lunes, 29 de junio de 2009

NOCTIS - Out Of The Shadow Of Legend


No siempre es buena idea dejarse llevar por el atractivo de una portada a la hora de decidirse a escuchar un disco, puedes descubrir que prometía mucho más de lo encontrado; pero yo por suerte he conocido de esa manera una música acorde con esa portada con ruinas rodeadas por la azulada melancolía de las montañas y las tranquilas aguas.

En realidad no es un álbum propiamente dicho, pues este CD de 2001 contiene las demos “Glorious Times” de 1997 y la también titulada “Out of the shadow of legend” de 1998, cada una de ellas consistente en tres canciones con su intro y su outro, un total de cuarenta y cinco minutos de noventero Black Metal atmosférico con tintes épicos bastante palpables.
Son franceses, pero cualquiera que escuche este álbum podría decir que tiene mucho del sonido nórdico que todos conocemos, con una modesta producción en la que las guitarras suenan algo bajas pero lo suficientemente distorsionadas y blackers. La batería es el primer elemento que delata su inspiración épica y medieval, con ritmos paganos y marciales como los que encontraríamos en el Viking Metal; al igual que los teclados con su sonido similar al de los primerizos grupos sinfónicos noruegos, pero con momentos ciertamente reminiscentes del medievo e incluso partes de flauta por si no tenían bastante con incluir acústicas.

Todo esto nos puede recordar por supuesto a los antiguos discos de bandas como Satyricon o Abigor, pero también aportan un toque pagano extra con las voces. En principo tenemos al clásico vocalista desgarrado y similar a un troll imprecando, pero en ocasiones escuchamos coros limpios a lo pagano que acaban de conferir la atmósfera medieval junto a esos toques de teclados y dispersas flautas.
A mí me habría gustado un poco más de enfásis en las ambientaciones de teclado, y para muchos la producción será floja, pero en conjunto me ha gustado y ya me planteo adquirir el CD.

Otra pieza para tu colección de Black Metal medieval junto con Godkiller, Satyricon, Abigor, Forsth, L’ordre du temple y similares.




domingo, 28 de junio de 2009

ADAGIO - Romantic Serenades


Cambiemos un poco el registro blacker sinfónico del blog por un momento (aunque pienso volver a ello muy rápido), con un disco de Doom Metal que acabo de descubrir ayer mismo y me ha cautivado. Podrían hacerse pasar por europeos sin problemas, pero la verdad es que es una banda brasileña y me muestra una vez más que la escena melancólica de ese país tan fiestero es más que decente.

Un primer vistazo a la preciosa portada (muy a tono con el título), con esa boscosa estampa en la que los colores cálidos nos transmiten sentimientos de nostalgia, nos prepara para suponer que al poner el CD nos encontraremos con un tipo de Doom muy atmosférico y romántico, y desde luego que así es en este debut de 1999 con algunas influencias Gothic pincelan su música.

Las guitarras son muy melódicas como sucede por ejemplo con el álbum “The age of purity” de los italianos Serenades, porque de hecho pienso que lo más similar a este disco sería una mezcla entre ese grupo italiano y los griegos Lethargy; así pues en lugar de riffs pesados como losas (que los hay) lo predominante son unas guitarras ligeras y repletas de dolientes melodías como las que encontraríamos en innumerables grupos europeos, o australianos como Cryptal Darkness (ya sabemos que los grupos doomsters australianos tienen un sonido muy inglés).

Los ritmos lentos priman como es de esperar, aunque haya algunos leves toques de dinamismo Gothic, y por supuesto está profusamente envuelto por un denso velo de teclados que hace que junto a las gimientes guitarras sea el disco toda una oda a la belleza de lo fugaz y efímero.
Normalmente estos teclados adoptan la forma de etéreas ambientaciones, aunque los pianos resaltan mucho cuando hacen acto de aparición, y no hablemos ya del ocasional uso de violín con ese efecto tan maravillosamente apático.
En cuanto a voces, les gusta mucho el dueto entre oscuras guturales y bellas femeninas, para acabar de rematar ese dualismo suyo de dulzura y dolor, y también hay algunas de esas voces narradas propias del Doom Metal.

Resumiendo, un Doom muy atmosférico y melódico ideal para amantes de bandas como Serenades, Lethargy, Cryptal Darkness, Saturnus, My Dying Bride, Celestial Season y demás.


martes, 23 de junio de 2009

MIDGARD - Mystic Journey Through The Ages


Me encanta el Black Sinfónico de Italia, y este álbum es un reciente descubrimiento que añadir a mi repertorio atmosférico italiano junto a bandas como Art Inferno, Lustnotes, Maldoror, Mystical Fullmoon, Fear of Eternity, Presences y Opera IX entre otros.
Es uno de esos misteriosos grupos de los que apenas se sabe algo, y para colmo se disolvieron tras una demo de 1997 y este único disco completo de 1998 que no fue lanzado por ningún sello.

La verdad es que no son tan tremendamente abundantes en teclados como todas esas bandas que he citado, incluso menos que Maldoror, banda que de entrada tampoco tiene teclados omnipresentes, y puestos a comparar diría es que el grupo al que más o menos se parece de todos los nombrados.
No nadan en teclados como decía, lo suyo es una propuesta más agresiva (aunque a la par que melódica) y directa, con rapidísimas guitarras acompañadas por apabullantes baterías a todo trapo y voces rasgadas muy violentas a tono con ello.
De vez en cuando bajan revoluciones y es donde muestran su faceta sinfónica con buenas partes de teclado que incluyen algunas líneas de piano que son de lo mejor del álbum, por lo que las ambientaciones ocultistas y arcanas por suerte no quedan sólo relegadas a las pomposas intros de los temas como puede parecer al empezar a escuchar el disco.

Al ser un álbum con teclados algo más escasos que esos compatriotas suyos mencionados, de primeras pueden parecer menos efectivos a la hora de transmitir místicas sensaciones y pasajes propios de otro mundo, pero sólo hay que escuchar como muestra la melodía de piano que cierra la última canción, que tanto me gusta que me deja siempre con ganas de volver a poner el CD.
En cuanto a voces, arriba comentaba que la rasgada dominante es especialmente feroz, pero no dije que también su vocalista añade algunas guturales y voces narradas para las partes ambientales.

Si conoces el Black Sinfónico italiano de las bandas que he dejado como ejemplo y te gusta el sonido de los 90, ya sabes lo que vas a encontrar aquí, aunque a mí personalmente me hubiese gustado que incluyesen más teclados porque se les daba muy bien. Ahí os lo dejo para que cada uno se forme su opinión.


lunes, 22 de junio de 2009

ZATREON - Ice Maiden


Ya tenía ganas de encontrarme con un buen debut sinfónico de este año en condiciones. He ido encontrándome con nuevas bandas de Black Sinfónico como Esgarioth, Perversus Stigmata o incluso Gothmog (los incluyo con reservas, ya que su uso de teclados no es tan extensivo), pero hasta el momento los que más me han convencido han sido los rusos Astel Oscora y los egipcios Zatreon.
Sí, son egipcios, y a día de hoy sólo conozco de ese país a Odious aparte de esta banda que ahora reseño, y la verdad es que es más que curioso conocer a la versión egipcia de Cradle of Filth tras haber conocido el año pasado a la versión turca (Lost Infinity).

Eso último es más que aclaratorio al imaginarnos el sonido de Zatreon, pero teniendo en cuenta que carecen de la característica velocidad de riffs y baterías de Cradle of Filth, siendo mucho más lentos y góticos que la banda británica.
El año pasado lanzaron un EP, “Hope Fails”, de cuatro canciones que vienen incluidas en este primer trabajo discográfico completo, disco que con una intro y tres temas nuevos junto a los cuatro del EP hace un total de media hora.
Sobre todo en los temas del año pasado es donde muestran su faceta más bombástica con guitarras calmadas y ritmos pausados envueltos por un aura sinfónica que destaca cuando se notan las influencias clásicas, y en el tema “Shattered Dreams” el casi constante piano es una delicia. En cuanto a las canciones nuevas, ahí ya hay algo más de batería contundente y rapidez, pero son más aburridos que los temas viejos a excepción de “Shattered Dreams” con sus pegadizos teclados y la vocalista femenina haciendo coros.

La voz chillona y aguda es mucho más tolerable que la de Dani Filth, como suele pasar con la inmensa mayoría de grupos que imitan el sonido de la banda inglesa, y es que ni siquiera presenta esas estridencias que sí que caracterizan a otros emuladores de COF. Unas pocas voces en off y los citados (aunque escasos) coros femeninos completan el inevitable estilo vocal de grupos de esta índole.

Odious ya me pareció una interesante novedad desde Egipto, y ahora con Zatreon mis expectativas con el inmortal país están muy satisfechas. Y como siempre digo, esto es una opción recomendable frente a los decepcionantes últimos trabajos de ciertos ingleses.


martes, 16 de junio de 2009

THUS DEFILED - Through The Impure Veil Of Dawn


El inminente verano es realmente sofocante, pero unas oportunas tardes nubladas con tímidas descargas de lluvia han podido dibujarme un buen marco para escuchar este disco del que, según sus fans, es uno de los grupos más infravalorados.
Desde luego no alcanzan el reconocimiento de otros grupos ingleses como Hecate Enthroned o Bal-Sagoth, y a ello no ayudó nada la desafortunada manera en que los conocí; la gente compara con Cradle of Filth con demasiada facilidad, y en este caso es que Thus Defiled ni tan siquiera es un grupo sinfónico, por lo que me decidí a escuchar su “Wings of the nightstorms” de 1997 y me decepcionó encontrarme con un disco muy seco en lugar del añejo trabajo sinfónico que esperaba.

Pero este debut de 1995 es otra historia, sigue sin ser Black Sinfónico como a mí me gustaría pero tiene su encanto particular que me ha convencido. Es sabido que los debuts suelen mostrar la cara más dura y/o oscura de las bandas, y aquí no es excepción porque se percibe una notable influencia del Death Metal en comparación con sus posteriores trabajos de Black Metal.
No estoy queriendo decir que sea un sonido brutal y muy contundente por tener parte de Death Metal, es la oscuridad y densidad lo que toman de ese estilo, y también se nota especialmente en el apartado vocal.
Una modesta producción muy típica de los discos de esos años, oscura y añeja, envuelve un disco marcado por la rapidez y medida agresividad que en ocasiones dan paso a momentos más lentos donde muestran sus dotes atmosféricas. Es en esas ocasiones donde suelen aparecer los pocos teclados que hay, del tipo que añaden una difuminada capa de ambiente crepuscularmente helador, y las acústicas también son de su gusto.

La voz es gutural casi todo el tiempo, sólo a veces se torna rasgada como uno espera de un disco de Black Metal, pero la verdad es que personalmente me gusta cómo queda en un disco con este tono, y me recuerda lo mucho que me gustaban las guturales en el debut de Bal-Sagoth.

En fin, no tiene esto nada que ver absolutamente con Cradle of Filth como habéis leído, a veces no sé de dónde sacan los críticos esas comparaciones, pero el caso es que me ha gustado mucho este Black Metal noventero con toques Death y pinceladas atmosféricas de teclados.


domingo, 14 de junio de 2009

POSTNECRUM - PostNecrum


Vuelvo a reseñar una de vuestras recomendaciones. En este caso ha pasado bastante tiempo porque primero escuché el estupendo “Estruendo de legiones” de 2007, que habría sido una interesante opción porque me pareció un álbum muy bueno, pero recientemente he estado con este debut homónimo de 2003. Me ha encantado encontrarme con este buen Black Sinfónico desde México que puedo agregar a mis favoritos de ese país junto a Magan, Darkness of Blood, Lacrimae y Belzabet.

Tras la casi obligada intro de este tipo de grupos nos encontramos con un sonido inevitablemente modesto por tratarse de un disco autoproducido, pero que por suerte no hace que ningún instrumento quede tapado por el resto ni que las voces resuenen por encima. Las guitarras son beligerantes y con resquicios melódicos, con unas percusiones correctas (la producción no puede hacer que suenen más potentes los ritmos); pero uno de los detalles que más me han llamado la atención es, como casi siempre, el excelente trabajo de teclados, pues su teclista Whilhem Samael tiene buen gusto en mi opinión a la hora de aportar teclados que no sean un mero adorno. Órganos, clavicordios y algún que otro piano llevan la voz cantante en el álbum, teniendo así ese encanto de los grupos que no se conforman con emular a los escandinavos en sus ambientaciones.

Las voces (en castellano, por cierto) suponen la otra parte que me ha gustado especialmente. Su vocalista Lord Necrum (nunca dejaremos de ver Lords en el Black Metal) es capaz de proferir unos chillidos agudos en la onda de Cradle of Filth pero sin caer en los matices molestos del pequeño Dani Filth, pero no acaba ahí la cosa porque gran parte de las voces son unas guturales bien enbrutecidas, pareciéndome entonces uno de los mejores vocalistas que he escuchado últimamente; pocas veces me encuentro con un cantante que opte por combinar guturales y esos gritos agudos, y además desenvolviéndose bien con ambas voces. También hay un coro limpio masculino al inicio del tema "Postnecrum", pero sólo en esa canción en concreto.

No sólo me parece de lo mejor que he estado escuchando de México, también de su continente en general, y os recuerdo que su segundo disco “Estruendo de legiones” es también muy recomendable (obviando esa portada que parece de un cómic).


lunes, 8 de junio de 2009

BANN - Æschatologia


Va siendo hora de presentar alguna interesante novedad de este año, porque el 2009 está siendo un poco un poco remolón en comparación con el año pasado (a estas alturas ya tenía unos cuantos favoritos mientras que ahora sólo tengo tres).
Este dúo alemán (con un violinista de sesión y un músico de Ahab como guitarrista solista invitado) tiene un EP del 2006 titulado “Antiochia”, pero yo no sabía de la existencia de estos germanos hasta que los he descubierto con este precioso debut, al igual que os pasará a muchos de vosotros.

Bann me resultó un nombre poco o nada atractivo de primeras, pero la cosa cambia al saber que significa “hechizo” en alemán, y su estilo es catalogado bajo Ambient Black Metal para hacernos una idea rápida. Digo esto último porque es uno de esos grupos difíciles de etiquetar, siendo incluso para muchos lo que podría denominarse Dark Metal; viendo sus intereses podrían hacer buenas migas con los músicos de Empyrium, Enid, Kauan o Empylver, bandas diferentes pero que tienen en común moverse con soltura y acierto entre el Black Metal más atmosférico y sereno, el Doom liviano y los sonidos folklóricos y medievales. Pues así suenan también Bann, pero con unos coqueteos con el Black Sinfónico más acusados que en esos otros grupos.

Es por tanto una música muy relajada y ambiental que de vez en cuando sube revoluciones y toma la forma de un rápido Black Sinfónico que podemos considerar más o menos similar al de grupos como los antiguos Cradle of Filth o The Eternal Blade, pero los que no gustan de esos grupos pueden estar tranquilos porque lo que prima es la serenidad y la atmósfera medieval e incluso clásica.
Los pianos están a la orden del día, toda una delicia que se ve incrementada aún más con la inclusión de un maravilloso violín portador de las melodías más dolientes del álbum, los amantes de grupos con violinista están de enhorabuena porque este CD tiene unos momentos de violín sublimes.
La voz más frecuente es una rasgada aguda que a veces está a caballo entre las voces susurradas y las desgarradas, además de aparecer también rasgadas más estándar y distintas voces narradas y limpias en segundo plano.

Las letras, en alemán y algún párrafo en latín, cuentan hechos como la bula papal de 1418, que condenó la brujería y mandó inquisidores a juzgar las brujas.
Mención especial a la presentación, porque a pesar de que no poseo aún (de momento) el original veo que es un digipack de doce páginas muy atractivo y cuidado, muy a tono con la perturbadora belleza de la música contenida y esas letras que he comentado.
Es lo tuyo si te gustan el tipo de grupos mencionados, porque desde luego hay mucho nivel aquí.



domingo, 7 de junio de 2009

NOCTI VAGUS - Venture In Sombre Passion


No suelo hacerle demasiado caso a este CD de 1998, pese a que hace unos años que tengo el disco original y me ha hecho pasar momentos bastante entretenidos. Este álbum alemán de Black Sinfónico fue lanzado por el sello Solistitium, siendo por tanto compañeros de los aquí reseñados Cryogenic y Forbidden Site, además de otras bandas que también me gustan como Gorbalrog, Autumn Verses, Thy Grief y Tunrida (aunque en menor medida esos dos últimos).

Esos compañeros de discográfica son más o menos una buena referencia para hacernos una idea sobre el Black Sinfónico de los noventa de este disco, que en este caso no está dirigido por el teclado, instrumento que sin duda añade buen paisaje atmosférico pero que cede el protagonismo al zumbido distorsionado de guitarras que domina el sonido de este trabajo.
Baterías rápidas con algunos momentos más decelerados, producción espesa y una voz más bestial que desgarrada constituyen el resto de características básicas de este disco, todo muy típico de momento, hasta que según progresa el álbum comprobamos que agregan unas pinceladas melancólicas que resultan bastante gratificantes a pesar de estar un poco sepultadas en ese caos zumbante y afilado.

En general esas notas tristes provienen de los teclados, por supuesto, que están en segundo plano pero consiguen regalar discretamente bonitas melodías y algún que otro tímido piano. Pero también las voces aportan mucho en este aspecto, con unas voces claras y melancólicas que parecen amargos cánticos, a veces incluso en un tema concreto recuerdan (salvando las distancias) a esas voces profundas y misteriosas que Attila Csihar entonaba en el tema final del infame “De mysteriis dom Sathanas” de Mayhem.
Otros momentos para el recuerdo han sido la envolvente melodía de guitarra en los últimos minutos del disco (un buen regalo de despedida en un disco tan sucio en cuanto a riffs) y las pocas veces en que los teclados quedaban a solas en breves interludios ambientales.

La presentación no está nada mal para tratarse de un disco así, y se ve que tienen fijación con la ventana enrejada de la portada porque aparece en casi todo el artwork (junto a imágenes llenas de velas).
No me parece que sea de lo mejor en su estilo como por ejemplo Gehenna, pero desde luego es mucho más que aceptable para mi gusto y a mí al menos me han conseguido amenizar varias tardes.

miércoles, 3 de junio de 2009

LORD - Behind The Curtain Of Darkness


Este tipiquísimo pero sugerente título nos muestra a unos debutantes Lord, banda francesa que actualmente toca Black-Thrash, pero que comenzó con este debut de 1998 de Black Metal con atmósferas de teclados en la más pura línea noventera. Es uno de los pocos grupos franceses atmosféricos que me quedan por reseñar, al menos de los que yo conozco porque ya me he ido llevando sorpresas de nuestro país vecino estos últimos meses como con Epic y Clair Obscur.

La excelente portada, que nos muestra el castillo francés de Azay-le-Rideau (Valle del Loira), que fue construido en 1518, nos introduce en las historias antiquísimas y lóbregas que cuentan las letras que escribe Countess Hoggsogoth, la teclista femenina (actualmente guitarrista, ya que obviamente dejaron de utilizar teclados) y esposa del guitarrista y vocalista de esta banda, siendo ese matrimonio el alma de Lord. Pero el vocalista le cede a ella mucha más relevancia según leí en una entrevista hace años, y en parte tiene razón porque además de escribir unas buenas letras sobre hechicería, seductoras fatales, luchas y demás horrores del Medievo, aporta el toque especial de las ambientaciones. Sus teclados no es que sean la quintaesencia del Black Sinfónico, pero logran desmarcase de las manidas imitaciones de grupos escandinavos y tienen algo de personalidad; no aparecen de forma omnipresente y normalmente toman la forma de sutiles atmósferas tenebrosas de fondo, pero también adoptan con frecuencia unas sonoridades cortesanas y señoriales que personalmente me encantaron y por eso disfruto mucho de este álbum.

En la entrevista que he mencionado los comparaban con los primeros Gehenna, y estoy de acuerdo por detalles como el sonido de los teclados (como esos momentos en que se asemejan a clavicordios) y el aire añejo, aunque yo también mencionaría a los húngaros Frost, los belgas Avatar y los españoles Ignobilis Mythos por citar unos pocos más. Las guitarras no son un alarde de virtuosismo precisamente, pero tampoco se pasan de sucias y monótonas, siendo por tanto de una rudeza medida al igual que sucede con la batería. La voz en cambio sí que es tosca y más propia de un grupo que se esfuerza por sonar violento y crudo, pues su vocalista tiene una voz rasgada que para mi gusto grita demasiado cuando debería ser más comedida. Por suerte es aceptable y me gusta su toque de repulsión, y también hay unas pocas voces claras a modo de cánticos que encajan bien con la atmósfera.

En definitiva es un disco que no se recrea tanto en fastuosos teclados como otros grupos sinfónicos más grandilocuentes, pero que no obstante consigue transmitir una sutil atmósfera con macabro encanto.

martes, 2 de junio de 2009

ENETH - Baroque Esprit


El año pasado reseñé el disco de L’Ordre du Temple, un muy buen Black Sinfónico con inspiración y atmósfera medieval, y ahora le toca el turno a la banda de la que procede el músico de ese proyecto. Es un hombre bastante creativo con sus trabajos paralelos (de los que yo conozco a Dolcinian y Fourth Monarchy), pero todo empezó con esta banda en la que él ejerce como vocalista y bajista.

Eneth fue la primera banda que crearon estos italianos de la fascinante Venecia, que querían (según afirman en su web) aunar la rudeza y violencia del Black Metal con la dulzura de Venecia, esa bellísima ciudad sobre el agua y envuelta en niebla. Este EP fue lanzado originalmente en 1999, con otra portada que mostraba una bonita imagen veneciana, y yo os ofrezco la reedición de 2004 que incluye un tema extra, “Venetian sunset”. Menos mal que añaden esa canción, porque es un EP brevísimo de dos canciones con su intro y su outro, dejando con ganas de más tras estas tres excelentes canciones.

Después de lo que os comentado sobre su inspiración y su barroco título, puedo asegurar que realmente suenan a eso que pretenden, añadiendo unos inefables teclados de inspiración clásica a esa base blacker con guitarras más o menos sucias, baterías rápidas y voces desgarradas que nos remiten al óxido vocal de Parnassus o Anaon.
Esos teclados son en mi opinión su seña personal, porque sus pianos y simulaciones de instrumentos como el oboe quedan de lo más elegante en contraste con la distorsión de su lado blacker, consiguen de verdad hacernos retroceder hasta el barroco y sus intrigas.

Después, en 2006, lanzaron al fin su debut "Aura Sinfonica", pero se trató de un sonido algo más avant-garde. Mantuvieron sus sensaciones partes de piano, pero no me fascinan demasiado los discos experimentales y prefiero este EP aunque sólo contenga tres temas.
Los grupos nórdicos están bien orgullosos de exhibir su pasado pagano y guerrero, además de sus estampas invernales, así que me parece genial que un grupo italiano haga lo propio con el impresionante paisaje cultural de su país. Sin más, os dejo con este espíritu barroco.




lunes, 1 de junio de 2009

DIABOLICAL MASQUERADE - Ravendusk In My Heart


Hasta ahora tenía como favorito de esta banda sueca su “Nightwork” de 1998, genial álbum de Black Sinfónico de corte Avant-garde, pero he acabado cediendo a los encantos de este debut de 1996, porque “Nigthwork” es muy moderno y un poco bizarro pese a ser el disco donde más se utilizó el sinfonismo de los teclados y al final prefiero este disco con un sonido más orientado al Black atmosférico de siempre (aunque no sea un disco típico del todo).

Es un proyecto, como casi todos sabrán, de Blakkheim (Anders Nyström, el guitarrista de Katatonia), en el que dio rienda suelta a sus inquietudes más blackers que no podía obviamente desarrollar en su banda doomster. Por tanto las guitarras son de primera, podemos esperar el sello de la casa de este gran músico que hace que no suene como otros tantos cientos de grupos, concediendo un toque especial de melodía a la rudeza inherente del Black Metal. Contó con la colaboración de Dan Swanö, y no sólo para producir el CD porque también es el batería de este proyecto (aunque no en este disco en concreto), un punto más a favor si te gustan estos músicos.

Pero pasemos a ese tipo de detalles que tanto me gustan personalmente, porque los teclados añaden un punto etéreo y rebosante de encanto noventero a sus composiciones, pese a tener un papel un tanto secundario. Suelen aparecen realzando las guitarras, o fluyendo junto a éstas con un efecto más que satisfactorio. Así que están en segundo plano pero con excelente resultado, igual que sus pocas acústicas o las tétricas voces en off.
Hablando de voces, no es que Blakkheim sea de los mejores vocalistas de Black Metal, pero su áspera voz es mucho más que aceptable y hasta incluso me gusta más que de la desgarrada voz de Jonas Renkse en “Dance of december souls” de Katatonia; lo que ya no me gusta tanto es la voz Heavy de Dan Swanö que aparece con frecuencia en el tema “Under the Banner of the Sentinel”, algo que en realidad no me debió extrañar si tenemos en cuenta las influencias del Heavy Metal clásico en sus guitarras.

No es entonces un disco con gran ostentación sinfónica, pero atmósfera no le falta para nada y el nivel musical es alto, siendo un disco variado y muy ameno de escuchar. Aquí os dejo con su esencia más noventera en este debut de 1996 repleto de originales melodías (que ha sido reeditado por el sello Peaceville en digipack).