domingo, 14 de noviembre de 2010

FROST - Extreme Loneliness - Fragments


Frost, un nombre de banda bastante indicado para estas fechas de descenso de las temperaturas. Aunque un nombre tipiquísimo tratándose de Black Metal, hasta el punto de que podemos contar hasta siete bandas con el mismo nombre (de las que se tenga constancia, seguro que hay más); y la que nos ocupa es concretamente la banda de Hungría, nación de Sear Bliss, Forest Silence, Bornholm o Mystery.

En este debut de 2001 tenemos un Black Sinfónico que perfectamente podría haberse editado un puñado de años antes; que representa más o menos un punto medio entre lo contundente y lo melódico, aunque con más inclinación hacia esto último.

Las guitarras lucen de vez en cuando el característico trémolo del Black Metal, sobre todo en partes rápidas, pero lo normal son unos potentes riffs machacones y a veces hasta melódicos. Lo mismo pasa con la batería, que irrumpe en blast-beats cuando lo piden los temas, repartiendo también muchos medios tiempos y cediendo ante partes más atmosféricas, habiendo incluso un tema enteramente lento y casi melancólico.
Me los compararon con los Dimmu Borgir de a partir de su tercer disco por los teclados, pero la verdad es que no le veo parecido, porque son más sencillos que los del pomposo grupo noruego en esa etapa. Más bien me recuerdan, por ello y el sonido de guitarras, a los holandeses Liar of Golgotha, manejando unos sintetizadores modestos pero lucidos, que suenan más o menos igual en todos los temas (excepto por detalles del piano inicial de una canción).
Su vocalista hace unas rasgadas algo secas y toscas, pero correctas, con algunos tonos más graves y unos pocos susurros en partes ambientales.

Dura poco más de media hora, pero existe una reedición de 2005 con portada azul y cinco bonus, que alarga más este álbum bien compuesto y producido que puedo recomendar si te gustan Liar of Golgotha o los suecos Ishtar.