sábado, 25 de abril de 2009

ALASTOR SANGUINARY EMBRYO - Eternal Tears Through Asmodeo's Blackened Flames


La cada vez más escasa luz del atardecer tiñe de cálidos tonos un frío bosque de coníferas con el elemento acuático presente; esto podría ser el marco estereotipado para un disco de Black Metal escandinavo, pero no es así, y más sorprendente aún es que ni se trata de un grupo europeo y su país de procedencia no podría ser más difícil de adivinar porque este disco nos llega desde Costa Rica.

Es de momento el único grupo que conozco de ese país, pero me han dejado con buen sabor de boca con sus dos únicos discosd hasta la fecha. Los he conocido de mano de su segundo álbum de 2004 "D.E.M.O.N.", disco de Black Sinfónico del que se estila en esta última década con su sonido furioso y adornado con un sinfonismo que subraya la atmósfera más que manejarla, destacando también su estilo vocal lleno de rabia que se ve contrastado a veces por la ocasional inclusión de una soprano. Es por todo esto que habría sido una muy buena entrada para el blog, pero (como casi siempre) me he visto demasiado tentado por el sonido primerizo de la banda que no es otro que el típico Black Sinfónico con evidentes influencias de Emperor.

Es, como habrá podido suponer quien me lea de vez en cuando, un clásico sonido noventero que bien podría hacerse pasar por perteneciente a un CD de 1996, pues es en realidad de 1999 y suena más a haber sido editado un puñado de años antes. No son tan contundentes como Emperor, pero de todas formas el sonido que toman como influencia es el que conocemos de su célebre “In the nightside eclipse” con sus teclados gélidos, guitarras sucias, voces desgarradas y baterías genuinamente blackers, elementos que también están en este álbum
En general lo que predomina es el Black Metal basado en baterías rápidas con blast-beats por doquier, pero los teclados tienen más presencia que en Emperor y tienen ese mismo sonido como de heladora niebla, aunque también meten partes con sencillos pianos de fondo que aportan un toque más de melodía.
La voz es la predecible, una rasgada un poco aguda que se desgañita de igual manera a lo largo del álbum, con guturales de fondo como hacen otros tantos grupos.

El principal inconveniente es la escasa cantidad de temas, treinta y siete minutos repartidos entre dos breves instrumentales y tres canciones reales de entre diez y doce minutos. Pero da gusto ver que en Costa Rica hay algo más que música latina.


jueves, 16 de abril de 2009

FORBIDDEN SITE - Sturm Und Drang


Hace cuatro años solía disfrutar tranquilamente de este debut de 1997 de esta desaparecida banda francesa, pero lo olvidé un poco durante todo este tiempo y es ahora cuando lo he retomado con más ganas que nunca. Por la portada y el romántico título (después lo explicaré) puede parecer algo rebosante de teclados, pero la verdad es que no es así y tal vez es el motivo por el que lo he tenido muy abandonado durante tanto tiempo.

Se inspiran fuertemente en el movimiento artístico (principalmente literario) alemán que lleva por título el disco, corriente que algunos sabréis que sentó las bases para el Romanticismo, así como en el mismo Romanticismo francés. El estilo elegido para ello bien podría haber sido el Gothic Metal o el Gothic-Doom, pero se decantaron por el Black Metal, en una forma más o menos seca y áspera pero muy bien salpicada de detalles románticos y poéticos.
No se basan en teclados como ya dije, incluso son muy escasos en el álbum, pero hay otras maneras de conseguir que su sonido alcance ese toque sofisticado. La interpretación vocal es su mejor baza, pues además de las voces desgarradas (muy agresivas, por cierto) cuentan con unas voces claras masculinas muy melodramáticas que cuentan con el añadido de cantar en francés.
Hay también una presencia muy notable del inglés en sus letras, pero todos sus temas tienen partes en lengua francesa e incluso algún que otro tema está cantado entero en ese idioma, con lo que el ambiente mortalmente elegante y decadente está servido.

También hay unas pocas voces femeninas, gemidos y algún coro, y en contadas ocasiones echan mano de teclados ambientales aunque sean demasiado escasos para mi gusto, porque la verdad es que es el tipo de disco que pide a gritos unas buenas líneas de piano. Pero de todas maneras consiguieron hacer un disco bien imbuido de ese romanticismo crepuscular que buscaban, y los contrastes entre las rabiosas voces rasgadas y las otras más trágicas aportan la atmósfera necesaria.

LLegaron a sacar un segundo trabajo, que ya ni era Black Metal si no recuerdo mal (al menos no recuerdo que hubiera voces rasgadas, así que la cosa está clara), para luego acabar disolviéndose tras haber girado con bandas mucho más conocidas como Anorexia Nervosa, Siebenbürgen e incluso Cradle of Filth.
Puede regalarte muy buenos momentos junto a una taza de té como a mí, con su propuesta que exhala puro romanticismo sin necesidad de grandes fastos.

miércoles, 15 de abril de 2009

DISMAL - Fiaba Lacrimevole - Like A Red Bleeding Rose In A Glacial Desert


Procedo a reseñar una vez más una de las recomendaciones que me llegan por vuestra parte, y así me aparto un poco de mi habitual línea de grupos de Black Metal con teclados.
Estos italianos son catalogados como Dark-Doom o Dark-Gothic, y como vemos la etiqueta Dark no la dejan nunca de lado. Recordemos que lo llamado Dark Metal es aquello que suena un poco a Doom, tal vez a Gothic (más bien), e incluso a Black Metal (sobre todo por las voces rasgadas), pero siempre de forma que no podemos encuadrarlo claramente en uno de esos estilos, y así es en este debut de 1998 en el que podemos encontrar esos elementos descritos.

No conozco de nada sus otros discos, pero no me extrañaría nada que este disco sea el más duro (dentro de lo que se puede ser en su estilo, claro) por ser el debut, pues cuenta con unas guitarras y ritmos de marcado sabor doomster, pero sin imitar a dioses británicos como My Dying Bride, y amplio uso de voces rasgadas que sin duda provienen de influencias blackers.
Este tema de la voz me recuerda a Mid Autumn Nights, esa banda de Israel que subi hace no mucho y practicaba un Gothic que me llamó la atención porque había mucha voz rasgada; también por el buen gusto a la hora de recrearse en atmósferas, con unas capas de teclados realmente elegantes y románticos como buenos italianos que son, con esos pianos tan fragantes, la solemnidad del órgano y sus colchones de marchitos sintetizadores de fondo. No satisfechos del todo con ello, añaden también la eficacia del violín que aporta otro melancólico toque doomie extra.

El juego vocal es otra característica importante en un grupo de este tipo, porque la rasgada predominante no está sola en las labores vocales y cuenta con el respaldo de bonitas voces femeninas, siniestras narraciones y unas voces limpias masculinas a modo de afligidos cánticos. Ha sido curioso enterarme de quién es la vocalista femenina, que resulta ser la misma de la banda de Black Sinfónico (aunque poco de Black tienen) Amethista, donde ella se atreve con las voces estridentes a lo Cradle of Filth.
Dura unos treinta y nueve minutos, y sólo cuatro de sus seis temas son canciones reales haciendo que se haga corto y deje con ganas de más, a pesar de que las dos instrumentales están logradas y encajan muy bien con las canciones y los conceptos del álbum.

Y ahora es cuando os dejo con esta pequeña joya italiana de la música más melodramática.


martes, 14 de abril de 2009

SUMMONING - Let Mortal Heroes Sing Your Fame


Pensaba subir estos días algunas cosas poco conocidas, pero no puedo resistirme a reseñar esta banda que es bien conocida y apreciada por nosotros, poseedores de una discografía bastante amplia y sin grandes altibajos de la que podemos elegir un disco favorito sin coincidir porque no es fácil la cosa. Podría haber escogido sin problemas su "Minas Morgul" de 1995 por ser su otro álbum que me encanta, o incluso el "Dol Guldur" que es considerado como el otro favorito de los fans junto al otro que he dicho, pero mi favorito personal es un álbum bastante reciente en comparación (de 2001), donde dan rienda suelta a su faceta más ambiental y medieval tras su melancólico "Stronghold".

Estos chicos de Austria comenzaron como una banda de tres miembros que practicaba un Black Metal rudo y escandinavo que incluso nos podía remitir a los primeros Abigor, pero con esa formación sólo editaron el debut "Lugburz" de 1995. Con la salida de su batería se instauró el cambio, pues los dos miembros restantes decidieron probar con sonidos sinfónicos más acordes con su inspiración en el autor de literatura fantástica Tolkien.
No es desde luego la primera ni la única banda que recurre a "El señor de los anillos" como tema para sus letras, pero sí que son únicos a la hora de plasmar ese mundo mágico, intrigante y medieval en su música. Para ello emplearon muchos más teclados que nunca, siendo su segundo álbum "Minas Morgul" el que marcó la directriz a partir de ese momento, con unas guitarras que acaban acompañando a unos magníficos teclados épicos llenos de texturas que van desde el dramatismo más épico a lo triunfal.

Y es, al fin, en este disco donde muestran su lado más sinfónico con unas sencillas y ligeras guitarras que quedan en segundo plano mientras que los teclados nos guían en este viaje por la Tierra Media con sus sonidos del medievo, atmósferas algo más oscuras y simulaciones de instrumentos de viento. No es difícil imaginarse en un palacio dorado bajo el refulgente hastío del otoño, con las armas y correajes bien engrasados y listos para teñir de sangre las llanuras pertinentes. La batería, como siempre desde que les abandonó el músico encargado de ello, son todas llevadas a cabo mediante los teclados, factor que no es un punto flojo porque esto no es desde luego un festival de blast-beats precisamente, incluso quedan bien porque son unas relajadas percusiones épicas a tono con las ambientaciones de teclados.
Para interpretar estas épicas historias no hay nada mejor que sus voces rasgadas propias de orcos y trasgos. Protector es el ronco vocalista de las canciones 3, 4, 6 y 7 tal y como dice el libreto del CD, mientras que en los temas 2, 5 y 8 nos encontramos con la raspada voz de Silenius que más que uno reconoceremos como la voz de los antiguos Abigor. También hay (novedad en este disco) unos coros épicos en el último tema "Farewell" con más que satisfactorio resultado.

Es una de las bandas sinfónicas más recomendables que existen, y con su "Oath Bound" de 2006 demostraron que aún puede quedarnos Summoning para rato, siendo su única asignatura pendiente editar unos libretos más completos y mejorados, ¿para cuándo un buen digipack?





lunes, 13 de abril de 2009

GODLETHE - Last Breath Of Beauty


Hacía tiempo que no subía algo español, así que hoy toca entrada nacional con un disco que además no es de Black Sinfónico a diferencia de la mayoría de reseñas del blog. Lo que estos catalanes (lamentablemente disueltos) hacían en este disco es etiquetado como una especie de Death-Black melódico con tintes Doom, o al menos es así como aparecen en las webs si buscas información, pero personalmente pienso que nos podemos ahorrar esas largas etiquetas si simplemente lo consideramos como una forma cañera y dinámica de hacer Gothic Metal.

El grupo toma su nombre del río Lethe, que en la mitología griega es uno de los río del Hades (el reino de los muertos) con la propiedad de hacer que quienes beban de sus aguas olviden absolutamente todo sobre sus vidas. Esto ha tenido una recurrente presencia en la filosofía, y también en literatura de mano de autores como Edgar Allan Poe, Shakespeare o Charles Baudelaire. Pero ahora mismo lo importante es que también ha inspirado este disco conceptual que narra el viaje de un hombre a través de su perturbador cauce.

Esta historia cobra vida gracias al trabajo de siete músicos que aportan riffs contundentes, variedad vocal y unas buenas capas de atmósfera que nos demuestran una vez más que en España se puede encontrar material atmosférico si rebuscas un poco. Las guitarras y baterías se mueven entre los ritmos potentes y partes más pausadas, creando el escenario idóneo para que los teclados nos ayuden a recrear en nuestras mentes ese ignominioso viaje por el inframundo gracias a los pianos, órganos, teclados etéreos y violines.
Precisamente el violín se merece ser comentado aparte, pues lo usan de forma generosa pero sin abusar, y además tiene un sonido que les concede bastante identidad propia (vamos, que no es una imitación de los violines de My Dying Bride o Tristania por poner dos ejemplos). Su violinista es una chica que también aporta su voz, pero no es una de esas voces femeninas a lo soprano ni del tipo dulce como Theatre of Tragedy por ejemplo, más bien como las del segundo disco de los italianos Macbeth, y contrasta como es de esperar con las rudas voces masculinas (entre rasgadas y guturales, como sucede con tantas bandas de Gothic Metal); este estilo vocal se completa con distintas voces masculinas limpias y ya tenemos servidos todos los ingredientes de un álbum de este tipo.

Sólo editaron este disco de 1999 (tiene delito que esté disfrutando de este disco diez años después sin haber sabido de su existencia) antes de separarse, pero no tiene desperdicio porque tiene nueve temas de cuarenta y cuatro minutos, duración más que disfrutable para seguidores de cosas como Tristania, Macbeth, Mournful Gust, Lacrimas Profundere o Kimaera.

domingo, 12 de abril de 2009

... AND OCEANS - The Dynamic Gallery Of Thoughts


Vordven con su "Towards the frozen stream" son actualmente el grupo de Finlandia que más me apasiona, pero lo descubrí hace apenas un año y no puedo olvidarme de otras tantas bandas finlandesas que siempre me han gustado como Black Swan, Faerghail o estos And Oceans que aún no contaban con una entrada en mi blog, y bien que se la merece este magnífico debut de 1998.

Lo primero que me gustaría resaltar es el equilibrio entre guitarras y teclados, porque este disco tiene un muy buen balance entre ambos instrumentos sin que ninguno predomine sobre el otro, y además menuda manera tan excelente tienen de complementarse. La batería es más que correcta en un disco que no es ni lento ni muy cañero, haciendo que el conjunto sea sólido además de tener identidad propia gracias a sus melodías de teclados y guitarras.
Son comparados con los primeros Dimmu Borgir, y yo personalmente nombraría a los alemanes Cryogenic como referente, pero no existe aquí esa melancolía que se desprendía en discos de la banda noruega como su maravilloso "Stormblast", tienen un sonido más finlandés por así llamarlo. Sus teclados creo que hacen honor al nombre del grupo y la portada, pues tienen un sonido que puede parecernos un tanto acuático, fluyendo como una travesía por mar hacia horizontes aún por conocer. A veces los sintetizadores tienen un sonido muy triunfal, pero lo que destaco sin dudar son esos pianos que se te quedan grabados tras la primera escucha como sucede con el tema inicial "Trollfan".
La voz, tal y como sucede con tantos grupos de Finlandia, es todo el tiempo una rasgada estándar que no varía nada en todo el álbum, a excpeción del alarido inicial del sexto tema.

En su segundo disco se hicieron bastante bizarros, pero ya en este primer disco se notan toques de lo que estaba por venir, viendo lo extraños que son a veces los títulos de canciones y el curioso (pero trabajado y agradecido) artwork; aprovecho la ocasión para recomendar, al igual que hice con Bloodthorn, la edición en digipack porque la otra no contiene todas esas ilustraciones del artwork al completo (trolls, unicornios, tormentas, palabras que surgen de la cabeza abierta de un ser, árboles creciendo en las palmas de unas manos y demás bizarradas). Ahí tienes unos muy entretenidos cuarenta y ocho minutos repartidos entre ocho canciones sin ninguna instrumental, disfruta de un disco único pese a ser de un estilo muy trillado.

sábado, 11 de abril de 2009

ANCIENT CEREMONY - Fallen Angel's Symphony


Ya subí hace más de un año el debut de 1997 esta banda alemana, pero su segundo álbum de 1999 me gusta casi por igual y ambos discos son el material que más me interesa de este grupo.

Este segundo trabajo fue lanzado, al igual que el debut, por el sello Cacophonous Records, teniendo por compañeros de sello a los primerizos Cradle of Filth, Dimmu Borgir con su "Stormblast", los primeros Bal-Sagoth, Gehenna, Abyssos y Twililight Ophera, por lo que el encanto noventero está servido.
Todos ellos tienen en común (bueno, Abyssos no tanto) el hacer un Black Sinfónico muy bien surtido de teclados que están lejos de ser meros adornos y constituyen todo un paisaje atmosférico, y así sucede también con los dos primeros discos de Ancient Ceremony que también incluyen elegantes influencias del Gothic más barroco. Ambos discos son muy similares, aunque el debut era más claramente vampírico, todo un himno a la literatura y cine antiguo de ese tipo, mientras que este segundo álbum incluye toques más religiosos y místicos.
No sólo es un aspecto estético, ya que esta banda es de las que integran la música con el artwork y las letras en un todo.

Las guitarras siguen siendo ligeras como en su antecesor, pues aún no llegó el momento en que hicieron su sonido más contundente y diabólico, con una producción algo floja que después de todo se puede pasar por alto al no tratarse de música cañera. Los teclados sí que destacan, y es que en estos dos primeros discos contaron con un teclista de talento, Stefan Mueller, notándose mucho su mano como compositor; estos teclados van más allá de lo vampiresco y propio de películas de horror clásicas, concediendo por momentos un aire más místico como decía más arriba, recreando así el dolor de los ángeles rechazados en una sinfonía inefable como bien dice el título del disco. Lo único que no me gusta es el toque electrónico en unas partes del tercer tema, que por cierto es estupendo de todas formas.
No acaba ahí el repertorio ambiental, porque las voces tienen mucho peso en ello también, contando para este CD con dos vocalistas femeninas (una alto y una soprano) que quedan mejor que la vocalista del debut, pero también he de hacer justicia mencionando que las voces rasgadas y susurros de ultratumba de dicho debut me gustaron más que en este disco reseñado.

Hablé de cómo cuidan las letras y el artwork en relación a la música, y el libreto es mucho mejor que el del debut con sus fotografías de estatuas varias, además de la foto de Gerald Axelrod de la portada (autor de la imagen también de un ángel de la portada del debut de Agathodaimon).
Una más que recomendable opción si te gustan estas cosas pero conoces sólo los cuatro grupos de siempre.

jueves, 9 de abril de 2009

NOKTURNAL MORTUM - Goat Horns


He aquí uno de mis primeros discos, de aquellos años en que conocía cuatro o cinco grupos y mi voracidad por conocer novedades no tenía límites. Fue además lo primero que escuché de Ucrania, mucho antes de saber que allí se cuece una enorme escena Pagan y Folk, por lo que yo en principio estaba predispuesto a catar algo sinfónico deudor de Emperor y demás grupos escandinavos.

Su primer trabajo, "Lunar Poetry", ya estuvo muy bien, pero aquí en este disco de 1998 (reedición de una demo de 1997) es donde consiguieron una obra maestra del Black Sinfónico más pagano, con una producción modesta y algo difuminada que no impide que podamos distinguir bien cada instrumento, aunque la batería y (sobre todo) los teclados ahogan un poco las guitarras. Los riffs son claramente de corte Black, que por ser sinfónicos no son menos blackers y si tienen el reconocimiento de los fans más tradicionales será por algo, y curiosamente el bajo acompaña normalmente a las guitarras en lugar del habitual papel rítmico junto a la batería, con un sonido rugiente tal y como dice el libreto cuando leemos "roaring bass".

Puedo afirmar que es su disco con más uso de teclados, incluso llegando a contar con dos teclistas para tal cota de sinfonismo, uno de ellos parece encargarse de los teclados atmosféricos de fondo mientras que el otro se luce en los momentos más grandiosos. En efecto son dignos herederos del sonido de Emperor como contaba arriba, y sus ambientaciones de teclado consiguen, además de recrear gélidos paisajes, transmitirnos el legado ancestral de su tierra mediante melodías folklóricas dignas de sus umbríos bosques y de los más arcanos rituales bajo el mutismo lunar. Tres de sus cinco canciones tienen cierto estándar del Black Sinfónico en sus teclados, pero los temas "Unholy orathania" y "Kolyada" destacan por esos prominentes toques folk que supongo recreados con el teclado, pues fue en su último disco cuando contaron con instrumentos folk reales.

La voz que interpreta estas odas a las frondosidades y creencias de antaño es una rasgada discreta que queda mucho mejor que las exageradas voces desgarradas de discos posteriores. También hay algunos inquietantes susurros y en "Kolyada" hay cánticos paganos.

Su fama les precede, pero por si acaso lo recomiendo a los fans del Black Metal que no tienen miedo de encontrarse con bien empleados teclados, así como a grandes degustadores de vientos paganos sobre las praderas del Este.





miércoles, 8 de abril de 2009

ABSU - Barathrum V.I.T.R.I.O.L


Con esta entrada me desvío un poco de mi línea habitual, aunque no demasiado en verdad. Absu se ganaron a pulso ser una de las bandas estadounidenses más respetadas a nivel internacional con su propuesta de Black-Thrash. Pero no practicaron ese estilo desde el principio, pues este debut de 1993 es más oscuro e incluso cercano al Death Metal, y se trata de mi favorito tanto por gustos personales como por ser de los primeros discos que escuché allá en mis inicios.

Este año han reanudado su actividad lanzando un álbum homónimo, incluso contando de nuevo con la colaboración de Kris Verwimp para la portada, hecho que me recordado que debía retomar un poco el trabajo de estos chicos de Texas y me he reencontrado inevitablemente con el que más gusta con diferencia de sus discos.
Es el clásico caso, una vez más, de un debut que no se parece al resto de la discografía en donde se observa el estilo reconocible de la banda. Aquí no encontramos ese Black-Thrash, sino un Black Metal al estilo noruego aderazado con influencias de Death Metal. Les noto inspiración en los legendarios Mayhem, con ese Black sórdido y putrefacto, y por si fuera poco agregan ese toque extra de oscuridad con toques de Death Metal americano que me recuerdan a bandas de estilo caracterizadas por su condensada oscuridad como Imprecation, Infester o Funebrarum.

Fue en este debut cuando llegó a la banda Proscriptor, que principalmente se encarga de las labores a la batería, desenvolviéndose bien a gusto tanto en los predominantes ritmos voraces y despiadados como en los momentos en los que bajan las revoluciones. También aporta voces junto al guitarrista Shaftiel, y en posteriores discos incluso algunos teclados.
Hablando de los teclados, que aquí vienen de mano de un músico en concreto a cargo de esas tareas, son muy escasos y sólo aparecen en contados temas, pero quedan realmente bien al igual que los efectos de campanas y las poquísimas voces femeninas líricas de la canción "Descent to Acheron".
Estas anecdóticas pinceladas de atmósfera son muy acordes con el tema de las letras, ya que algo que no ha cambiado en sus discos es el interés por los temas ocultistas (que les llevó a forjar una buena relación con los miembros de Opera IX). La temática mesopotamia siempre ha estado presente, y en discos posteriores también se interesan por los celtas.
En cuanto a la portada, he de decir que, aunque no sea obra de Kris Verwimp como el resto, me gusta mucho e incluso más que la de su nuevo CD de este 2009.

En fin, es un disco de una media hora, contando intro y outro, que se hace corto, pero no deja de ser interesante para amantes de lo añejo.




lunes, 6 de abril de 2009

HECATE ENTHRONED - The Slaughter Of Innocence, A Requiem For The Mighty


El enlacé que facilité para este disco no funciona ya, siendo por tanto la ocasión ideal para reseñar este álbum de un grupo inglés que cargó en sus inicios con la etiqueta de clones de Cradle of Filth. En sus últimos trabajos, donde la formación es diferente a la original, optaron por combinar su estilo con el Death Metal (guturales incluidas, para mi regocijo), con resultados más que satisfactorios y ya no se pudo decir aquello de que fuesen clones, pero en sus inicios tampoco me parecen tan imitadores del otro grupo británico más famoso.

Practicaron en sus tres primeros trabajos un Black Sinfónico rápido pero más o menos ligero, con una producción no muy depurada (su asignatura pendiente para muchos fans) con voces estridentes y atmósferas espectrales. Sin más, sin incluir coros femeninos ni barrocos teclados claramente góticos como en COF, porque las ambientaciones de este grupo siempre fueron muy fantasmagóricas y consiguen siluetear su música como las últimas luces del crepúsculo. Y no perdáis atención a las notas de piano que a veces dejan caer, siniestras como ellas solas.

Este sobresaliente trabajo de teclados es uno de los aspectos más decisivos a la hora de profesar mi amor por esta banda, pero también me gustaron siempre sus veloces guitarras con su punto tajante y sucio, y el vocalista es ciertamente único. En su anterior trabajo hacía unas rudas voces agudas que no alcanzaban los niveles delirantes de Dani Filth, pero para este disco de 1997 (gran año) su voz se hizo más estridente y en el posterior "Dark Requiems" directamente parece que no existan letras. También agrega unas pocas guturales y algunas lúgubres narraciones (que le quedaron mejor en el disco siguiente).
Los ritmos son rápidos y agresivos la mayoría del tiempo, pero las partes atmosféricas no son pocas y la canción "The Spell of the Winter Forest" en concreto es más relajada que el resto (además de contar con unas buenas acústicas). Otro detalle a destacar es que se trata de uno de los pocos discos en los que no suelo pasar por alto los temas instrumentales, que contribuyen totalmente a introducirnos en esas impresiones de infecta eternidad.

Pongo este disco por ser mi favorito personal, aunque lo es por muy poco, y es que sus tres primeros trabajos se pueden tomar por tres capítulos de una misma obra que va haciéndose más sofisticada conforme pasamos de un capítulo a otro, siendo este disco un excelente intermedio. Y sus otros dos discos con carga Death son también recomendables opciones, que por algo es una de las pocas bandas de las que me gustan todos sus discos.
Pass: metalarea.org

domingo, 5 de abril de 2009

THY HASTUR - He Has Come...


Ya había reseñado mis grupos polacos de Black Sinfónico y sólo me quedaba este CD de 2004 de Thy Hastur, que no podía dejar de incluir en mi blog tras haber subido a Profanum, Lux Occulta, Eblis, Darzamat, Daemonicium, Themgoroth y Mastiphal. Todos estos grupos tienen una forma especial de tratar las atmósferas que resulta muy reconocible a pesar de no parecerse entre ellos, y Thy Hastur no son la excepción como veremos.

Este su primer trabajo padece de los efectos de una producción resultante en unas guitarras algo bajas mientras que las voces y teclados sí que destacan bastante por encima, algo que no es la primera vez que sucede en un disco reseñado por mí.
Tienen un mínimo de rabia y agresividad pese a su modesta producción y abundantes teclados, aspecto que se refleja también en las letras que tocan los típicos temas diabólicos aparte de otros más ocultistas e incluso épicos. Así pues cuentan con unas guitarras que llegan a sonar blackers aunque estén por debajo de las labores vocales y de los sintetizadores.
La feísima portada no es digna de su contenido musical, pero por suerte al escuchar el CD comprobamos que esa estética tan sosa no se corresponde con los teclados, que en la mayoría de los cortes del álbum suenan muy acordes con paisajes dominados por negras masas de coníferas que dejan entrever abruptos desfiladeros centroeuropeos. Podrían bien servir de banda sonora a una travesía en carruaje por esos hostiles parajes, aunque los temas "Ragnarok" y "Valhalla" tienen un tono más épico y vikingo como muy bien indican sus títulos, con unos sintetizadores que simulan sonidos de trompetas de batalla.

La voz es uno de los rasgos más feroces del disco, pues su vocalista alterna entre desgarradas voces blackers y otras más guturales y bestiales (aunque sin llegar a sonar como las guturales cavernosas del Death Metal). Sin duda aportan el toque más salvaje en contraste con la siniestrez de los teclados, y el efecto de eco es bien resultón.
Vemos que la duración del álbum apenas supera los treinta y tres minutos, pero por suerte sus siete temas son verdaderas canciones sin ningún tipo de relleno instrumental ni intros, por lo que no se hace tan corto como uno se imagina de primeras.
Lo veo bastante adecuado para seguidores de este tipo de grupos con los teclados al frente, ahí tienes un grupo atmosférico polaco más si te interesa incrementar tu repertorio.