miércoles, 22 de septiembre de 2010

DEVIL-MAY-CARE - AWE


Vuelvo a la madre Rusia para rescatar este disco que forma parte de los no pocos emuladores de Cradle of Filth de tierras eslavas, estando como mejor ejemplo Black Countess y en menor medida otros como Nahemah (no hay que confundirlos con nuestros Nahemah españoles).
De primeras, tiene en efecto este debut de 2003 esas características tan reconocibles del grupo británico: los gritos agudos, rapidez en ritmos y guitarras, voces femeninas y ambientaciones muy góticas de teclados. Así que pasemos entonces a sus toques personales, porque los tienen.

A muchas bandas de este estilo apenas si podemos considerarlas como Black Metal, pero en este caso la etiqueta Black Sinfónico no queda desafortunada, en gran parte porque sus guitarras tienen una distorsión muy crujiente que no podemos pasar por alto. Empiezo por ahí porque es uno de los puntos fuertes del álbum, que cuenta con una pareja de guitarristas que cumple realmente bien, trabajándose buenos riffs, melodías y hasta solos, pero curiosamente de forma muy distorsionada y cortante como comentaba antes.
La batería en cambio ya no es tan blacker, y además es programada, lo que le hace perder puntos. No sólo golpea a ritmo de trueno, y reparte muchos medios tiempos y cadencias pensadas para el mejor despliegue de los sintetizadores, que suenan mucho a los empleados por esas bandas de Gothic Metal potente y con guturales. No faltan entonces los pianos, colchones de teclados de fondo y leves órganos, pero sin ser quienes lleven el mando realmente, más bien como apoyo o complementando los riffs. Aquí tengo que criticar otra cosa que no me gusta, el momento electrónico del tercer tema, que para mí es totalmente prescindible.
El tema de las voces ya quedó comentado en el primer párrafo; el mismo que se encarga de los teclados es quien profiere unas rasgadas muy agudas y penetrantes al estilo de Dani Filth, que parecen pertenecer a alguna especie de pequeño murciélago, y su contrapartida femenina aporta tanto momentos líricos como otros más propios de bandas de Gothic.

También es bueno su siguiente disco de 2007, que tiene mejores coros y unos teclados más fastuosos, pero sólo tiene un guitarrista y se pierde el toque de este debut. Recomendado si te gustan este tipo de bandas como Black Countess o los holandeses Eternal Conspiracy, y otras bandas rusas como Stigmatic Chorus o Crystal Abyss.