lunes, 13 de diciembre de 2010

BORKNAGAR - Borknagar


Ya que nombré este disco en una entrada anterior, pues no estaría nada mal recordarlo.
Son tantos los grupos que adquieren su sonido particular a partir del segundo disco o el tercero, con un debut más estandarizado y que normalmente suele ser más crudo. Un debut así puede ser un trabajo tosco y como sin acabar, pero otras veces es algo muy digno que puede quedar eclipsado por la posterior fama.

Pues bien, corría el año 1996 cuando estos noruegos lanzaron su debut homónimo, cuando Noruega estaba bien servida de discos de Black Metal y a ellos les faltaba sacar su segundo disco para despuntar más. Y muy bien que está para mi gusto, siendo ese Black Metal con suculentas dosis de Viking pero sin ser tampoco a lo Windir o Myrkgrav. Domina más el elemento blacker, a la manera de los primeros Enslaved, Frostmoon, Hades o Kampfar.

Ya se nota nada más empezar el primer tema, que tiene baterías poderosas del estilo blacker y feroces guitarras con la robustez de añosos robles, aunque también se distribuyen ritmos más rebajados a lo largo del álbum. La parte más folklórica de su influencia pagana se deja casi para los temas instrumentales, pero en las canciones aparecen algunas acústicas y ese fantástico coro vikingo.
Esto, hablando de voces ya, hay que tratarlo aparte, pues su vocalista (al igual que en el segundo disco) fue Garm, el mismo de Arcturus y Ulver, y me regala los oídos con sus rabiosas rasgadas de carnívoro en invierno (parecidas a las que aportó en Gehenna como invitado). De cuando en cuando, no mucho, aparece esa voz coral con tono profundo y masculino que da el toque de hosquedad de torvos guerreros, al igual que los dispersos teclados.

Ya sé que la mayoría preferirá lo posterior, sobre todo quienes sean más amigos de lo elaborado, y seguidores de los posteriores vocalistas (Vortex y Vintersorg), pero para los que nos gustan las cosas más Black esto es un disco estupendo.