domingo, 31 de enero de 2016

INFECTED - Breathless Kiss on the Lips of Melancholia




A lo largo de los años fui recogiendo en el blog un buen repertorio de bandas turcas, con Black Omen, Episode 13, Lost Infinity o Catafalque, pero hasta la fecha ningún caso de disco de los años 90.
Se podría considerar un poco cogido con pinzas si vemos que el año de edición de este álbum es 1999, pero su sonido es absolutamente noventero, tanto que es una pena que sólo tengan este trabajo junto a un par de EP´s y una demo.

El nombre de la banda no fue un alarde de creatividad precisamente, y encima parece más propio de Death Metal o Black Metal del más crudo y cañero, pero el título del álbum es mucho más claro con el contenido que encontraremos de delicioso Black Sinfónico de aquellos años.
Rehuyen del tópico blacker en las letras sobre anticristianismo y demás para pasar a una dimensión superior en la que llegan a echar mano de los mitos griegos (Lethe, Nepenthe, Nyx, Acheron), y un toque poético para el que incluso usaron un pasaje en francés.

Se sabe que estas letras fueron escritas en 1997, y si así fue también con la música es algo que se nota mucho. Abrigadas por una modesta producción resuenan unas guitarras vibrantes junto a baterías potentes pero sosegadas cuando es necesario, mientras que la voz en cambio suena bastante por encima, desgarrando mucho las letras con un tono muy reptiliano y mugriento.
Su teclista hizo un buen trabajo, sobre todo al agregar unos pianos que no caen en el clásico error de recrear las melodías noruegas, sobre todo las de Dimmu Borgir como hacen tantas bandas. Son unos pianos que bien habrían podido encajar en una fragante banda de doliente romanticismo de Doom Metal, pero también propios del frenesí voluptuoso de estas bandas de Black Sinfónico que beben el vino de la madrugada con labios mortecinos. Para redondear la cuidada atmósfera contaron con dos vocalistas femeninas de sesión, una para las lánguidas narraciones y otra de estilo más lírico.

Me recuerdan un poco a los mexicanos Belzabet, que ya reseñé por aquí hace años, pero en general puedo decir que tienen personalidad propia y no han querido posicionarse claramente en la onda de otros grupos existentes. Disfrutadlo como bien hice yo al descubrirlo hace un par de años.








viernes, 22 de enero de 2016

MIDNIGHT ODYSSEY - Shards of Silver Fade




He aquí uno de los discos más sorprendentes del año pasado, y también uno de los más inusuales.
Este proyecto de Ambient Black Metal está formado por un único músico desde la remota Australia, quien dejó de lado sus otros proyectos para centrarse en Midnight Odyssey tras cuatro años de silencio, y ha llegado de nuevo con esa manera suya tan colosal y pantagruélica de hacer las cosas... con un disco doble que dura algo más de dos horas, pero repartidas en sólo ocho canciones, así que calculad la media de duración de cada una.

Semejante duración titánica da mucha rienda suelta para su estilo tan ambiental de tocar Black Metal, que trasciende de las básicas influencias de Burzum para crear algo enormemente atmosférico que va del ambiente gélido al astral, pasando por extensos parajes oníricos de otro mundo.
Cierto es que puede ser indigesto para muchos oyentes poco acostumbrados, o que directamente no les guste el estilo. A mí personalmente no se me hace pesado y me encanta tenerlo como ensoñadora banda sonora en mi escritorio, pero también he de admitir que veo claramente que tan extenso minutaje da cabida a mucho relleno, y para mi gusto hay pasajes Ambient en los que se estira mucho el sonido y directamente me sobra, pero también habrá quien le parezca bien y se deje llevar por el trance, todo es cuestión de perspectiva.

De lo que no me cabe duda es de que el hombre tiene talento, guste o no lo que hace, y son realmente brillantes los momentos en los que las guitarras zumban con crudeza blacker mientras la voz raspada resuena grave y monstruosa entre vastos horizontes de teclados ambientales con toda la aterradora extensión ignota del cosmos. Llega incluso a parecer en algunos pasajes una especie de Summoning cósmico, pero no me hagáis mucho caso porque esto tiene más que suficiente personalidad como para tener obvios parecidos con otros grupos.
Luego está la gran cantidad de tramos puramente ambientales, otros más acústicos, intercalados por aquellos donde regresa el Metal, pero tintado de curiosas melodías de guitarra y voces claras con sensación de lejanía, y ciertos toques extraños de teclado que no son muy de mi agrado, porque no soy muy aficionado a las experimentaciones raras.

Tómatelo con calma como si te dispusieras a visionar una larga saga cinematográfica, sin olvidar que esto dura dos horazas, y disponte a gozar con sus fabulosas atmósferas con impresionante capacidad para atrapar y transportar a otros lugares. ¿Dónde? Mejor no saberlo.











martes, 19 de enero de 2016

HA LELA - Pabudimas




Imaginad si os preguntan por grupos de Lituania, yo contestaría que conozco pocos, la verdad, pero esos pocos me satisfacen sobremanera.
Tal es el caso de Poccolus, de quienes ya reseñé su disco del 96 hace mucho tiempo, y de esta otra banda relacionada por tener algún que otro músico en común.

Editado en el año 1998, este "Pabudimas" ("Despertar" en lituano) presenta un Pagan-Folk con cierta influencia blacker, que más adelante iremos comprendiendo según desgranemos sus elementos, y ese sonido esperable en un disco de esos años, producido con esa opacidad analógica que tanto me gusta personalmente.

Incluyen una variopinta representación de instrumentos folk de su tierra, bien empleados y muy de agradecer para que conozcamos lo que puede ofrecer al Metal la cultura de ese país tan poco usual en la escena, tales como flautas, pandero, arpa de boca y el gusli, ese tradicional instrumento de cuerda que también aparecía en Poccolus y resulta ser interpretado por la misma mujer (tristemente fallecida hace unos años) en ambas bandas. El lado más folklórico y pagano también se manifiesta en las voces, añadiendo a las toscas voces extremas bastantes coros recios y voces femeninas.
El gusli no es lo único en común con Poccolus, también en este álbum aparece el mismo guitarrista y teclista, haciendo que sea inevitable el parecido en atmósferas y se noten reminiscencias del Black Metal noventero e imbuido de momentos sinfónicos de aquel grupo.
Aunque sea un grupo más Folk y pagano que la otra banda de referencia, resulta ser un trabajo que no tiene mucho que ver con el tono colorido y tejido abigarradamente de otras formaciones del estilo, pues es más sombrío y mágico, allí donde se cuentan espeluznantes relatos a la chimenea de inviernos duros y largos.

Siento haber mencionado tanto a Poccolus, pero me ha sido irresistible al ser realmente esto como una versión suya más pagana y folkie... y sin voces "burzumeras", también.
Es lo tuyo si te va el Pagan-Folk en su versión más hosca, donde se pasa de temas movidos a otros con cierta epicidad oscura.












viernes, 15 de enero de 2016

ENTHRAL - The Mirror's Opposite End





Un disco noruego del año 98 que incluye a un ex-teclista de los viejos Dimmu Borgir... esto en principio debería ser carne de este blog y quienes no lo conozca tal vez se extrañen de que no lo haya puesto durante todos estos años, pero no es lo que parece.

Este álbum, el segundo en el haber de esta banda aún activa, es poco convencional. Desde luego suena a noventero, con esas melodías tan de aquellos fabulosos tiempos y la curiosa producción turbia con la voz rasposa sobresaliendo como si quisiera desgarrar ese velo añoso lleno del moho del olvido; pero no es exactamente lo mismo que encontraríamos en obras del mismo país, estilo y años como Gehenna, Obtained Enslavement, Troll o Limbonic Art. No son muy tradicionales ni tampoco buscan experimentar, dejémoslos como un grupo que seguía su camino sin pensar en si querían encajar en algo de antemano.

El miembro más conocido de la formación que tuvieron por entonces es, sin duda, Stian Aarstad. No obstante, no es quien más sobresale, que no lleve a engaño que haya sido el teclista de los primeros trabajos de los archifamosos Dimmu Borgir porque nada tiene que ver con su pomposo sinfonismo y el protagonismo recae en las guitarras. Sus teclados no aparecen en toda la duración del CD, y cuando lo hacen tienen un estilo más sencillo que le da una profundidad mística y sutil a los momentos más atmosféricos.
Una excepción del disco es el segundo tema, "In Passion Swept", en el que aparece un elegante piano y una vocalista femenina contrastando con la notable aspereza de las voces rasgadas, de ese tipo que suenan muy infectas y llenas de densas capas de roña (sólo en contadas ocasiones aparece alguna voz clara). Los demás temas son más austeros, con un buen sentido de la melodía en sus rudas pero trabajadas guitarras que hace que ya de por sí merezca mucho la pena el álbum, habiendo hasta momentos reminiscentes del Doom Metal, pues es además un disco que pasa de la clásica velocidad blacker de baterías a momentos más pausados.

Es un disco bien extenso, de una hora y catorce minutos para degustar con calma y retomar en otras ocasiones y así paladear mejor los detalles. Esto forma parte de esa escuela del Black Sinfónico/Melódico noruego de los 90 que pasó algo más desapercibida, como sucedió más o menos con Bloodthorn o Perished.












sábado, 9 de enero de 2016

REX INFERNUS - Noan





Me encontraba hace poco investigando un poco por la red el Black Metal brasileño, el espectro hallado fue variopinto pero siempre con el denominador común de sentir que algo faltaba... voces muy mejorables, escasez de teclados, falta de una atmósfera atractiva... hasta que me apareció el único CD que editaron Rex Infernus en 2002.

Esto no es desde luego una revelación ni entrará a mi olimpo musical personal, pero ha sido más que grato encontrarme con unos 26 minutos aproximados de suciedad, voces desgarradas y atmósferas añejas.
Peca de ser algo lineal, al predominar en sus seis cortes la velocidad cortante que gesta el trabajo conjunto de batería y guitarras, voces rasgadas uniformes y teclados en cierta medida repetitivos, pero es algo que de todos modos el Black Metal hizo suyo desde el principio. Es incluso positivo según la perspectiva tomada, porque si te gusta la tónica general no habrá queja alguna.

No es monótono para mí, a las agresivas voces blackers (no chillonas, por cierto) cortadas por afiladas lascas de obsidiana agregan unas pocas voces narradas en ese lóbrego tono de los discos nacidos en la bruma de los años 90, y la rapidez calcinante tiene no pocos interludios y momentos más ambientales.
La labor de los teclados es sencilla pero sugerente, tienen esa densidad brumosa de los primerizos Emperor y de los franceses Maleficentia. En el último tema no aparecen curiosamente, sólo con unos pianos al inicio y al final, dejando que todo quede en manos de las filosas guitarras en continuo trémolo.

No es ninguna novedad lo que tocan, como decía más arriba, pero a mí esto me gusta, demostrando que aún hay mucho que descubrir si rebuscamos concienzudamente. Está clara la cosa gustándole a uno Emperor, Maleficentia y los mexicanos Helvete.










miércoles, 6 de enero de 2016

EMPYRIUM - A Wintersunset...




No me puedo resistir a reseñar el primer disco de una de las bandas más cautivadoras que hay sobre la faz de la tierra, un debut donde dejaron claro desde el principio cuál es su inspiración y aliento vital al afirmar en este bello digipack de 1996 que "queremos que veas este trabajo como una expresión de la abrumadora belleza de la naturaleza... que tan fuertemente nos inspira", para continuar dedicándolo a la Madre Tierra.

Su Doom Sinfónico con mucha influencia Folk y pinceladas de Black Metal (la mejor manera que encuentro de describirlo) es realmente un homenaje a lo que ellos mismos expresan en el libreto del álbum: profundos valles donde la arboleda ribereña aloja el canto líquido de la oropéndola, el suave crujido de las pisadas en la nieve recién caída y el viento en las cimas rocosas que sobrevuela la heráldica silueta del águila real.

Se nota que es un debut aún por pulir, cosa que claramente sucedió cuando editaron su segundo trabajo "Songs of moors & misty fields" (reseñado hace mucho en el blog), pero este primer CD es tan sincero y de tal belleza desnuda que consigue enganchar al oyente que ha bebido el Romanticismo de las ruinas sugerentes y la naturaleza salvaje cómplice. En guitarras tocan un Doom muy liviano y melódico, con los teclados capitaneando las canciones de flotante sinfonismo, si bien es cierto que llega a hacerse lineal al no incluir mucha variación en el mismo. La predominancia vocal es una voz clara y profunda, notándose que estos chicos debieron oír a Moonspell (eran jovencísimos en ese momento), con sólo unos momentos en que la bruma matutina se desgarra con algunas voces rasgadas en la tradición del Black Metal. Si sumamos unos pocos toques de flauta rematamos el conjunto de luz etérea difuminando el ocaso.
Son elementos que siguieron apareciendo con mejor acierto y administración en su segundo CD, pero esto es una maravilla siendo el primer álbum de dos chavales tan jóvenes, sin duda merecieron el respeto que acabaron ganando en años posteriores.

Imaginad una tarde en que podáis tener este disco puesto de fondo mientras os dedicáis a vuestros menesteres teniendo la oportunidad de combinarlo con Kauan, Agalloch y demás odas al escenario nevado...








domingo, 3 de enero de 2016

IMAGES AT TWILIGHT - Kings




Este debut de los noruegos Images at Twilight me está resultando uno de los mejores discos que ha dado el 2015, sobre todo al haber podido paladear que se trata de unos de esos álbumes escritos en pergamino actual pero con la tinta de los años 90.

Su Black Sinfónico tiene una obvia heredad del Black Sinfónico noventero, destilando en su alquimia feroces guitarras predatorias, baterías al galope del blast-beat, voces con la furia de la tormenta y una cobertura de teclados a la altura de la majestuosidad de su portada con los Montes Escandinavos. Pero todo ello compuesto hoy día, con el nivel que una banda nueva es capaz de alcanzar cuando tiene todas sus ideas frescas y la necesaria desenvoltura con los instrumentos que los músicos actuales pueden lograr. Hablando de músicos, de ellos sólo tengo conocimiento de su vocalista Narrenschiff, de la difunta banda Illnath, y leo que uno de sus guitarristas ha tocado con Perished y Bloodthorn.

Dicho en otra manera, luciéndose pero sin florituras de virtuosos pretenciosos, más o menos como lo hicieron Emperor en su segundo álbum, el justo refinamiento sin excederse.  Además de los dioses Emperor, podemos imaginarnos a Carach Angren o Bishop of Hexen, pero pasados por un tamiz más gélido y arrasado por fuertes ventiscas.
Una obra de poco más de una hora da mucho de sí, y me congratula poder decir que todo el disco mantiene bien el nivel, todos sus temas tienen la misma descarga de rudo sinfonismo. Narrenschiff usa unas voces más rudas que en Illnath, alternando entre rasgadas de barrancos calizos helados y unas casi guturales, que van de maravilla con el tono de las guitarras y el sinfonismo que llega a ser muy ampuloso por momentos, incluyendo simulaciones de trombones de manera épica y cinematográfica, y bastantes pianos de marcado sabor noruego.

Este CD es como una roca agrietada por el hielo que aguanta en su trozo del universo hasta que el desgaste del tiempo la reduzca a polvo, recomendado si te gustan las bandas noruegas de antaño  que transportan directamente a los circos glaciares.









viernes, 1 de enero de 2016

MIRKWOOD - Mirkwood





Aquí llega mi último disco del ya fallecido 2015, el último que oí ayer y el primero que estado oyendo en el recién estrenado 2016. Llevaba mucho tiempo sabiendo de esta banda estadounidense mediante Youtube, cuando me aparecían vídeos sobre bandas épicas de corte similar a los míticos Summoning, y lo que oía me gustaba... hasta que comprobaba que únicamente tenían editadas demos, pero mi sorpresa fue mayúscula ayer cuando vi que al fin dieron el gran paso de editar todo su material en un único CD.

La comparación con Summoning es algo absolutamente predecible en la red, partiendo de sonidos épicos y con un nombre de la obra de Tolkien bautizando la banda (y el álbum de forma homónima), pero yo la dejaré de lado desde ahora mismo porque ahí termina la similitud.

En su duración de más de una hora tenemos las demos "Journey's End", "Winter Forest" y "Mountains and Lakes", además de los tres temas que agregaron a un split con Cynestole y un cover (de los que sobran, en mi humilde opinión).

Pese a la recopilación de diverso material resulta bastante homogéneo, sin cambios de dirección ni diferencias notables, desde el principio desatan un Black Sinfónico con moderada agresividad y rapidez, voces cascadas y teclados ambientales. La batería es programada, no es la primera vez que se da tal circunstancia en grupos así, pero al menos no suena tan irreal como en otros casos, las guitarras tienen algo de la acerada aspereza de las bandas ucranianas, ésas que como Nokturnal Mortum o Lucifugum nacieron de fuego y acero, y la voz rasgada de tono lúgubre completa el cuadro de noches en bosques húmedos con masas de roca caliza aflorando entre el manto de acículas. Más o menos llega a recordarme un poco a los viejos tiempos de los holandeses Slechtvalk, pero con más mesura.
De los teclados hay que hablar aparte, lo merecen, pasan del mero pero efectivo papel ambiental (no suelen estar por encima del sonido global marcando la pauta a seguir) a momentos más gloriosos de simulación de instrumentos de viento como trombones, como ya es habitual en este tipo de álbumes preñados de lanzas en ristre y ruinas de ciudades antaño populosas pero hoy día pobladas por espinoso matorral.

Una muy buena oportunidad de conocer a estos californianos amantes de la fantasía épica, o de ponerse al día si sólo se había escuchado algo de material suelto como fue mi caso. Recomendado para quienes gusten de este tipo de bandas como Summoning, Emyn Muil, Caladan Brood o Elffor.
Además del enlace os brindo un vídeo donde poder oír el álbum íntegro: