martes, 19 de octubre de 2010

DARKWOODS MY BETROTHED - Witch-Hunts


Como podéis ver, me suelo inclinar con pasmosa frecuencia por los primeros álbumes, y raras veces mi disco favorito de una banda es el último que editaron. Pues aquí tenemos un caso así, los dos primeros discos de estos fineses no me acabaron de gustar y en cambio disfruto mucho con su tercera obra de 1998.

Ya sabemos que muchísimos grupos comienzan dando todo para terminar suavizando su sonido en sucesivas entregas, o de golpe sin previo aviso, pero éste es uno de los pocos casos en que sucede lo contrario; tras sus primeros trabajos con voces limpias y tonalidades paganas, se decantaron por el Black Sinfónico para mi deleite.

Pero que esa etiqueta no nos confunda, es uno de esos casos en los que las melodías de teclado no suponen el peso de las composiciones, porque este disco es abrasador y voraz de carne temblorosa. El ritmo es rápido y despedazador cuando nos recibe el primer tema, con momentos concedidos a lo atmosférico, y las guitarras tienen una densidad ígnea sólo atravesada por las voces desgarradas.
Estas voces, por suerte para mi gusto, son rasgadas todo el tiempo y dejaron atrás las voces claras de los otros discos. Tienen el punto raspado adecuado y no gritan, tratando a lo largo de todo el álbum de la caza de brujas, ese tema que es poco original en el estilo (me vienen a la mente Obtained Enslavement y Ceremonial Castings ahora) pero que sin duda encaja perfectamente en discos tan persecutorios que desprenden hechicería con sus sinfonías.
Ya que menciono las sinfonías, los teclados no están en primera línea pero tampoco quedan para nada secundarios, tienen un papel importante realzando la atmósfera de esos tiempos de peligrosa ignorancia. Tanto en este disco como en los anteriores contaron para ello con un teclista de sesión, que lo hizo tan bien que casi me cuesta creer que sea Tuomas Holopainen, el esperpento que anda tras Nightwish.

Ya sólo queda prender las antorchas y prepararse para el olor dulzón de la carne achicharrada, tenlo en cuenta si te gustan los grupos sinfónicos y cañeros de Finlandia como los primeros Alghazanth y Thyrane.