jueves, 1 de marzo de 2012

AHERUSIA - And The Tides Shall Reveal The Traces



No olvido vuestras sugerencias de discos para analizar en el blog, y aquí estamos con un disco de años recientes. Apadrinados por miembros de Rotting Christ y Septic Flesh (quienes participan mezclando, masterizando y produciendo este disco), incluso con portada de Spiros Antoniou (Septic Flesh) al igual que en álbumes de dichos grupos, llega bien amparado este debut del 2009 de la escena griega.

No empecemos por pensar que se parece mucho a las otras dos bandas ni que será un disco repleto de sinfonismo cinematográfico, ni siquiera hay que hacer mucho caso a la etiqueta de Black Sinfónico que se le suele conceder porque la verdad es que los teclados están relegados a un soporte secundario mientras que las guitarras dirigen el asunto.
Digamos que tienen una base con regusto Black, con teclados ocasionales de fondo muy sutiles, y una ingente dosis folk de mano de la original idea de incluir un instrumento tradicional griego: la lira cretense.

Es tal vez el tema vocal el menos agraciado, con unas sencillas voces ásperas que me recuerdan un poco a las vocalizaciones de Behemoth y alguna que otra voz recitada a modo de narrador de historias. En las guitarras es donde encontraremos el primer atractivo, van más allá de las arremolinadas resonancias blackers y juegan con los riffs de manera flexible y dinámica como tantos otros grupos helenos hacen, al igual que la batería no se queda estancada en el mero martilleo de siempre.
El otro punto fuerte, además de ser la fuente de originalidad tan escasa hoy día (es difícil ser original sin sonar extraño o fuera de lugar), es la aromática presencia en todas las canciones del mediterráneo rasguear de la lira cretense, instrumento similar a un violín que resulta una saludable alternativa a la enorme cantidad de bandas con inclusión de música folk germánica.

Les queda aún camino para tutearse realmente con las grandes bandas helénicas, pero este debut es un muy interesante comienzo y se vislumbra una buena trayectoria si es que hacen algo más después de tres años sin editar nada más.