viernes, 23 de abril de 2010

SLARTIBARTFASS - Nordwind


Para volver un poco a las sendas paganas, opto por un disco que oí por pura curiosidad al ver su portada, con esa pintura mostrando una arboleda que aparece ruda y áspera ante nuestros ojos acostumbrados a portadas más luminosas.

Los que ya conozcan al grupo me podrán decir que hubiese podido escoger su segundo disco “Nebelheim”, del que sólo he escuchado temas sueltos, pero aún estoy en proceso de familiarizarme con las obras de esta banda alemana.
Si por las pocas canciones que oí de su segundo álbum de 2007 pude comprobar que hacían ahí un buen Pagan Metal con gaitas, diré que en contraste este debut de 2006 nos ofrece sus primeros pasos de una manera más cruda y sobria, lo habitual en los primeros discos en los que aún falta por pulir su propuesta definitiva.

Pero no quiero decir que me parezca mal, al contrario, porque personalmente me gusta descubrir la cara más tosca de los grupos en sus inicios, y lo que este “Nordwind” ofrece es veinticinco minutos de algo similar a los primerizos Finntroll cuando sonaban más rústicos. La producción no es desde luego algo que aprobarían oyentes exigentes, pues es como una rugosa envoltura de corteza de coníferas, y las canciones duran muy poco, entre tres y cuatro minutos (siendo excepción uno que dura siete minutos), limitando mucho el factor épico.
Aunque no es de todos modos un álbum con esas intenciones épicas, es más bien como una sencilla celebración festiva de campesinos donde suena bastante el acordeón entre esos riffs toscos y sucios, con los típicos teclados haciendo de colchón de agujas de pino, arpa de boca y unos pianos sobrios pero con regusto folklórico que me recuerdan un poco al segundo álbum de Finntroll.
El cántico pagano es la barbárica voz del Viking Metal, sin ningún tipo de añadido de voces limpias, contribuyendo una vez más a la naturaleza primitiva del álbum.

Es un debut con muestras de cierta inmadurez que aún habría de perfeccionarse en futuros discos, pero no deja de tener su punto pegadizo y es accesible, aparte de que a mí me gustan los debuts crudos, así que por mi parte yo he disfrutado de su sabor terroso.

2 comentarios:

Falgarth dijo...

Si, buen debut, sobre todo si lo comparamos con las cosas tan raras que han hecho recientemente.
Un saludo!

world_doomination dijo...

Ah sí, ya leí en tu blog que el último disco es rarito. Me bajaré de una vez por todas el segundo porque tiene buenísima pinta.