sábado, 19 de septiembre de 2009

CATAMENIA - Halls Of Frozen North


Esto apetece mucho en estos días de descenso de las temperaturas, y además ya era hora tras haber puesto un grupo similar y menos conocido como es Black Swan, y tras haberlos citado en reseñas de grupos como Faerghail y Vordven.
De estos finlandeses me interesa especialmente el Black Melódico de sus tres primeros discos, de los que éste es el debut de 1998, y lo posterior ha ido derivando en material que cada vez me interesa menos por gustos personales.

Son el vivo ejemplo de cómo un grupo suele ofrecer lo mismo más o menos disco tras disco, incluso repitiendo el tipo de portada con lobos y nieve, aunque no me parece malo porque siempre será peor que un grupo experimente y ofrezca algo espantosamente distinto a lo que te atraía de su sonido.
En todo caso, este disco en su momento era bastante original, con una forma de usar los teclados inusitada por entonces, unos teclados que se acoplan con las guitarras para crear melodías boreales que nos regalan la fantasía con tardes de enero en el lejano norte salpicado de coníferas en medio de una infinidad nevada.

Pasando a su aspecto como banda de Black Metal, resulta que recaen mucho en la misma fórmula canción tras canción, pues todo el disco consiste en temas cortos a medio tiempo, con una duración media de tres minutos y medio por canción. El resultado es un disco de trece canciones y una outro, casi nada, con la consecuencia de una tremenda irregularidad que nos brinda temas excelentes como “Dreams of winterland” y sus teclados que sugieren realmente el título, o la homónima del álbum con sus nórdicos pianos, por poner sólo un par de ejemplos, juntos a otros tantos temas más insípidos y que no echaríamos de menos.
Esta linealidad queda también patente en la voz, que todo el tiempo es igual, una desgarrada voz muy al estilo de otras tantas bandas de Finlandia.

También me gustaría comentar el agradable uso de acústicas de ciertas canciones, y que las guitarras no son ni crudas ni excesivamente melódicas como para no poder hablar de Black Metal, aunque en todo caso esto es un producto más destinado a los amantes de la melodía que del Black más tradicional.
Lo recomiendo por si alguien conoce otros discos y aún le falta por escuchar su debut. Y, ya que es una banda tan conocida, pues aprovecho para recomendar de nuevo a Black Swan, Faerghail y Vordven.

4 comentarios:

Yldar dijo...

Discazo, junto con el "Eternal Winter's Prophecy" que a mi ver es el mejor. Creo que el declive comenzó cuando se marchó su teclista femenina del grupo.

Bueno, centrándonos, que aprovecho que catamenia es de mis preferidos para hacer una recomendación, en este caso "Oath of Cirion", una one man band poco conocida que tiene únicamente un disco que yo sepa, y donde abundan precisamente los teclados y las orquestaciones. Eso sí, nada que ver con la sensación invernal de Catamenia, es algo más tenebroso, pero ahí queda.

Saludos.

world_doomination dijo...

¡Ah sí! Tengo ese CD original, es del músico de Wyrd con otro tipo más, y se ve que les gusta la fantasía épica oscura y suena bastante a eso.

alexander dijo...

un disco muuuuuuuuuy de extrañar a los fan de catamenia como yo...la agresividad del "morning crimson" se perdio desde el "the time unchained" y que hablar mas de su ultimo "cavalcade" que la verdad dejo mucho que desear...

world_doomination dijo...

Desde luego, han pasado de banda de Black Metal a tener como público a los fans de Death Melódico y el Heavy, como si fuesen dos bandas distintas.