sábado, 14 de enero de 2012

EVILFEAST - Wintermoon Enchantment



Siguiendo con las entradas de discos de meses recientes, aquí tenemos uno que para mí fue de lo mejor del año pasado en Black Metal. Con un título que evoca tiempos pasados en el estilo (más de uno se acordará de Immortal al leerlo), efectivamente nos encontramos con el tipo de Black del que se hacía en los años 90 y nadie diría de primeras que esto ha sido editado en 2011.

Este proyecto polaco de un solo miembro tiene sus raíces enterradas en el congelado suelo de la tundra de Noruega, y realmente parece por momentos que uno esté oyendo una banda noruega con sus afiladísimas guitarras a lo Darkthrone, voces descarnadas, baterías a todo trapo y momentos de teclados gélidos.
En general sigue las pautas de su predecesor "Lost horizons fo wisdom" de 2008, donde se alargaron considerablemente los temas hacia una media de diez minutos, dando mucha rienda suelta a las partes más ambientales que ya mostraban en el debut. Es así como los momentos furibundos destrozan con una distorsión que parece el zumbido de centenares de demonios alados buscando presas, hasta que las baterías rebajan velocidad para esos incisos (largos muchas veces) donde su faceta más atmosférica nos hiela la respiración mientras resquebraja el grueso hielo sobre el barro.

Este efecto se consigue gracias a su particular maridaje entre filosa distorsión guitarrera y heladores teclados. Éstos no aparecen todo el tiempo, van surgiendo según la atmósfera de las canciones precisa de ellos, y su brumosa sencillez heredada de Emperor transmite todo el rigor del invierno en la Europa del este.
Poco hay que comentar en tema de voces, sencillamente la típica voz macabra del Black noruego que a veces permite que unas pocas voces narradas entren en juego en los momentos ambientales.

Por momentos me ha recordado al magnífico debut "Drep de kristne" de Troll en los momentos rápidos, por lo que es recomendable si te gusta justamente ese disco, además de imaginarte una especie de mezcla entre el segundo disco de Darkthrone, el "Heaven in flames" de Judas Iscariot y el debut de Fear of Eternity.