miércoles, 26 de enero de 2011

GRAMARY - Suffocation


Vayamos ahora con un disco finlandés de ese 2008 que tantísimas sorpresas agradables me trajo bajo el brazo. Un debut que tuve que escuchar por tercera vez para cogerle definitivamente el punto, pero mereció la pena.

Ante todo es un disco de Black Metal arrollador y violento, pero combinando interesantemente otros aspectos, tales como unos aires sinfónicos y recuerdos del Black Depresivo y Burzum, lo que lo convierte en un trabajo variado que puede ser hasta un poco pegadizo.

Desde el comienzo queda clara la tendencia furibunda del álbum, que destroza carne supurante con sus guitarrazos erizados de púas y el trueno de acero de la batería. También tiene sus partes más calmadas, en las que aparecen con más brío los momentos sinfónicos, si bien los teclados de este disco están en un segundo plano con respecto a las guitarras y aparecen de cuando en cuando. En todo caso son unos teclados bien empleados, que complementan bien la atmósfera angustiosa con el tibio y agrio olor de la muerte.

Lo que no me gusta mucho es la elección de la voz, que imita con fidelidad los gritos desgañitados de Burzum. Supongo que por la influencia de dicho grupo y de la agonía del Black Depresivo en general, pero no me acaba de cuadrar en un grupo así al igual que cuando también Godkiller y los italianos Nazgul también usan ese tipo de voz en una propuesta musical que no es la habitual para ello.
En todo caso el efecto es muy tortuoso y destripador, y también usan susurros, ese tipo de voces secundarias para subrayar el ambiente que siempre recibo encantado.

Y un breve tema acústico cierra este vórtice de carne muerta arrancada de sus huesos resecos, con una producción que dejará satisfechos a los seguidores del Black Metal más agresivo.