda a los guitarristas y el batería, pero los paralelismos son pocos porque esto es lo que se podría llamar Death Sinfónico o Death Épico para intentar describirlo mejor.

La estructura sobre la que cimentan esas estructuras de anfiteatros, termas y templos es un Death Metal con cierta medida melódica, muchos medios tiempos y momentos de rapidez moderada, pero con un toque pesado y grueso en las guitarras como también pasa con Amon Amarth o los mismos Kataklysm.
Lo que lo hace distinto es el uso de teclados, con un cariz sinfónico que no dirige las composiciones pero siempre está ahí atrás jugando con muchos trasfondos, tanto épicos como triunfales o solemnes. No escatiman en recursos como simulaciones orquestales o sonidos de campanas, aunque lo más abundante son los sintetizadores de aura ambiental.
La voz no es del tipo que más me gusta, una gutural que no busca registros muy bajos y oscuros. Se ha rodeado para estos menesteres de varios invitados conocidos: la nueva vocalista de Tristania, que da un toque de variedad cuando aparece (hay incluso algunos coros), y las pequeñas intervenciones guturales de los vocalistas de Graveworm y Septic Flesh (quien además ha hecho la portada).

Lo dicho, un gran paso adelante con respecto al debut, recomendado para seguidores de material épico que deseen escuchar un Death Metal con los sonidos de la gloria romana bajo las manos del lunático Calígula, en cuyos delirios paranoicos se han inspirado para el concepto del álbum.