miércoles, 22 de junio de 2011

BLUT AUS NORD - Ultima Thulée


Que los grupos cambian con el tiempo (a mejor puede ser, pero lo habitual es a peor) es algo casi inevitable, sólo exceptuado por los pocos grupos que permanecen como un monumento megalítico en pie frente a los siglos sin cambiar.

Así vemos las evoluciones (o degradaciones en muchos casos) de grupos como Satyricon, Negura Bunget, Behemoth, Abigor, Primordial, Enslaved y un largo etcétera por el estilo. Pero ninguno de los citados ha hecho lo que los franceses Blut Aus Nord: empezar tocando Black Metal a lo nórdico como todos ellos, luego evolucionar en el enfermizo y retorcido plan de discos como el gran “The work which transform God”, tirar por sendas tan experimentales como polémicas con “MoRT”, y volver sorprendentemente a su estilo originario noventero con “Memoria Vetusta II” en pleno 2009 y nuevamente enrevesar su propuesta en su reciente trabajo.

De todo ese largo viaje, yo escojo justamente el debut de 1995, falto de originalidad y sin el sello personal que crearon, pero lo hacían bien y me gusta, que es lo que me importa. Porque esto que tenemos aquí es sencillamente Black Metal a la manera de los grupos clásicos escandinavos, con baterías un poco ahogadas en la producción y entre las filosas guitarras, que rinden homenaje al título del disco (esa tierra legendaria que en la Edad Media pensaban que estaba en los confines del Norte) con distorsionadas capas de tormentas de nieve en mares gélidos. La voz también se diría de hielo quebrado, respaldada a veces por lejanos cánticos que llegan como ecos, aunque en uno de los dos temas instrumentales su vocalista se luce con místicos cánticos vikingos.
Usan pocos teclados realmente, como pasaba con Enslaved, pero bien colocados al igual que ellos, y son toda una deliciosa sorpresa en el inicio del tema “The plain of Ida” con esa especie de órgano con sonido medieval nórdico, que recuerda a esas ambientaciones de Windir y Ringnevond con la diferencia de que Blut Aus Nord lo bordaron mejor pese a ser franceses.

Si te gustan los grupos que he ido nombrando y aún no conoces a estos franceses, o tan sólo por sus trabajos modernos, aquí vas a tener otra buena pieza, así como el proyecto paralelo del cantante, The Eye (aquí reseñado). Y acabo diciendo que he escogido la portada de su reedición en vinilo del año pasado, que me ha gustado más que la original.