martes, 15 de junio de 2010

VINTERSMESTRE - Kirkkokyrpä


He vuelto a dar con una buena recomendación de los años 90, algo que aún permanecía en las profundidades esperando a que yo lo exhumase debidamente.

Es el debut de 1996 de estos finlandeses, el único material que tienen junto a una demo, cuyo bizarro título viene a significar por lo visto algo como “Polla-iglesia”. Semejante obscenidad tenía que ser perpetrada por un disco de Black Metal, en este caso con sutil soplo sinfónico tras una agresividad que es la nota dominante de todas las canciones.

Así que, nada más empezar el disco, ya nos recibe una sesión violenta, retorcida y enfermiza de Black Sinfónico con teclados muy medidos, donde las partes más a medio tiempo y ambientales están muy distribuidas entre tanta batería esquizoide. Deriva en una fórmula un poco repetitiva, con canciones que siguen un patrón común a lo largo de todo el álbum, cosa que no es demasiado problema si a ti te gusta el estilo.

Hay algunos detalles acústicos que da un toque estupendo a las intros de ciertos temas, y el papel de los teclados es, como estuve diciendo antes, meramente ambiental y sólo hace de cortina de fondo sinfónico, sin sobresalir ni querer lucirse con complicadas melodías. Estos sintetizadores sencillos pero intrigantes tienen un sonido que me recuerdan lejanamente a los que usaban Imprecation (banda de Death Metal oscurísima como pocas) en sus momentos más lóbregos, y en otros momentos a los que caracterizaban a los noruegos Odium. Precisamente me acuerdo de Odium también por la similar propuesta, aunque Vintersemestre son menos apabullantes (en parte por la floja producción) y los teclados son más constantes pese a su sencillez.

La ponzoña vocal la he visto comparada con la voz de Vikernes, pero no me parece del todo una adecuada comparación, ya que es más aguda y chirriante, y no se parece a la voz de Burzum ni a la de los grupos de Black Depresivo. En todo caso tienen en común ser voces agonizantes, y la de Vintersemestre desde luego que vomita las venenosas imprecaciones de las letras.

Es sin duda un buen disco noventero para cuando te apetezca ese tipo de grupos rápidos y cañeros, pero con un cierto sentido de la melodía y trasfondo de teclados.