sábado, 18 de julio de 2009

ROSSOMAHAAR - Imperium Tenebrarum


Suelo elogiar la estupenda escena rusa, así que no podía faltar el segundo grupo ruso que conocí (tras Forest Stream). Tardé bastante en conocer el vasto paisaje musical que me esperaba desde Rusia al margen de estas dos bandas, pero mereció la pena y estos Rossomahaar se merecen un hueco pese a haber sido superados por tantos compatriotas suyos en mi panteón particular.

Este debut de 1999 de Black Sinfónico fue todo un paso adelante con respecto a su demo “Grotesque” de 1997, pese a que los asuntos técnicos y de grabación fueron llevados adelante por el vocalista con el ordenador de su casa, pero lamentablemente bajaron el nivel en sucesivos trabajos y ya me encargo por tanto de presentaros con la reseña lo mejor de este grupo.

Pues bien, lo primero es destacar que la etiqueta Black Sinfónico no implica en este caso que se trate de un disco con constantes teclados al frente de las composiciones, más bien se basan en entramados de riffs distorsionados y densos con una pizca de ese sentido de la melodía que encontramos en otros grupos eslavos como Kroda o Nokturnal Mortum. Ya que menciono otras bandas, también se pueden citar a Poccolus, Sear Bliss, los primeros Negura Bunget o el genial “In times before the light” de Covenant (antes de que se echaran a perder como todos sabemos), pero sin parecerse a ninguno de ellos en concreto porque tienen en común poseer un sonido más o menos distintivo a pesar de no ser nada originales.
La batería me parece más que correcta, con razonable variedad de ritmos y acoplándose bien en todo momento a las guitarras. Los teclados también aparecen bien integrados en el conjunto, no de manera dominante como decía, pero sí con bastante generosidad y brindando un agradable colchón de fondo y no pocos momentos en que se atreven a lucirse más.

Su vocalista Lazar es quien se encarga de esos vetustos teclados que suelen revelar influencias nórdicas, y no es quizás el mejor vocalista del estilo pero sus voces rudas y toscas cumplen con su cometido. Ya que le nombro, él junto a los otros dos miembros actuales de la banda también forman parte de la gran banda pagana Arkona.

El artwork es casi inexistente, pero al menos la tenebrosa y épica portada nos regala esta conocida estampa inspirada en la obra de Tolkien. Las similitudes de su sonido que he ido vertiendo supongo que serán un buen aliciente para animarse a escuchar este álbum, que no es un clasicazo pero sin duda es más que decente.

No hay comentarios: