miércoles, 14 de abril de 2010

GERNOTSHAGEN - Wintermythen


Para retomar un poco las riendas del paganismo, tenía en mente el segundo disco de 2007 de estos alemanes, una buena muestra de Pagan-Black Metal en el que las voces rasgadas y guturales se alternaban con poderosos coros de profunda voz limpia en un contexto que rozaba el Black Sinfónico por los teclados.
Pero, he aquí los curiosos caminos del azar, hace poco quise probar su debut de 2002 y me ha llegado a gustar más.

Lo que tiene este disco para haberme gustado más es una mayor orientación hacia el Black Metal con teclados, aunque la atmósfera siga siendo eminentemente aromatizada por la fecundidad del bosque.
Hay muchos grupos de Pagan y Viking Metal con notable influencia blacker, pero con este álbum se llega al punto de ser muy cercano al Black de regusto pagano como pasa por ejemplo con el debut de Riger, otro disco pagano muy bien surtido de teclados y con voces blackers al frente.

El ritmo no es el clásico festín de colmillos y garras aceradas del Black Metal, pero sí más que en el clásico tono épico de otros grupos, y es áspero como el aliento de la tundra. Los teclados son una parte importante en su fórmula y son para mí un vínculo con el Black Sinfónico, ya que más que a folklore suena a la oscuridad de Hecate Enthroned (salvando las distancias) y son frecuentes los momentos ambientales de helada soledad y antinatural luz fría, hasta incluso meten algunos pianos, y no faltan efectos como los graznidos de los córvidos.
Con la voz, pues más de lo mismo, manejan una rasgada bastante hostil como el rechinar de icebergs en orillas heladas (cosa que se mantuvo en el segundo álbum) acompañada por guturales, con ocasionales narraciones en off. Sin una sola voz limpia a lo pagano, sólo hay unas pocas femeninas en el segundo tema, y toda la labor vocal recae en estas vocalizaciones lobunas.

Podrá disfrutar de este disco tanto un seguidor de lo pagano como uno de lo blacker sinfónico, pues este trabajo se acerca bastante a esos grupos de Black con teclados como Wolven Ancestry, Svartahrid, Ringnevond o Perished, con el frío que muerde como una espada.