viernes, 27 de julio de 2012

FALLING LEAVES - Mournful Cry Of A Dying Sun



Volvamos a caminar la senda lena de hojarasca desvaída del Doom Metal con una novedad de este año. Los jordanos Falling Leaves, quienes tras sus inicios centrados en voces femeninas, con su debut entran de lleno en el Doom-Death con guturales y ambientaciones frágiles.

Desde el principio veremos que no tocan un Doom-Death especialmente crudo y pesado, aunque sí que tienen sus guitarras un punto de sucia distorsión que me llama especialmente la atención, también aderezado de marchitas melodías, y unos ritmos con toda la cadencia de la contemplación más nostálgica.
Para las voces en esta ocasión, como ya he dicho al presentarlos, han recurrido acertadamente a las guturales, aunque también cuentan con bastantes voces claras y otras narradas. Su vocalista tiene una gutural con un recuerdo rasposo, al igual que en algunos grupos de Gothic con guturales, y comprobaréis que en algunos temas cambia mucho la voz; eso es porque aparecen tres ilustres invitados en el álbum: los cantantes de Helevorn, Officium Triste y Novembers Doom, cada uno en una canción distinta, aportando sus guturales y voces limpias. Se nota especialmente la poderosa gutural de Officium Triste, y también destaca la voz clara de Helevorn mientras que las guturales de Novembers Doom no se quedan atrás precisamente.

Otros invitados llamativos, porque no termina la gran recepción con los cantantes, son los dos violinistas. Uno de ellos es el que aparece en el primer y el último disco de Draconian, según me cuenta un amigo, y el otro es ni más ni menos que Pete Johansen, a quien conocemos y admiramos por su trabajo en Tristania, Sirenia, Morgul y (sobre todo) The Sins of Thy Beloved; precisamente se luce con momentos de violín en solitario que nos recuerda a los mágicos momentos vividos en el debut de la última banda mencionada. Si unimos estos trágicos toques de violín a los teclados difuminados de fondo ambiental, con toques como esas delicadas lágrimas de piano, recogemos ya todo el melodrama deseado en discos de tanta poesía muerta como el que tenemos entre manos.

 Con una duración razonable y sin hacerse pesado, está más que recomendado a fans de Doom-Death con melodía como Helevorn, Wine From Tears y Chalice of Doom, o incluso grupos como Draconian.

miércoles, 25 de julio de 2012

FAIRYTALE ABUSE - Perversions Of Angel VI



Algunos amigos me suelen decir que yo soy muy de discos debut, y tienen razón, pero siempre encuentro casos de grupos que mejoran con un segundo disco. Tal es el caso de este álbum desde Dinamarca que escuché en su momento (2008) y he vuelto a escucharlo tras una recomendación de las que me dejáis en los comentarios, que toma mejor aspecto tras su incoloro y soso debut "The Spirit Tower" de 2004.

Cuando vi la flamígera y apocalíptica portada y ese logo de corte mucho más propio de Metal Extremo que en el debut, ya me froté las manos pensando que parecía que por fin se centrarían y pulirían más su estilo.
Así fue, imprimieron más fuerza y poderío, y aumentaron y mejoraron la cantidad de teclados.

Pero no nos pongamos a comparar con el debut sin antes comentar qué tocan exactamente, un Black sinfónico entre comillas, que tiene mucho de Death Melódico y de dosificado en cuanto a sinfonismo. Las guitarras tienen a veces regusto blacker, pero en general tienen mucho del potencial deathmetalero europeo, cosa que se ha visto muy beneficiada por la producción potente y directa, aunque no demasiado limpia. Hablando de potencia, la batería ha ganado mucho, golpeando hierro con rapidez del mismo modo que cabalga más comedidamente en las partes de guitarras más machaconas y contundentes.
La voz se amolda a esa dualidad entre fuerza y melodía, alternando rasgadas no chillonas con algunas guturales que hacen que no sea muy lineal a la hora de escupir fuego.
Como dije más arriba, incrementaron la presencia de teclados, aunque siguen sin ser constantes  lo largo de la duración de sus cortes. Pero están bien usados, con razonable variedad y toques como humildes pianos, sinfónicos pero sin altas cotas de ampulosidad, jugando con esas bandas sonoras de huestes celestiales calcinadas y podredumbre de la carne divina.

Con una duración larga pero no excesiva, así irrumpió el segundo disco de los daneses con el que me quitaron el gesto hosco que puse con el debut. Puedes disfrutarlo si te gustan Grand Alchemist, Tyrant o Abyssos, por poner unos pocos ejemplos distintos aunque no se parezcan exactamente.


viernes, 20 de julio de 2012

INBORN SUFFERING - Regression To Nothingness




Llegó una de las novedades que más esperaba de este año, después de llevar leyendo actualizaciones de esta banda francesa desde agosto del año pasado, y de tener paciencia con la calma que se han tomado. Mereció la pena ser paciente, porque los doomsters lo han hecho bien, aprueban con nota.

Nada podrá superar a su maravilloso debut "Wordless Hope" de 2006, pero no han perdido calidad y han lanzado un buen disco de Doom-Death atmosférico amparado por el incipiente sello Solitude Records, que parece proponerse tener bajo sus alas a los grupos destacados de estos tiempos.

Atrás quedaron las sutiles influencias de My Dying Bride, si bien nunca fue una poderosa fuente ni copiaron aspectos, y optan por estructuras más espaciosas y uniformes, siendo uno de esos discos que parecen contener una única canción dividida en capítulos. Por un lado se echa en falta que haya canciones con su propia personalidad, sobre todo porque se te quedan más pegadas al alma, pero no obstante no aburre nada pese a ser un disco que traspasa la hora de duración.
Las guitarras han ganado pesadez y fuerza, teniendo en un tema importantes tonos de Death Metal como pasó también en un tema del debut, pero con más intensidad esta vez, y sin olvidarse de su buena mano para la melodía. En esta ocasión los teclados han quedado relegados a un plano más ambiental y no sobresalen con los momentos de protagonismo del debut, ni siquiera el piano de la canción final se atreve a despuntar, ya que han optado por este enfoque atmosférico, pero por otra parte las voces han agregado mayor dosis de variedad.
Para este álbum el vocalista que han fichado es el de los también franceses Mourning Dawn, con sus gruesas guturales llevando el mando, pero con buena escolta de voces narradas y esos gritos con sensación de lejanía o de estar ahogándose en el mar que popularizaron Anathema y luego Saturnus usaron con buen acierto.

Si te gustan Saturnus y grupos de Doom-Death con trasfondo ambiental, esto te va a gustar mucho. Repito que el debut me gustó mucho más, pero de todos modos esto ya está entre los mejores trabajos doomies del año.


lunes, 9 de julio de 2012

GRAND ALCHEMIST - Disgusting Hedonism



Tras una retrocrítica, toca hoy una novedad de las que no me esperaba. Hay que ver lo que son las cosas, pensaba en subir un día el debut (y hasta hace poco único álbum) de 2002 de esta banda noruega, y me encuentro con que han sacado un segundo disco diez años después.

Hablaremos de Black Sinfónico, pero pasado por el tamiz de la modernidad. Normalmente es algo que me disgustaría mucho, pero he aquí uno de esos casos en los que se hace de manera que sí me complace.
Imaginemos la evolución que acabaron teniendo muchos grupos como Emperor, Dismal Euphony, Lux Occulta o los archiconocidos Dimmu Borgir, bandas que derivaron en sonidos muy progresivos, bizarros o simplemente demasiado sintéticos y artificiosos. Justamente lo que no ha pasado con el grupo que presento, con un par de discos modernos y actuales pero sin pasarse con el sabor a plástico.

Sus nueve canciones desarrollan un Black Sinfónico en el que el Black Metal yo diría que más bien es una influencia, no se parece al concepto clásico del mismo que tenemos, con la contundencia y la melodía siempre en un balance que hace que tengamos un disco muy medido y razonable.
No llevan ese tipo de composiciones donde los teclados tienen el mando, muy abundantes y prominentes, eso sí, pero hacen música construida sobre guitarras en primera instancia y eso es lo que encontraremos en todo momento. Sueltan guitarrazos compactos y robustos, pero sin crudeza ni afilada suciedad, marcados por ese tipo de batería que no se centra en ser muy poderosa ni muy ambiental, y con la cobertura de sintetizadores dando el toque de la casa.
Para los teclados tienen un marcado gusto por los pianos, sin ser de los que imitan a Dimmu Borgir como pasaba con los suecos Apostasy, y otros pasajes sinfónicos con el mencionado toque moderno que no cae en rarezas indeseadas. Al empezar a oírlo pensé que esto sería algo parecido al disco también nuevo de Obscurcis Romancia si pasamos por alto el toque barroco y teatral de aquél, pero se asemeja vagamente en ese aire de grandeza en franca decadencia.
Con las voces son bastante bastos, su vocalista usa ante todo una voz tosca que no es una rasgada blacker propiamente, pero tampoco una gutural a lo Death. A esto le añaden unas pocas voces limpias que no me fastidian mucho por suerte el disco, menos mal que no abusaron.

Ahí lo tienes si te interesa escuchar algo como el mencionado disco de Obscurcis Romancia (repito: no se parece, pero es un referente) o Lux Occulta cuando aún eran disfrutables.




domingo, 8 de julio de 2012

ABIGOR - Supreme Immortal Art



Retomar este disco y haber estado oyéndolo en el coche me ha dado muchas ganas de analizarlo. Mi álbum favorito de este grupo austriaco es el gran "Nachthymnen" de 1995, pero este cuarto trabajo de 1998 es el otro disco que me gusta de la banda y se merece su espacio aquí junto a la reseña del otro.

Quien conozca a Abigor sabe que, lejos de su etapa tan moderna de la actualidad, en sus viejos tiempos tocaban un Black Metal recio, afilado y no exento de atmósferas impregnadas de aromática medieval, tal como pasaba también con Satyricon y Behemoth en sus buenos años de música hecha con el espíritu.

Entre la dilatada discografía de la banda, este álbum resalta para mi gusto por ser donde probaron a usar más los teclados. Bien es cierto que ya incluían alguna parte de teclados en sus primeros trabajos, pero aquí contaron con dos invitados (el músico de Dargaard y la chica de Grabesmond) que contribuyeron a convertir este disco en Black Sinfónico por primera vez en Abigor.

Pero que no haya confusiones, porque no llegó a fraguar en un disco dominado por los teclados, la cosa está más o menos equilibrada y no hagáis caso de las críticas que digan lo contrario.
Siguen tocando un Black Metal lleno de torbellinos de distorsión con la rajada voz de Silenius destrozando el tejido de la consciencia. La batería golpea con blast-beats con mucha frecuencia, cómo no, pero para esta ocasión cuentan con muchos medios tiempos de pesadez en la que caen los zumbantes riffs como grupos de columnas desplomándose a una sola vez, y de cuando en cuando asoman melodías entre ese amasijo de guitarras sucias y puntiagudas.
Complementando todo ello, y no avasallándolo como dicen, están los sinfónicos teclados que normalmente adoptan tonos etéreos como de vórtice del caos, agregando numerosas notas medievales y ese efecto de campanas que tanto gustaba en los años 90.

Lo único que no me gusta en demasía es la producción, que no tiene la potencia de "Nachthymnen" y hace de éste un disco bastante turbio y con la batería algo ahogada, pero por lo demás me parece disfrutable junto con algún disco de Forsth, Astaarth o Fourth Monarchy.


jueves, 5 de julio de 2012

WOTANORDEN - The Hands Of Fate



Repasemos hoy un disco del año pasado, que no será una novedad pero sí algo más reciente que las anteriores entradas, con este álbum que tiene ese tipo de portada de las que me encantan.

Que no os lleve a pensar en algo escandinavo el rollo vikingo que llevan, pues son de Estados Unidos, aunque sin duda consiguen plasmar el furor de los guerreros norteños con su Black Metal teñido de gélidas tonalidades Viking.

Es su tercer álbum desde que debutaran en 2003 con "From the storm come the wolves", y hay una sustancial mejora aunque se eche de menos algún detalle. Anteriormente se quedaban con un sonido bajo y bastante flojo, por lo que han ganado mucho al potenciar una producción con más empuje y rabia, aunque siga siendo sucia y chirriante (cosa que les queda bien, todo sea dicho). Así es como desarrollan un disco muy dinámico que no se relega al medio tiempo Pagan habitual, con momentos más aplastantes pero sin dejar de ser un Black Metal épico y afiladísimo al mismo tiempo, característica favorecida por las filosas y distorsionadas guitarras que van tan a tono con los desgarrados gritos de su vocalista.

La mejor baza de su debut era (para mi gusto) la inclusión de abundantes y majestuosos coros de voz clara a lo vikingo, cosa que ha disminuido mucho en la actualidad, pero aún siguen apareciendo momentos corales para dar la pincelada de saga nórdica que se complementa muy bien con los escasísimos momentos de teclado y las acústicas, para acabar de narrar las hazañas procelosas a través de mares desconocidos y empujados por el aliento helado de los dioses más beligerantes.

Nos queda entonces un disco sucio y de producción enmarañada, pero potente y cargado de agresiva epicidad, que puede gustarte escuchar junto a Nydvind, Woodtemple, Graveland o Enslaved.


martes, 3 de julio de 2012

MISCHOSEN - Magic Miracles And Rhymes



Al fin tengo vacaciones y podré prestar más atención. Hoy no nos remontaremos tanto en el tiempo, sólo iremos hasta 2007 para conocer la demo (que dura cuarenta y seis minutos y casi que lo consideraremos disco) de este proyecto individual de Croacia.

Comentar en breves palabras el tipo de Black Sinfónico que contiene este álbum es tan sencillo como decir que emula claramente a Summoning, y así podría ser reseñado en pocas palabras, pero haremos un análisis más detallado como siempre.

La base es muy simple y minimalista como hacían los austriacos, aunque aquí es más llano aún, con guitarras esquemáticas y unos ritmos lentos y espaciados que plantan el lienzo para dibujar fabulosos paisajes épicos con la sustanciosa cobertura de los teclados sinfónicos.
Los sintetizadores sobre todo suenan con esas características simulaciones de flautas y trompetas que enlazan muy bien con esas percusiones bélicas y de panderos sintetizados, aunque también echan mano de teclados más etéreos que los diferencian de Summoning, si bien las ambientaciones mencionadas anteriormente son más próximas a Valar que al dúo de Austria. Y atención en el tema final, donde nos sorprenderá un bonito piano que no esperábamos.
La voz no resalta demasiado, con un constante tono rasposo de Gollum confinado en su caverna. Esto contrasta con la atmósfera entre melancólica y épica que da un toque de gloria perdida y añoranza por los años dorados.

Concluyendo, es más que aceptable para ser una demo, y más aún con su duración generosa de disco completo. Los que buscan "originalidad" no la van a encontrar, pero interesará mucho a seguidores de estos sonidos de reinos arruinados y epopeyas en el recuerdo.