viernes, 8 de noviembre de 2013

GRAVELAND - Thunderbolts Of The Gods




Si son muchos los grupos inquietos que no han parado de cambiar y evolucionar (aunque para mal en demasiados casos), y la mayoría de clásicos del Black Metal transforma su estilo en estilos totalmente diferentes como el Death o la electrónica, siempre debemos recordar a los que se mantienen fieles como los acantilados frente al eterno oleaje.

Los podrán acusar de hacer siempre lo mismo, o de estancarse, pero hay veces en que lo bueno no tiene por qué cambiar. En el caso de la veterana banda Graveland (o mejor dicho, del grupo en solitario del polaco Rob Darken), tampoco se puede decir que siempre haya estado la cosa estática, porque desde sus inicios más crudos y puramente blackers hubo un acercamiento cada vez más notorio hacia los terrenos cabalgados por Bathory y su extensa escuela de Viking Metal.

Después de un buen tiempo sin sacar un disco nuevo propiamente dicho, éste ha visto la luz este año con la novedad de contar con una excelente portada del siempre satisfactorio Kris Verwimp, que hace justicia al este Viking-Black que suena al tintineo de las cotas de malla y al crujido del cuero engrasado, que huele a la aventura que puede desembocar en gloria o muerte, que trae visiones de árboles quemados en la nieve.
Así es como uno se siente oyendo esta combinación de rasposas guitarras blackers y voces igualmente ásperas como el acero contra la piedra con los ritmos marciales y épicos del Viking Metal, siempre aderezado por acústicas, intros y atmósferas en torno a los teclados y coros propios de dioses septentrionales que miran con el ceño fruncido a esos guerreros mortales que tratan de ganarse su favor.

Hacía tiempo que Graveland no sacaba un nuevo disco que realmente me llamara la atención, tal vez los últimos fueron demasiado parecidos y seguidos en el tiempo, y éste ha conseguido que me sienta en páramos en los que fluctúan luces encantadas sobre el azul glacial, hasta que el retumbar de los carros de guerra te recuerda dónde estás.
No es que esté a la altura de "Immortal Pride" o de "Memory and destiny", los dos que más me gustan de su material más épico y casi sinfónico, pero el resultado es más que satisfactorio para mi gusto, vamos por buen camino con este 2013 tan prolijo en lanzamientos paganos y medievales.








1 comentario:

Olaf Hartman dijo...


good interview Graveland !
http://www.graveland.herobo.com