miércoles, 28 de julio de 2010

ELYSIUM - Dreamscapes


Termino el mes con una entrada doomster, que resulta ser una de las mejores recomendaciones en el género que me han hecho en los últimos meses. Nos servirá para comprobar, una vez más, que Australia tiene un gran repertorio doomie en la más pura tradición europea (e incluso muy británica en ciertos casos) con Cryptal Darkness, Paramaecium, Avrigus, Virgin Black o Stone Wings.

Precisamente esta banda tiene mucho que ver con Stone Wings, tanto que es el mismo grupo, que primero sacó en 2001 este álbum para después continuar bajo el nuevo nombre que adoptaron. Lo curioso es que este disco y el editado como Stone Wings parecen de bandas distintas, por lo queda hasta bien que la banda haya tenido dos nombres.

En este disco nos dan una buena muestra del Doom-Death australiano en la vena atmosférica del viejo continente, menos pesado que en Stone Wings y con mayor prominencia de teclados, pero sin restar por ello la ruda naturaleza de piedras deterioradas del estilo; Es Doom-Death con sus buenos riffs que incluso a veces se hacen propios del Death Metal, del mismo modo que los ritmos a veces aceleran un poco entre la habitual lentitud que rige el Doom Metal. Escapan apesumbrados destellos de melodía que se hacen adecuados en un disco con aspiraciones atmosféricas en su propuesta eminentemente melancólica, de teclados oníricos que contribuyen a crear el paisaje de ensoñación que reza el título del álbum, con algunos leves movimientos acústicos y un juego vocal que viene que ni pintado.

La presencia de una vocalista femenina es una de las marcadas diferencias con Stone Wings, cuya sedosa interpretación es el contrapunto ideal a la seca hosquedad de la dominante gutural. Este tema vocal sirve como punto de partida para ilustrar la mínima variedad permitida por el Doom que aparece en el disco, pues la voz femenina no aparece en algunos temas, siendo algunos más etéreos y otros más duros, incluso el penúltimo destaca por ser mucho más oscuro y amenazante que el resto.

Que no lo dejen pasar fans de cosas al estilo de Tales of Dark, Adagio o Lethian Dreams.

sábado, 24 de julio de 2010

ARYADEVA - Kshatra


Pensando en los grupos que agregan sonoridades exóticas de otros países al Black Metal se me ha ocurrido esta banda, distinta a las demás que incorporan sonidos orientales, como los grupos de países musulmanes, los coreanos o los taiwaneses.

Esta banda es ucraniana y cuenta con músicos de Malasia, combinación que deriva en el interés de sus integrantes por expresar a través del Black Metal el paganismo indo-eslavo, ya que hay mucho en común en las mitologías derivadas de la cultura indoeuropea como muchos sabréis ya. Aunque no es el lugar para que uno se disponga a señalar hechos mitológicos más allá de la mención y relación del grupo con las culturas eslava y védica.

Pasando ya a la interpretación musical de ese paganismo, resulta que ese concepto se materializa muy bien en un Black Metal muy a lo eslavo con influencias védicas.
No se quedan cortos en ferocidad, teniendo las sucias guitarras una poderosa distorsión que provoca un zumbido que nos acompañará a lo largo de todas las canciones como si de la cólera divina se tratase junto con las apabullantes baterías.
Este frenesí distorsionado y lacerante me recuerda al mismo efecto de bandas como Parnassus, Praeda o Ancestral Myth, con quienes comparten (menos con Praeda) el tener una voz chirriante y salvaje, que parece desangrar su garganta. Todo esto no es nada inusitado en el Black Metal, hasta que llegamos a los teclados, que aportan melodías asiáticas con inclusión de ritmos afines, creando una atmósfera propia de una brutal diosa en plena danza sobre los amasijos de carne cubierta de arroyuelos de sangre y astillas de hueso de sus enemigos.

Hasta ahí muy bien, un disco muy agresivo y con un toque original que no lo vuelve demasiado bizarro, pero un aspecto negativo para mí es la cantidad de relleno del álbum. Me explico, nos quedan pocas canciones reales si restamos las numerosas instrumentales, canciones de demos y el cover de la banda india Rudra, pero es lo que hay.

Este trabajo del 2006 es adecuado si te gustan los grupos sinfónicos y frenéticos como los que cité, y también si tienes curiosidad por escuchar algo distinto a lo habitual, porque aunque no sea una joya de disco está bastante entretenido.

jueves, 22 de julio de 2010

HELEVORN - Forthcoming Displeasures


En la anterior entrada recordé cómo a veces querría para España grupos como los de nuestros dos países vecinos, cosa que no quiere decir que aquí no haya buenas bandas, y para muestra tenemos este estupendo disco doomster de este mismo año.

No me gustó demasiado el debut de estos mallorquines, pero con este segundo trabajo han optado por un sonido más Doom que me convence mucho más, concretamente un Doom-Death muy melódico y con fuerte influencia escandinava que resulta muy obvia.
Quien esté familiarizado con los fineses Swallow The Sun y Ablaze In Hatred reconocerá al punto la similitud, aunque otro referente muy destacado serían los Draconian más doomies, porque esto se parece bastante a los tres temas nuevos de aquel fantástico “The burning halo” si les restamos las voces femeninas.

Quien conozca esos grupos ya imaginará que prima la melodía guitarrera más melancólica, pero en medio de riffs razonablemente pesados y duros que se ven favorecidos por una buena producción que pone este disco a la altura de cualquier buen álbum extranjero más famoso. Se mueve, como es de esperar, en lentitud y medios tiempos, sin las ocasionales erupciones más potentes de otras bandas parecidas, pero sin caer en la monotonía porque los temas tienen personalidad y los podemos recordar sin problemas.
Incluyen teclados, por supuesto, con un papel meramente atmosférico en un álbum donde las guitarras son protagonistas, sólo proporcionando diversas texturas dolientes para estos días de lluvia veraniegos que son tan grisáceos como el que más, y unas notas de piano muy agradecidas. Mención especial a la colaboración de un violonchelo en dos canciones, dando más trasfondo mustio.

Se divide el estilo vocal en dos voces principales; una es gutural como a mí me gusta, y la otra no tanto porque no soy muy fan de las voces limpias y claras, pero sin duda gustará a la mayoría, y redondean el conjunto con unas pocas voces habladas al estilo de Draconian.

Me ha parecido desde las primeras escuchas de lo mejor del año, y desde luego que no sólo a nivel nacional porque esto se puede codear con lo que nos viene de tierras nórdicas. Con las referencias que he dado lo debes tener claro si te gusta ese estilo.

martes, 20 de julio de 2010

COMÉDIE MACABRE - Deathperantis


Me quejaba el año pasado de la escasez de discos interesantes (para mi gusto) en comparación con los dos años anteriores; pero, al igual que tantas veces, al pasar el tiempo voy descubriendo lo que pasé por alto ese año. Como por ejemplo este álbum francés del tipo que yo quisiera en mi país, porque ya conocía esta versallesca banda que se ha superado.

Este grupo con destacable gusto por lo barroco se formó en 2005 y lanzaron un EP, continuado por un debut en 2007 del que este segundo trabajo es continuador de su sonido característico, pero mejorando mucho el conjunto. Desde el principio tocaron una mezcla de Gothic y Black Sinfónico que ahora en este álbum ha ganado en potencia y producción, aunque el Black Metal sea sólo un sutil aroma y quede tan lejano como por ejemplo lo fue en “Cruelty and the beast” y “Midian” de Cradle of Filth, mientras que la parte gótica es bastante potente como resultado de la hibridación.

Baterías y guitarras, aunque tienen una fuerza muy razonable, están al servicio del ambiente palaciego y cortesano, algo primordial en una propuesta semejante, con un trabajo de teclados que transmite fielmente el arte y la cultura de Francia del mismo modo que otros grupos de allí como Forbidden Site y Anorexia Nervosa. Los órganos son muy constantes, pero sin desmerecer otras ambientaciones aristocráticas y los sintetizadores fantasmagóricos, de modo que junto a la grandiosa elegancia de los salones de baile, teatros y óperas tenemos la oscura solemnidad de las capillas y los mausoleos, de sepulcros que acogen la muerte con exquisita fastuosidad.

En las voces se nota la mezcla de estilos, aunque es algo muy particular porque consiste sobre todo en unas narraciones lánguidas como de nobleza decadente entre sus colecciones de vetustas porcelanas orientales y desgastadas tapicerías, y en algunas canciones contamos con la monstruosa presencia de voces rasgadas que es tan necesaria para mí.

Es de lo que más me ha gustado del pasado 2009, un disco que permite cerrar los ojos para sentir el perfume de las damas y el sonido de cascos de caballos y carruajes por los inmensos jardines. Ideal si te gustan los grupos citados junto a otros como Ad Inferna, Love Lies Bleeding, The Eternal Blade o Thulnar.

viernes, 16 de julio de 2010

ARGAR - CWM ANNWM


Esta vez toca grupo español, con estos catalanes que nos dejaron una demo y un par de álbumes antes de desaparecer.
El que yo he escogido es su debut de 2001, que bien podría hacerse pasar por un disco extranjero de los 90, porque tiene las características del disco estándar de esos años de algún país más septentrional.

Este primer trabajo supera para mi gusto lo que conocí con su demo de 1997, a la altura de sus paisanos Asgaroth, Atman (con quienes compartieron un miembro), Blazemth, Lux Divina o Between the frost.
Su Black Metal es, como decía, muy en la línea noventera pese a haber sido editado en la pasada década; sólo dos años después, como podría pensar alguno, pero su otro disco es de 2004 y continuaron con los mismos conceptos.

Este nido de iniquidad está conformado por guitarras con cierto sentido de la melodía pero de necesaria aspereza y mugre, predominancia de ritmos rápidos con algunos respiros atmosféricos que desprenden volutas de vapor negro, en medio de la clásica producción turbia pero audible y que no ahoga demasiado ningún instrumento.
Tiene su dosis de sinfonismo, pero no tanto como aquellas bandas de gran profusión de teclados, más bien tienen una cantidad similar a la de Kvist y los maestros Emperor; bandas con las que también comparten el no usar el sintetizador con ambientaciones góticas, simplemente melodías oscuras con influencias medievales en ocasiones, y unas tenebrosas intros como los abismos entre las estrellas.
El siguiente disco, “Grim march to black eternity”, es garante de estas características y además tiene mejor portada, se podría haber merecido la reseña si no fuese porque la voz de este debut me gusta mucho más, una rasgada con mayor cantidad de óxido que desgarra más la carne enferma.

Queda bastante clara la cosa, muy buen Black Metal con teclados que no sobresalen mucho, y que gustará a seguidores de Gehenna, Kvist, Emperor o Forsth.

domingo, 11 de julio de 2010

AL-NAMROOD - Astfhl Al Tha'r


Melechesh siempre se toma como el ejemplo de banda de Black Metal que incluye influencias orientales en su sonido, pero de manera escasa para mi gusto hasta que aparecieron los egipcios Odious con su Black Sinfónico repleto de melodías arábigas. Parece que estos últimos años más músicos de esos países, con escasa (o nula) tradición blacker, se animan a tocar ese estilo con aportaciones de su cultura natal, y ahora precisamente muestro un ejemplo que me ha encantado.

Muy recientemente, el pasado 2009, es cuando vio la luz el debut de estos músicos de Arabia Saudí, y han arrancado con mucha creatividad porque este año han lanzado un segundo trabajo; dos trabajos bastante diferentes, curiosamente.

La lentitud domina este extenso álbum, muy prolijo en medios tiempos marcados por una batería programada, con una discreta distorsión guitarrera que a veces adopta un tono muy árabe, aunque normalmente es un zumbido de fondo que favorece que resalten más las ambientaciones. Hablando de atmósfera, en primer lugar están los teclados con aromas de mágicos relatos orientales, complementados por la presencia de instrumentos folklóricos reales, de percusión y cuerda (el oud), cosa que me trae grandes recuerdos del tiempo que pasé viviendo en la fascinante Granada.
La voz aquí es una rasgada macabra y podrida, que se amolda bien al ritmo lento de las canciones y resuena como un ifrit malicioso que manipula a los hombres. Las letras están en árabe, pero tienen el detalle de incluir en el libreto las traducciones al inglés de los títulos junto con algunas líneas sobre el tema de cada canción, mostrando así que aparecen historias sobre guerreros, traiciones, dinastías, magia negra y las figuras de Nabucodonosor y Nimrod.

Poco conozco aún sobre este exótico tipo de grupos, pero desde luego esta banda me ha encantado y queda recomendada si te gustan Odious y Narjahanam, siendo esta última una banda con la que comparten la propuesta lenta que puede aburrir tal vez a algunos, quienes deberían mejor probar el segundo álbum de Al-Namrood que tiene un sonido más rápido y agresivo.
En todo caso, será una visión de tórridas noches orientales con leyendas de djinn y ghilan, bajo la mirada del susurrante Iblis.

viernes, 9 de julio de 2010

AIUMEEN BASOA - Iraganeko Bide Malkartsutik


Con este girasol de la portada, un símbolo pagano como me contó hace bastante tiempo un amigo vasco, vamos ahora con las novedades de este año, porque una de las más interesantes es de aquí mismo, y bien orgullosos que podemos estar.
Somos muchos los que disfrutamos de aquel sensacional Triarchy Of Vasconia, un split con tres bandas vascas; Ilbeltz, Adhur y estos Aiumeen Basoa que al fin nos muestra su debut discográfico, y de qué manera.

Continúan tras lo visto en el split con su interesantísima combinación de Folk vasco y Pagan Metal con matices de Black Metal; pero algo menos blacker ya e incluso un tanto progresivo, puesto que la influencia del Black Metal está casi relegada únicamente a las voces rasgadas y los momentos rápidos, aunque de todos modos antes tampoco eran precisamente muy blackers que digamos y se acercaban bastante a los dominios sinfónicos y melódicos de bandas como Graveworm o los primeros Stormlord.

Con cuatro canciones nuevas y dos temas recuperados y regrabados del split, ahora se vuelcan en su faceta más folklórica y pagana, con una base muy liviana pero con sus buenos momentos rápidos y mínimamente agresivos. La atmósfera es realzada con las texturas sinfónicas de los teclados, como siempre, pero el verdadero protagonista aquí es el folklore euskaldun, que aparte de las infaltables acústicas nos obsequia con una importante presencia de la delicadeza del violín, instrumentos de viento y un acordeón que me trae de inmediato a la mente mis veranos en la costa cantábrica.
Junto a la aguda voz rasgada, similar a la de los mencionados Graveworm, tenemos el toque más tradicional de coros de voz limpia masculina y femenina, que te acaricia en los momentos más calmados junto al delicioso rasguear del violín.
Todos los temas van en la misma onda, unos más calmados y otros con un poco más de recuerdos lejanos del Black Metal, pero la nota peculiar la trae un tema que casi parece Gothic-Doom, debido a la combinación de guturales con las voces femeninas y el piano con el violín, curioso cuanto menos y con un resultado sobradamente satisfactorio.

En fin, en mi modesta opinión se han ganado todos los halagos que están cosechando en las críticas, aunque a mí me hubiese gustado que se notase más el Black Metal, cuestión de gustos aparte.
Es precisamente lo que dice el título, “Por las tortuosas sendas del pasado” si no recuerdo mal porque no hablo vasco, pero lo que sí sé es que me trae el olor de los prados y a salitre que entra de lleno en una añosa taberna en el Cantábrico.

miércoles, 7 de julio de 2010

NOKTIIS ETERNA - Les Larmes Du Tyran


Por fin, tras más de un año en pos de este álbum, pude escucharlo. Y vaya si ha merecido la pena la espera.

Tenemos entre manos un proyecto en solitario desde Francia, con este único trabajo en su haber que fue editado en 2005 para ser reeditado por un sello en 2007 (con la lúgubre nocturnidad de portada que aquí veis).
Es de recibo que en estos grupos de un solo músico no haya discusiones sobre si las guitarras deberían ser más prominentes y elaboradas o sobre la contundencia de la batería, en detrimento de los músicos que anhelan una música más atmosférica y menos brutal; haced memoria, porque éste no será el único caso y recordaréis muchos proyectos individuales donde la creatividad de uno flota libremente (no hará falta mencionar a cierto noruego como caso más célebre).

Lo que este francés hace no es original, pero toma elementos de distintos tipos de bandas para dar forma a este álbum de venenosa melancolía y feroz angustia.
La base primordial es el corazón podrido del Black Depresivo como Xasthur y similares, con su zumbido de guitarras que crepitan con monotonía a lo largo de todas las canciones, llevando siempre el ritmo fúnebre de bandas como Nortt (recordad, esa mezcla de Black y Funeral Doom) y bajo una producción que asfixia como pesadas capas de ceniza, polvo y detritos, infectando la carne con las monstruosas dolencias de los muertos.
Para dar el toque especial, tiene el buen gusto de pertrecharlo con vestiduras de edades muertas en forma de generosos teclados, que habitualmente son pianos con sintetizadores fantasmagóricos de fondo, haciendo que el conjunto me recuerde un poco a Fear of Eternity y From The Sunset, Forest And Grief, con un toque de la morbosa melancolía de Celestia.

Las letras en francés son interpretadas por una espectral voz rasgada, que resuena con un efecto de eco que va como anillo al dedo a las fantasmales ambientaciones de teclado que sumen en los deformes sueños de horror e infamia.

A la hora de recomendarlo fijaos en que, a excepción de Celestia , he hecho referencia únicamente a otros proyectos de un solo músico, todos distintos pero con algo en común para crear estas elegías que son, como dice el título de este disco, las lágrimas del tirano.


martes, 6 de julio de 2010

FINNTROLL - Jaktens Tid


Dejaré un poco de momento lo más underground para esta entrada, si bien me encanta rebuscar en sus profundidades, pero también es necesario repasar los clásicos y he aquí una de las bandas más influyentes de la pasada década.

A estos juerguistas finlandeses les podemos atribuir el mérito de haber implantado en el Pagan Metal y el Folk Metal la temática de historias populares de trolls, y ser una de las principales bandas en haber consolidado las sonoridades más fiesteras y tabernarias en dichos estilos.
No en vano, afirman haberse formado de manera improvisada en una juerga, cosa que dudo realmente, pero lo que sí es cierto es que sus miembros son unos grandes borrachines y no hay más que leer las tremendas mezclas que se atreven a ingerir.

Hablamos de su segundo álbum de 2001, mi favorito personal y uno de los primeros en el estilo que escuché, el que les empezó a fermentar una buena fama como la buena cerveza en barricas de madera, cuando lucían gallardamente una estética de bárbaros beodos embutidos en pieles de oso y alce.
La formidable influencia del Black Metal toma la forma de un original (por entonces, claro) Pagan Metal en el que tiene gran protagonismo el folklore de sus tierras: la humppa.
Esto que quiere decir que, sobre la poderosa base de sólidas guitarras como gruesas raíces que levantan los pedregales y ritmos variados y contundentes, agregan unos excelentes teclados que dirigen eficazmente el conjunto. Están a cargo de Henry Sorvali (Trollhorn), el mismo que también nos regala los oídos con las ambientaciones de la banda Moonsorrow, simulando el sonido de acordeones y otros jolgorios folklóricos de una manera muy festiva y divertida, con ciertos momentos de épica oscura y alguna colaboración de instrumento de cuerda folkie para acabar de redondear este trollesco jolgorio en un antro con mucho alcohol tras una partida de caza.
También en las voces se manifiesta a veces el folklore finés mediante los curiosos cantos nativos de algunas canciones, y siempre siendo el protagonista su vocalista gutural Kattla, con su poderosa voz de buey almizclero vociferando las letras en sueco (anque sean fineses), y es una lástima que acabase abandonado la voz por problemas con su garganta.

Hoy día es muy fácil encontrarse con bandas cerveceras de Pagan-Folk, sobre todo teniendo en cuenta el amplísimo mercado que tenemos actualmente, que sin duda le deben mucho a estos maestros fineses, y aún estás a tiempo de descubrir este formidable disco si estás iniciándote.


sábado, 3 de julio de 2010

AS DIVINE GRACE - Romantic Beatitude Of Faded Dawn


Son muchos los que escogen un disco de Doom Metal para un día lluvioso, o incluso todo el repertorio para los meses otoñales e invernales, aunque yo también me inclino por ponerme un buen disco del estilo en las noches de verano, que no son carentes de inherente melancolía tampoco.

Es así como para algunas veladas estivales escojo por ejemplo este discreto EP de 1995, que pasa desapercibido porque esta banda fue mucho más famosa por su material posterior, pues es el clásico grupo que acabó escogiendo la fórmula con vocalista femenina al frente. Esto nos sonará también a la trayectoria de The Gathering, con quienes tienen en común haber editado un primer trabajo con voz gutural.

Olvidemos entonces para esta reseña su posterior y aclamado “Lumo” de 1997, ya que la cosa es bastante distinta. Con sus cinco canciones, de veintiséis minutos, nos ofrecen estos fineses un buen Doom-Death muy melódico y con gutural al frente, envuelto por una producción modesta que a algunos igual no les gustará mucho (yo por mi parte no soy quisquilloso, e incluso me gustan los toques añejos).
Están a la orden del día las dolientes melodías de guitarra, siendo un álbum con una importante dirección melódica, pero también aparecen ramalazos de Death Metal de la época, cosa que también ocurría como sabemos con los primeros Paradise Lost y Anathema, pero siempre manteniendo una continuidad de ritmos lentos doomsters.
Para subrayar las atmósferas románticas y ensoñadoras, además de los ligeros toques acústicos, aparece de cuando en cuanto un sencillo colchón de teclado con un efecto difuminado, y sin necesidad de mayor elaboración esos sintetizadores profundizan bien en la nostalgia que desprende la imagen del ocaso la portada, la bermeja pupila del sol que se baña en su propia sangre.

No dudo que su material posterior sea bueno y trabajado (sólo he escuchado por encima “Lumo”, la verdad), pero por mis gustos personales me inclino más por la propuesta de este humilde EP que te gustará si no eres delicado con las producciones y te interesa curiosear en los primeros trabajos de las bandas.