martes, 14 de septiembre de 2010

WODENSTHRONE - Loss



Ahora al llegar el otoño nos vendrá perfectamente un disco así, Black Metal imbuido del espíritu de la naturaleza con uno de los mejores debuts del año pasado.
Hace tiempo que no me destacan grupos ingleses del estilo, pero ahora con bandas nuevas como Fen y estos Wodensthrone parece que la cosa cambiará si se sigue adelante.

Tras la intro con graznidos de grajillas y otros córvidos mayores, la primera canción arranca mostrándonos la gran influencia del Black Metal escandinavo, esas andanadas de guitarras densas y poderosas que sin embargo muestran una suerte de caos ordenado, ya que la atmósfera pasa por el tamiz boscoso ya consolidado por bandas como Drudkh, Wolves In The Throne Room o Negura Bunget, todas de gran popularidad en estos años. Es natural que surjan bandas que toman un estilo en auge, dándose incluso modas, pero en este caso el talento de Wodensthrone hace que se disipen esos espectros.

Los ritmos son los propios de bandas así, pausados en su mayor parte pero no por ello faltos de energía, con un ambiente pagano y de oscuridad de coníferas contrastadas por el cromatismo del bosque caducifolio según descendemos de las alturas.
A esto contribuye mucho el uso de difuminados teclados, en un segundo plano y sin ambición por el poder (excepto en esos estupendos pasajes ambientales), pero con esa efectividad de Negura Bunget cuando emplean sus atmósferas de sintetizador de bosques donde aún moran ancestrales fuerzas que escapan a la comprensión del hombre.
Les gusta el Folk pero sólo lo usan en una instrumental, amén de una lejana flauta en un breve pasaje del sexto tema y las pinceladas acústicas junto a los envolventes riffs. En voces es muy blacker la cosa a excepción de algunas voces claras, con aullidos rasgados a pesar de que los lobos llevan muchísimo tiempo extinguidos en ese país.

Para quien conozca ya bien las bandas nombradas, ya tiene recomendado de inmediato este álbum, y para quien no, pues que se disponga a recorrer las masas forestales septentrionales.