domingo, 28 de septiembre de 2008

DEMONIST - ...Undead


El disco de la anterior entrada es muy desconocido, pero este grupo no se queda atrás precisamente y no hay apenas información sobre ellos, no se puede encontrar ni una maldita foto, del mismo modo que es difícil (aunque no tanto) investigar su otro proyecto llamado Astral. Pero al menos podemos escuchar su único disco y yo hoy os lo pongo en bandeja.

Es Black Sinfónico también. Pero, a diferencia de lo que ocurre con la mayoría de sus compañeros de estilo, el primer adjetivo que me viene a la cabeza al escucharles es versatibilidad.
Y vaya si les gusta adaptar su sonido a distintas situaciones, pero sin pasarse de raros y siempre sonando a Black Sinfónico. En principio vemos que practican un Black que alterna partes rápidas con otros tiempos, siempre con un buen manto de teclados del tipo que realza las melodías y no dominan el conjunto.
Estos teclados son bastante variados entre pianos, órganos y sintetizadores atípicos que no solemos oír en otros grupos, haciendo que las canciones tengan personalidad y sean discernibles. Pocas comparaciones se me ocurren, pero más o menos suenan un poco a Eblis, Agathodaimon y Lux Occulta por ejemplo.

Pero pasemos a comentar algunos detalles suyos peculiares, como cuando por ejemplo meten unos ritmos electrónicos en ciertos momentos de un par de canciones. O las voces, puesto que también se atreven con algunos coros masculinos, pero discretos y nada en plan operístico o gótico, además de las salvajes voces rasgadas.
Les gusta la experimentación sin llegar a sonar bizarros, pues en todo momento suenan al estilo que practican como dije más arriba (no suenan a Death o Doom en momentos puntuales como pasa con otras bandas), por lo que a lo largo de una misma canción nos encontraremos con distintos matices como guturales con blast-beats (creo que las baterías son programadas porque suenan muy cuadriculadas), un solo de guitarra con un teclado ambiental respaldándolo (este disco está muy bien aderezado de solos), un breve momento de ambiente casi religioso o ritmos electrónicos con voces narradas macabras, y no es desde luego un disco para aburrirse.

Me hubiese gustado subir una portada más grande y con mejor calidad, pero son como decía una banda demasiado misteriosa y no hay manera de encontrar nada mejor, así que aquí os dejo con este gran disco desde la República Checa.
Edito: acabo de encontrar (gracias a la ayuda desinteresada de un lector) una portada mucho más que aceptable, muchas gracias.


ABSIDIA - Triumphal Way Of Eternal Gods


Vuelvo a la grandiosa Rusia con un disco que he tardado en conseguir, dado que no es de un grupo conocido que sólo editó este trabajo y desafortunadamente despareció. Pero indudablemente se trata de uno de esos casos de desconocidas bandas desparecidas que nos dejan un gran trabajo.

Lo que tocaban es Black Sinfónico al igual que todas mis entradas recientes, pero de esa manera que resulta difícil de comparar con otros grupos conocidos, ya que tenían una atmósfera especial bastante propia (sin ser nada originales, eso sí).
Es uno de esos grupos sinfónicos mal producidos con ritmos sin prisas, pero esto no impide que sea un disco bastante equilibrado, puesto que ninguno de los instrumentos o voces resaltan por encima del resto, y es especialmente atractivo el modo en que los teclados y las guitarras están en buena armonía.
Estas guitarras están bastante más curradas de lo que se podría esperar en un grupo así, teniendo en general un sonido vibrante y distorsionado pero con bastante variedad y no pocos solos.
Están muy bien surtidos de teclados, pero no se comen al resto de los instrumentos como decía, y los órganos y los pianos brillan con luz propia; precisamente los momentos atmosféricos con piano al frente son una maravilla, y detalles como un órgano acompañando un solo de guitarra no son para menos. Por supuesto que hay otros teclados más discretos, pero efectivos y envolventes como la luz dorada que arroja el amanecer (o atardecer) de la portada.

En cuando a voces, la principal es bastante bruta y ruda, casi gutural, y encaja bien con el sonido zumbante de las guitarras. Si echamos un ojo a sus miembros veremos que nombran a una vocalista femenina entre ellos, pero la verdad es que participa en contadas ocasiones y no en todas las canciones, aportando sus voces operísticas y narradas en momentos aislados que dan algo más de variedad y atmósfera.

La producción no es muy buena que digamos como ya comenté al principio, pudiendo haber sonado más potentes con una mejor, pero no empaña la buena labor que realizaron y sólo me queda decir que es un excelente disco en su estilo.

sábado, 27 de septiembre de 2008

CAPITOLLIUM - Bloodfall Of Flesh


Ya que nombraba a Capitollium en la reciente entrada sobre Finnugor, será entonces una buena ocasión para reseñar el que está siendo para mí uno de los mejores discos del 2008, y no es para menos tratándose de uno de mis grupos favoritos.

Y ahora sí que puedo llamarles banda, porque en este álbum se estrenan como banda completa mientras que antes era un proyecto en solitario del que ahora es su líder St. Julius, quien se sacó de la manga tres excelentes discos de Black Sinfónico con un estilo bastante personal. En mi entrada sobre su segundo disco, “Seraphim’s Lair”, comentaba que se inspira fuertemente en la arquitectura gótica y la música religiosa, dando lugar a un ambiente muy propio de una catedral. Esto se traducía en una base blacker zumbante y ruda a lo Nokturnal Mortum (por algo son ucranianos también) con unos prominentes teclados que en los dos últimos discos tomaban muy frecuentemente la forma de grandiosos órganos de iglesia.
En el disco anterior las guitarras dejaron de ser sencillas y crudas y ahora van más allá, pero sin dejar de sonar crujientes y blackers. Este trabajo de guitarras me recuerda a lo que hicieron Sear Bliss con su disco del año pasado, donde nos mostraron también una faceta más orientada a las guitarras con detalles nunca vistos en su música.
Los teclados, aunque no sean ahora tan protagonistas, siguen siendo abundantes y característicos de la banda con algunos momentos con sus típicos órganos. Si bien son ahora más variados, y sin salirse nunca de las atmósferas eclesiásticas.
La voz de St. Julius siempre me ha gustado mucho, y para este álbum ha optado por un registro más grotesco que nunca, creando un curioso contraste cuando aparece la voz femenina. En su anterior trabajo contaron con un par de colaboraciones femeninas, y para esta ocasión han querido contar con una mayor participación de una cantante de ópera profesional.

El Bosco es uno de mis artistas favoritos y me ha encantado por tanto encontrarme con esta grotesca pintura de 1450 de Dieric Bouts (un artista flamenco con estilo infernalmente similar como vemos) como portada, y espero que el artwork me sorprenda igualmente cuando compre el original (el diseño del disco anterior era genial a pesar de la horrenda portada). El estilo de ese pintor, las atrocidades del cristianismo y la tardía Edad Media son un sensacional contexto para evadirse escuchando los discos de esta banda más que recomendada.


MYSTIC CIRCLE - The Great Beast


No está nada mal dar segundas (y terceras) oportunidades a bandas que uno tenía aparcadas desde hacía mucho tiempo. Yo descubrí a estos alemanes con su disco más popular, “Infernal satanic verses”, que no me convenció del todo a pesar de ser un buen trabajo y fui indagando en su discografía hasta llegar a la conclusión de que es en este disco que os presento donde me agradan de verdad (junto con su debut “Morgenröte”).

Puede ser que si los presento como Black Sinfónico se extrañen quienes los conozcan por sus recientes trabajos, que son cañeros y directos y no tienen teclados, pero resulta que es el estilo que adoptaron tras la salida de su teclista y activo compositor. Así pues en sus anteriores discos eran muy sinfónicos y esto no pudo ser factible sin la presencia de ese músico, y precisamente este álbum es el último que hicieron con un gran despliegue de teclados además de ser el primero con el nuevo logo de la banda (ya conocemos de sobra la manía de los grupos por cambiar sus logos por otros más legibles).
El citado “Infernal satanic verses” tenía para mí un pequeño problema, porque presentaba un sinfonismo muy propio de Cradle of Filth (incluso con la misma vocalista femenina como invitada) dentro de un contexto que no me parecía muy coherente, pues esta banda tiene un contenido lírico muy diabólico a lo Dark Funeral (facilón y un poco infantil, ya sabéis) y una voz seca y simple más propia de un grupo cañero y bestia.
Para ese disco cambiaron algunas cosas y los teclados se adecuaron mejor al concepto de la banda. El primer cambio es un leve descenso de la velocidad, con más medios tiempos y guitarras algo más pesadas, y la voz siguió ese camino siendo gutural la mayor parte del tiempo (junto a algunas rasgadas puntuales y voces femeninas en un par de temas). Pero lo mejor para mí fue el sonido de los teclados, que si bien no cambiaron mucho he de decir que más que a Cradle of Filth ahora eran más similares al “Spiritual black dimensions” de Dimmu Borgir y encajaron mejor en el conjunto.

Con esas comparaciones casi no hace falta que diga que son tachados de poco originales, pero la verdad es que el teclista es quien nos regala los mejores momentos del disco, con infernales melodías que recuerdas a la primera escucha. Lo que sí es cierto a modo de crítica, al menos para mí, es que han querido apuntarse a este estilo para obtener un mayor reconocimiento como los dos grandes grupos citados.
Su estilo actual no me gusta personalmente, y más bien lo dejo recomendado a fans de la etapa media de Dimmu Borgir, Ad Inferna y similares.


DAEMONICIUM - Through Time And Death...


Os presento la nueva joya de la escena polaca que he descubierto hace poco, y no exagero porque están a la altura de los mejores grupos de Black Sinfónico polacos como Profanum, Eblis y Lux Occulta.
Veo que no hay que menospreciar el Youtube como modo de descubrir grupos, porque esto lo encontré en un vídeo con fragmentos de distintos grupos del estilo.

Este Black Sinfónico es de lo mejor que he oído últimamente, porque a pesar de no ser original está muy bien hecho y no les falta calidad precisamente. Empecemos por decir no es un grupo a piñón fijo, porque les gusta la variedad (dentro de sus límites), y que los instrumentos forman un conjunto donde ninguno destaca sobre los demás y están muy compenetrados.
Esto último se traduce en unos teclados bien combinados con las guitarras, llevando ambos las mismas melodías del mismo modo que la voz se amolda al ritmo de la canción sin limitarse a gritar porque sí, y en temas con bastantes más detalles de los habituales en el género; aunque también es cierto que las canciones son bastante largas y dan mucho de sí.
En cuanto a ritmos, pasan de medios tiempos y momentos lentos a partes rápidas y agresivas, y no pocas veces hay pasajes de teclado junto al bajo. Y hablando de los teclados, esta banda tiene los mejores pianos que he escuchado en mucho tiempo, pues los usan con muchísima frecuencia y está bien que los grupos se aparten de las típicas imitaciones del teclista de Dimmu Borgir. Las atmósferas que crean son realmente cautivadoras, lujuriosas y hechizantes gracias a su teclista, una dama perversa que nos obsequia con su gusto por la música clásica.

La voz, que como siempre comento aparte por ser un aspecto muy importante para mí, también sigue la línea del grupo en cuanto a instrumentos. La principal es una raspada (similar a la de Dark Mirror Ov Tragedy por si alguien los conoce) que se complementa con guturales y las típicas narradas de este tipo de grupos.

Para mí es un grupo totalmente recomendado para fans del estilo, y para los que sencillamente disfrutan de la buena música, por ejemplo le puede gustar a los mismos que escuchan a Opera IX (no puedo evitar acordarme de ellos al ver la portada) y Lux Occulta.

lunes, 22 de septiembre de 2008

FINNUGOR - Fame Et Morte


Hay que ver las sorpresas inesperadas que dan algunos grupos cuando cambian de dirección, y más aún viniendo de bandas que antes no te llamaban demasiado la atención.
Tal es el caso de la banda húngara Finnugor, que en sus comienzos fue un dúo que incluía al músico que anda tras Wyrd y ahora el miembro que ha quedado ha reclutado un guitarrista, un bajista y un batería para poder continuar y sacar estos discos recientes.
Los tres primeros trabajos eran en cierta medida similares, pero en los tres últimos han ido probando con distintos sonidos y con este álbum nuevo de 2008 han dado en el clavo para mi gusto.

Empecemos por decir que siempre han tocado Black Sinfónico y nunca se han apartado de ese estilo por mucho que experimenten, aunque no con demasiado acierto en sus primeros discos, todo hay que decirlo. En sus dos primeros discos se notaba cierta influencia de Limbonic Art, mientras que en los dos álbumes siguientes probaron con lo pagano y luego una onda muy industrial con ritmos y teclados electrónicos.

Pero pasemos ya a este álbum. Se ve que su líder Gabriel Wolf ha debido estar escuchando mucho últimamente a Capitollium, porque es la comparación más aproximada sin duda. Esto quiere decir que ahora se han decidido por un sonido muy litúrgico e inspirado en la religión desde un punto de vista místico y artístico.
Así pues, lo que encontramos en este disco es una ambientación muy catedralicia y muy similar a la música sacra, con teclados muy místicos y celestiales que no pocas veces se tornan órganos de iglesia, además de hacerlo más medieval aún con la inclusión (novedad en este disco) de profundas voces claras similares a cánticos.
La voz principal es la típica de troll y a veces hay algunos susurros siniestros, con lo que esos cánticos han aportado más ambiente junto a otros detalles como los coros profesionales, violines, momentos orquestales (reales, no son simulaciones con sintetizadores) y los efectos de campanas, ya que ha contado para este disco con la colaboración de algunos músicos profesionales.
No tienen las guitarras cortantes a lo ucraniano ni el talento vocal de Capitollium, pero el bajo es bastante notable y han captado muy bien su mismo tipo de atmósfera y con ello me han conquistado, a pesar de que siguen tan irregulares como siempre y algunos temas son más monótonos en contraste con los más brillantes.

Hasta la portada, que es la mejor que han mostrado para mi gusto, sigue fielmente la estética que incluye títulos en latín para todas las canciones.
Recomendado a fans del estilo sinfónico, especialmente si les interesa este tipo de ambientación.

sábado, 20 de septiembre de 2008

FALLEN SENTINEL - Eternity & Before


Toca algo nacional como en otras tantas ocasiones, que hay que promocionar lo nuestro. Pues bien, este disco fue el resultado de haber ganado un certamen frente a 18 bandas en Vigo, ciudad de la que proceden. Por supuesto no tengo la menor idea sobre cómo eran los demás grupos, pero me basta con escuchar este trabajo para comprender que merecieron la victoria.

Se autodefinen como Gothic-Black-Progressive Metal, y me parece una clasificación más o menos acertada, aunque prefiero aclarar que su sonido es como si mezcláramos Gothic-Doom (o al menos Gothic del tipo extremo) con Black Sinfónico suave y toques progresivos. Que nadie se confunda al pensar que eso de Gothic-Black puede derivar en algo similar a Cradle of Filth, porque más bien yo diría que son como los primeros Ancient Ceremony, Darzamat y los Love Lies Bleeding menos bestias, con la parte Gothic al estilo de bandas como Eternal Mourning por ejemplo.

La base de teclados es muy generosa y protagoniza la mayor parte de las melodías de las canciones, porque por algo cuentan con dos teclistas (algo que ya han hecho bandas como The sins of thy beloved y Tvangeste), dando como resultado elegantes teclados que se entrelazan con pianos y hacen de este álbum un trabajo muy orquestal. Pero el barroquismo atmosférico no es lo único destacable, puesto que la batería es potente y las guitarras hacen una buena labor y no faltan los solos.
La voz es prácticamente lo único que tienen de Black Metal, siendo una voz rasgada la protagonista que a veces es contrastada por algunas femeninas; y es que sus dos teclistas (femeninas) también aportan sus voces, por lo que el juego vocal encaja de lujo con el ambiente de los teclados. Una pequeña pega es que la voz rasgada es muy susceptible de mejorar, y en unas pocas ocasiones hay unas guturales que me hacen pensar que es una lástima que no fuesen más abundantes.
Las letras son bastante poéticas y el disco es semiconceptual, con una canción de 20 minutos dividida en seis temas (tanto canciones como instrumentales) del disco.

Es un buen comienzo para estos nuevos talentos nacionales, es lo tuyo si te gustan otros grupos españoles atmosféricos como Nahemah, Asgaroth o Symawrath. A mí desde luego me han regalado grandes momentos en mis viajes en autobús.

EMPEROR - In The Nightside Eclipse


Era inevitable reseñar algún día a los impulsores del Black Sinfónico, unos auténticos emperadores en su estilo que han sido imitados hasta la saciedad y a los que debemos la existencia de grupos como Limbonic Art, Nokturnal Mortum o Anorexia Nervosa, siendo especialmente pronunciada la influencia en los dos primeros.
No voy a decir que fuesen exclusivos en usar bastantes teclados en su propuesta blacker, porque no es así para nada, pero sí que supusieron una poderosa influencia para el posterior desarrollo del Black Sinfónico, que como sabemos fue especialmente prolífico en los 90 con muy buenas bandas y otras no tanto que parece que sólo estaban por seguir la tendencia.

La verdad es que cuesta decidirse entre este debut de 1994 (tras una demo, dos EPs y un split) y el posterior “Anthems to the welkin at dusk”; dicho álbum nos mostró a unos Emperor más elaborados, un trabajo sofisticado y brutal al mismo tiempo, mientras que en el que os presento disfrutamos de su sonido más oscuro, sucio y atmosférico.
La producción no es tan cascada y sucia como en sus demos anteriores, pero sigue sin ser precisamente cristalina y eso hace que a muchos de nosotros nos parezca que contribuye a que suene más oscuro y añejo, y aunque su propuesta no sea tan depurada como en “Anthems…” de todos modos podemos comprobar que ya en esos tiempos Emperor no eran tan sencillos como muchos de sus contemporáneos.

No por ser sinfónicos pierden fuerza como se suele creer erróneamente al ver etiquetado como sinfónicos a otros grupos, pues la esencia del Black Metal noruego está en todo su esplendor y es un disco violento y salvaje como el que más, con baterías típicas del estilo y guitarras abrasivas, con esos teclados resaltando pasajes concretos en lugar de ser omnipresentes como en tantos grupos posteriores. En el siguiente disco los teclados resultaron más trabajados e incluso elegantes, mientras que aquí eran más o menos sencillos pero muy oscuros, sin florituras y muy gélidos, haciendo que el álbum realmente tenga una atmósfera similar a un helado eclipse de luna en algún bosque de coníferas, y sin olvidarnos de ese aura casi cósmica que tanto influyó a los grupos con inspiración astral como Limbonic Art y Sirius.
La voz de su vocalista Ihsahn es de las mejores en el estilo para mi gusto, aunque fue en su posterior disco donde adquirió esa voz rasgada característica que todos conocemos, pues cuando escuchamos por primera vez este debut comprobamos que la voz era más podrida y gritona, pero igualmente efectiva. Casi prefiero la voz posterior, pero hay que tener en cuenta que en este disco apenas aparecen esas voces limpias suyas que tanto me desagradan.

Especial mención a la portada hecha por Necrolord, de quien conocemos portadas de otras bandas populares como Dissection o Dark Funeral, y de paso recordamos así su aparente obsesión con los tonos azules. También es impagable ver a los miembros del grupo con un aspecto más blacker en contraposición a las pintas de personajes de cómic que lucen actualmente.

No hace falta recomendar una obra maestra así, pero quien no la conozca ya está tardando en escuchar este disco y “Anthems to the welkin at dusk”; los otros dos discos siguieron con su personal evolución y no gustan a todo el mundo, pero los dos primeros son joyas del Black Sinfónico.

sábado, 13 de septiembre de 2008

DESIRE - Infinity... A Timeless Journey Through An Emotional Dream


Rescato este disco de las primeras entradas porque sencillamente es una maravilla, y así tendréis una nueva oportunidad de conocer esta sensacional banda portuguesa si alguien no lo ha hecho aún de mano de mi entrada sobre su otro disco "Locus Horrendus". Y es que es increíble que no tengan más reconocimiento a pesar de que debutaron en el 96.

Para mi gusto es la mejor formación de Doom Metal de nuestro país vecino (y de las mejores del mundo entero también), cosa que no es insignificante precisamente si recordamos esos grupazos portugueses como Before The Rain y Process Of Guilt.
No siguen las directrices del clásico Doom-Death al uso a lo My Dying Bride, lo suyo es un Doom especialmente atmosférico y casi poético con teclados muy presentes y juegos vocales, pero eso no los convierte en Gothic-Doom, ojo.

Este disco, como la gran mayoría de los debuts, nos muestra la faceta más dura y sobria de una banda en sus inicios; de todas formas es un trabajo muy atmosférico para ser un debut, pero desde luego no es tan sofisticado como su sucesor “Locus Horrendus”. Los discos de esta banda se caracterizan por plasmar musicalmente a la perfección el concepto de las letras, y así vemos que, mientras su segundo disco es muy trágico y elegante, este “Infinity... A timeless journey through an emotional dream” desprende desde el principio una intensa aura de ensoñación equiparable a contemplar la infinidad del horizonte del mar desde unos acantilados bañados por la escasa luz rojiza arrojada por el ocaso (la portada no podía ser más fiel).
Unas guitarras llenas de buenas melodías se acoplan con acierto a otras genuinamente doomsters, envueltas por etéreos teclados que conceden un ambiente sumamente onírico y ese estilo vocal tan reconocible en Desire.

Las voces merecen un tratamiento aparte, porque son variadas y resulta que todas son de primera. La principal es la casi inevitable gutural, bien bruta y oscura, realzada en ocasiones por unas voces rasgadas a lo Black Metal que ya quisieran muchos vocalistas de ese estilo (en “Locus Horrendus” son más abundantes) y unas pocas voces susurradas y femeninas líricas que aportan un toque extra de ambiente.

En principio parece más corto que el segundo disco al ver el número de canciones, pero éstas superan los diez minutos de duración y la más larga llega a los dieciséis, siendo la excepción “Forever dreaming” con sus seis minutos.
No lo dudes si el Doom Metal es tu estilo favorito, incluso si no es así y te gusta un poco de todo, porque merece muchísimo la pena dedicar un poco de tu tiempo a conocer esta banda.


Pass: unclemeat

viernes, 12 de septiembre de 2008

OCTOBER TIDE - Grey Dawn


Me apetece subir este disco tras su reciente compra, y además es una excelente ocasión para que recordemos que los proyectos paralelos de Katatonia tienen mucha miga.
Nyström nos muestra su faceta más blacker (y vanguardista) con Diabolical Masquerade y hace lo propio con el Death Metal junto a Renske, pero el proyecto más interesante para los doomsters puede ser sin duda October Tide, pues rememora los días en que Katatonia se dedicaban al Doom Metal.

Renkse y Norrman nos ofrecen con este segundo disco de October Tide un sonido que nos recuerda directamente a los dos primeros discos de Katatonia; en principio al “Dance of december souls” sin esos escasos pero agradecidos teclados, y con una buena dosis de esas letárgicas melodías de “Brave murder day”, con lo que los dos discos de este proyecto bien pueden ser considerados como la continuación del Doom de Katatonia si hubieran seguido con ese estilo.
Pero por si alguien no conoce a los primeros Katatonia (o al grupo en general), mejor será empezar por decir que en este trabajo nos encontramos con un Doom que no es exactamente el típico Doom-Death que todos conocemos, basándose en guitarras duras que se entrelazan con otras muy melódicas y curiosas distorsiones con un efecto muy deprimente y apático, a lo que se suman partes relajadas con acústicas por si no podía ser más desolador.
Una curiosidad es que su debut “Rain without end” fue el último disco en el que Renkse hizo voces extremas, por lo que tanto para el “Brave murder day” de Katatonia como para este álbum de October Tide tuvieron que buscar colaboradores para las tareas vocales. El vocalista de A canorous quintet (banda de Death Melódico), Marten Hansen, fue el encargado de aportar aquí unas voces entre guturales y rasgadas; y no hay voces limpias, por cierto.

Un último aspecto que me gustaría resaltar es el artwork, con imágenes en la misma onda que la magnífica fotografía de Connie Imboden de la portada (en la contraportada hay otra muy similar), siendo uno de esos casos en los que van en perfecta consonancia las letras, el artwork y la música, transmitiendo en conjunto ese acuoso mutismo de la portada.
En principio está más que recomendado a fans de los antiguos Katatonia, y aconsejo además echar un ojo mis entradas de Before the rain y Process of guilt.


domingo, 7 de septiembre de 2008

OPETH - My Arms, Your Hearse


Hacía tiempo que me apatecía escribir sobre este grupo a mi manera, obviando todas las alabanzas que reciben y centrándome en mi punto de vista. Y, sobre todo, pensando en quien aún no conozca a estos suecos porque la mayoría de reseñas sobre sus discos hablan dando mucho por sabido y poco ayudan a que el oyente sepa qué hay en el CD.

Empecemos por decir que son etiquetados como Death Progresivo, con fuertes influencias del Rock Progresivo, el Jazz y el Folk. Aunque a mí más que a Death Metal me recuerdan a esos grupos de Doom con sonido propio y vanguardista como Katatonia, Novembre o Daylight Dies.
Lo que sí está claro es que se caracterizan por los contrastes entre partes duras metaleras (llamadlas Death si os parece bien, yo tengo mi opinión como veis) con calmados y suaves pasajes acústicos, siendo el efecto muy similar a una desapacible tarde de otoño. Ese contraste se manifiesta también en el apartado vocal, con impresionantes voces guturales y otras limpias y tranquilas.

Con eso doy por concluida una descripición general del grupo, y ahora paso a comentar este álbum que es mi favorito personal (cosa difícil en una discografía tan buena) y supuso varios cambios con respecto a sus dos discos anteriores, además de contar por primera vez con el batería Martin López de Amon Amarth.
Ahora la duración de los temas es menos larga en comparación con las extensas canciones de “Orchid” y “Morningrise” y el sonido es más pesado y oscuro. Personalmente me gusta escuchar estos temas más centrados, potentes y con menos parafernalia acústica; aunque siguen existiendo esos tremendos contrastes entre partes tranquilas y duras.
No eran aún tan tremendamente progresivos y peculiares como en discos posteriores (“Ghost Reveries” me gusta, pero el último “Watershed” es demasiado Prog para mi gusto), pero es un trabajo muy intrincado con muchos cambios a lo largo de un mismo tema que provoca no recordar ni una canción tras la primera escucha, y para el oyente poco amigo de lo progresivo esto será poco más que un montón de riffs detrás de otros.
Comento aparte el tema vocal como siempre, aunque en este caso con más motivo porque Mikael Akerfeldt tiene una voz gutural de primera, muy oscura y profunda (a diferencia de la voz de los dos primeros discos). Es uno de mis vocalistas favoritos en ese terreno, pero el inconveniente que le veo (e incluso hablando del grupo en general) es que la voz limpia no me gusta nada, me resulta muy aburrida y blanda; puede parecer trivial, pero sólo por eso no pueden estar en mi olimpo personal.

Sin más, quien los conoce ya sabe lo que hay, y quien no haya escuchado este disco se encontrará con un tapiz increíble. Que por algo es un disco conceptual con una fanatasmagórica y sobrecogedora historia...



http://www.megaupload.com/es/?d=WBWJU95L

sábado, 6 de septiembre de 2008

SATYRICON - The Shadowthrone


Me apetece una vez más reseñar un grupo muy clásico, aunque el álbum escogido tal vez no lo sea tanto, pero en cualquier caso es mi favorito personal y los fans de la banda no dudan de que es de lo mejor de estos noruegos porque todos sabemos que sus tres primeros discos son los que merecen realmente la pena; da igual lo mucho que ensalcen las revistas y críticas de webs sus últimos (y sosos) discos, para mí no es lo mismo.

Satyricon son todo un referente de la popularísima escena blacker noruega, por si alguien no lo sabe (tengo en cuenta a los que están empezando a escuchar grupos, nadie nace sabiendo todo), y para mí sus dos primeros discos son obras maestras en su estilo.
Su debut “Dark Medieval Times” ya fue una maravilla, con ese sonido típicamente a lo Darkthrone con el añadido de atmósferas oscuras y medievales, para lo que se servían de teclados ocasionales pero muy efectivos en su cometido. Pero en este segundo trabajo fueron más allá en pos de un sonido épico, aunque sin llegar tampoco al extremo de Summoning porque más bien lo hacen a la manera de los antiguos Abigor.
Para ello se alejaron un poco del sonido tan influenciado por Darkthrone e incluyeron un tono más vikingo, con unos tiempos épicos y atmósferas nórdicas que nos transportan a los tiempos de osadas expediciones normandas. En su debut contaban con teclados sencillos pero muy oscuros, mientras que aquí la cosa es algo más elaborada, pudiendo disfrutar los oyentes de ambientes guerreros e incluso coros vikingos. No hay más que escuchar “Kvite Krists Dod” o “Vikingland” para comprobarlo.

El sonido de guitarras sigue siendo afilado y crujiente, pues continuaban con patrones muy a lo noruego como decía, y Frost se desenvuelve bin entre los medios tiempos y las partes más cañeras, aunque es en la banda 1349 donde se luce más y comprobamos su potencial con la batería. Satyr tiene una de las voces que más que gustan del Black Metal, y para mi regocijo aparecen coros vikingos en la sumamente épica “Vikingland”.
La producción es algo mejor que en el anterior disco, pero no es lo que llamaríamos cristalina, cosa que me parece bien porque me gusta el sonido añejo en este tipo de música.

Podría seguir hablando de lo sencillamente genial que es este disco, pero la mayoría ya lo conocemos y quien no lo haya escuchado aún no debería seguir demorándose.



http://rapidshare.com/files/7759708/TS--by_sxcap.rar
Pass: bunalti.com